Esta es una selección de los poemas recibidos en el I Festival poético por la Paz y la Libertad.

VOLVIA A CASA


	Volvía a casa entre disparos y engañadas multitudes
	ciegas en su tormenta, amado pueblo mío.
	Qué trágico, qué duro, qué cruel nuestro destino
	de arar sobre el mar y que la luz te enlute.


	Desasosiego físico, que podía palpar
	como un dolor de muelas en el alma,
	me saturaba el cuerpo: zozobra que era náusea, 
	entre certeza y duda de tu verdad mañana.


	Yo soy mi pueblo ciego con los ojos abiertos.
	Mi pueblo luminoso embarrado de sombra.
	La realidad y el sueño, la raíz y el lucero.
	La guitarra que siembra la semilla del alba.


	Por igual me dolían la bala y el herido.
	Tu día levantaba sus blancas torres altas
	lúcidas de esplendor, oh recio pueblo mío, 
	si tu noche invadíame con pirámides truncas.


	Sólo soy la guitarra que canta con su pueblo.
	Aliento de su barro mi voz suya.

LUIS CARDOSA Y ARAGON GUATEMALA

SIEMBRA



		Cuando de mí no quede sino un árbol
		cuando mis huesos se hayan esparcido
		bajo la tierra madre; 
		cuando de ti no quede sino una rosa blanca
		que se nutrió de aquello que tú fuiste
		y haya zarpado ya con mil brisas distintas
		el aliento del beso que hoy bebemos; 
		cuando ya nuestros nombres
		sean sonido sin eco
		dormidos en la sombra de un olvido insondable; 
		tú seguirás viviendo en la belleza de la rosa,
		como yo en el follaje del árbol
		y nuestro amor en el murmullo de la brisa

		¡Escúchame!
		Yo aspiro a que vivamos
		en las vibrantes voces de la mañana.
		Yo quiero perdurar junto contigo
		en la savia profunda de la humanidad:
		en la risa del niño, 
		en la paz de los hombres. 
		en el amor sin lágrimas.

		Por eso, 
		como habremos de darnos a la rosa y al árbol, 
		a la tierra y al viento, 
		te pido que nos demos al futuro del mundo...


MIGUEL OTERO SILVA. VENEZUELA

Una bala he preparado para ti para alcanzarte en mi corazón Es de piedra, tallada por presos Es de plomo, bañada en sangre Es de hierro, bañada en miel Es de mineral de hierro, tallada toscamente para que desgarre mejor para que sepas lo que significa morir de amor.
GUNNAR EKELÖF

EPITAFIO



		Aqui yace 
		un obrero sueco.
		Caído en tiempo de paz.
		Desarmado, indefenso.
		Fusilado
		por balas desconocidas.

		Su crimen fue el hambre.
		No lo olvidéis jamás.

ERIK BLOMBERG. SUECIA.

EN ALGUN LUGAR



		En algún lugar
		tiene que haber un rayo de luz
		que disipe las tinieblas del futuro
		una esperanza
		que no se deje matar por el desencanto
		y una fe
		que no pierda inmediatamente la fe en si misma

		En algún lugar
		tiene que haber un niño inocente
		al que los demonios no han conquistado aún
		un frescor de vida
		que no espire putrefacción
		y una felicidad
		que no se base en las desgracias de los demás.

		En algún lugar
		tiene que haber un despertador de la sensatez
		que avise el peligro de los juegos autoaniquiladores
		una gravedad
		que se atreva a tomarse en serio
		y una bondad 
		cuya raíz no sea simplemente maldad frenada.

		En algún lugar 
		tiene que haber una belleza
		que siga siendo belleza
		una conciencia pura
		que no oculte un crimen apartado
		tiene que haber
		un amor a la vida
		que no hable con lengua equívoca
		y una libertad
		que no se base en la opresión de los demás.
MARIA WINE

No sabían hablar. (Ellos habían dicho que las palabras sobran.) Tampoco sabían reírse como se ríen las sombras. (Ellos lo habían prohibido.) Ya no sabían saltar, ni correr a latirse el corazón. (Ellos se lo habían negado. Ellos lo sabían todo, [lo preparaban todo, lo latían todo.) No quedaban más que surcos vacíos. (Ellos habían pasado sembrando la nada.) Esto ocurrió hace mucho tiempo. (Cuando ellos llegaron.) Ellos. ¿Quiénes eran ellos?
CRISTINA FORTE

POR ESTA LIBERTAD



		Por esta libertad de canción bajo la lluvia
		habrá que darlo todo

		Por esta libertad de estar estrechamente atados
		a la firme y dulce entraña del pueblo
		habrá que darlo todo
		Por esta libertad de girasol abierto en el alba de fábricas
		encendidas y escuelas iluminadas
		y de esta tierra que cruje y niño que despierta
		habrá que darlo todo
		No hay alternativa sino la libertad
		No hay más camino que la libertad
		No hay otra patria que la libertad
		No habrá más poema sin la violenta música de la libertad

		Por esta libertad que es el terror 
		de los que siempre la violaron
		en nombre de fastuosas miserias
		Por esta libertad que es la noche de los opresores
		y el alba definitiva de todo el pueblo ya invencible.
		Por esta libertad que alumbra las pupilas hundidas
		los pies descalzos
		los techos agujereados
		y los ojos de los niños que deambulan en el polvo
		Por esta libertad que es el imperio de la juventud
		Por esta libertad
		bella como la vida
		habrá que darlo todo
		si fuere necesario
		hasta la sombra
		y nunca será suficiente.

FAYAD JAMIS CUBA

UNA EXTRAÑEZA



		Breves encuentros en el cruce de caminos
		Luego los hombres se van por un lado
		y las mujeres por el otro
		por amor a la libertad y a su autorrealización.

		Los niños a quienes se ha despojado de sus alas
		demasiado pronto
		se quedan en el mismísimo cruce de caminos
		mirando fijamente con una bizca añoranza
		a las diferentes direcciones por las que se han ido sus padres.

		¿Adónde en nombre de la libertad
		van a dirigirse los niños sin alas?
MARIA WINE.

ARMAS DEL FUTURO



			Con palabras.

			(¡Quitad las espoletas
			a las bombas!)

			Sin pistolas.
			Sin tanques y sin espadas.

			Con palabras

			Solamente con palabras
			vamos construir el mundo
			del futuro
			sobre un campo de rosas verdi-granas...

			Sin pistolas.
			Sin metralla.
			Sin sangre y sin rencor
			que eclipsen la bondad de las miradas.

			Con palabras

			Nada más que con palabras
			vamos a levantar castillos
			de ilusiones
			entre las nubes de doradas playas.

			Sin pasiones que quiebren la armonía
			de las almas.

			Sin odios. Sin el llanto ni la muerte
			que dejen a su paso las batallas.

			Sin pistolas.
			Sin la tétrica voz de los cañones
			para cargar de cruces
			los gallos de la diana.

			(Fundiremos en cánticos de amor
			continentes y razas
			para construir los mundos del futuro
			con palabras).

			¡Solamente con palabras!
CRISTOBAL VEGA

LA PAZ



			Si alguien
			busca la paz
			yo le digo:
			La paz 
			no está en la noche
			ni en el sueño.
			(La noche tiene
			ortigas
			que le hieren la espalda; 
			por el sueño
			transitan los espectros.)
			La paz
			no está en los lagos
			solitarios, 
			ni en los tupidos
			bosques, 
			donde los vientos
			guardan
			sus secretos.
			No está tampoco
			(aunque haya quien
			lo diga)
			entre las tumbas.
			La paz 
			no está en los muertos.
			Ni en las monta¤as
			coronadas de nieve, 
			ni en los profundos mares.
			Ni entre la multitud
			ni en el desierto.
			Por la simple razón
			de que la paz
			no existe:
			hay que crearla dentro.
PEDRO BARCENA

LOS ESCLAVOS.



		Ellos no saben nunca dónde mirar ni qué.
		Se acostumbran. Les dicen...
		Este camino es ancho...
		Y van. Sin preguntar. Por donde pasa el amo
		de látigos y horas.

		(No saben que ese difícil y estrecho, es el camino
		de la libertad.)
		La libertad...
		Ellos la desconocen. Viven solos y a oscuras.
		Con las manos cogidas hasta el pie. Y en los 
		ojos vendas de cigarrillos que no les dejan ver...
		(Han oído tantas veces que la libertad 
		puede resultar peligrosa.)

		No llegan nunca a levantar la mano.
		Bajan las cabezas. Y resignadamente
		(no digo con humillación)
		avanzan en sus vidas que otros 
		les han comprado.
		Cuando mueren o saltan lo hacen en silencio.
		(Los amos cuidan de que sus sepulcros
		permanezcan anónimos.)
JOSE INFANTES

LIBERTAD.


		No dejasteis vuestros nombres.

		Fuísteis padres, hermanos, maridos,
		hijos, amantes, novios..., 
		y mineralizásteis la tierra esangrentada
		con vuestros esqueletos.

		Sin dejar nombres, sin medallas sobre la muerte
		ni arropados en banderas
		caísteis unos tras otros en montones.

		Caíais, sementábais el suelo
		sin dejar de vosotros 
		ni siquiera los nombres.

		Ya estáis todos en uno, en un solo nombre
		se os junta a millares.
		Cuando os llamen trompetas del Juicio
		acudiréis en robusta Unidad.

		Aquí, cuando os pensamos, decimos sólo, 
		amontonándoos:
				libertad.
C. C.

LA PALABRA O LA VIDA.



		La libertad dormida por fin ha despertado
		Levanta el tiempo el ancla para seguir su ruta, 
		y la mirada, libre de toda nube, escruta
		el más amplio horizonte que el sol ha iluminado.

		Escuchad la palabra que del alma despega
		para que sean claros los caminos oscuros.
		Escuchad la palabra que atraviesa los muros
		porque es algo de todos, y el corazón nos llega.

		A su paso la bruma se vuelve fugitiva
		y se mueven las tierras sin que un dios las sacuda; 
		el más hondo secreto de ayer se desnuda
		y la voz de los vientos se levanta agresiva.

		Los pueblos que han llegado con su dolor muy lejos
		en las entrañas cantan un júbilo inminente.
		Una nueva alegría pone clara la frente
		y limpia las pupilas hasta hacerlas espejos.

		Escuchad la palabra que la forma dibuja
		de la vida más bella. 
		Escuchad la palabra que a viajar nos empuja
		por encima del pájaro, más allá de la estrella.


A. MILLARES S.

ELLA PIDE UNA OPORTUNIDAD



			Como una maletilla, ella
			(Ella es la Paz.)
			Va destrozada, 
			mal vestida, 
			delgada, 
			acerico de balas, 
			rasguño de metralla. 
			Iba echa polvo entre el polvo
			de las sucias trincheras, 
			cojeando
			con su melena blanca deslegada
			se tiró al ruedo de la guerra, 
			-la Paz-
			¡Pedía una oportunidad!

			Unos hombres con uniforme
			le cazaron y a empujones 
			la esposaron en la barrera
			(Todavía la tienen detenida.)
			La Paz, 
			como un maletilla
			sólo pedía una oportunidad.

G. F.

ESCRIBO TU NOMBRE.



			En el fuego gloriado
			Escribo tu nombre 

			En la carne que se brinda
			En las frentes amicales
			En la mano que se tiende 
			Escribo tu nombre

			En el cristal de sorpresas
			En estos labios atentos
			Por encima del silencio
			Escribo tu nombre

			En mis refugios caídos
			En mis faros derrumbados
			En los muros de mi tedio
			Escribo tu nombre

			En la ausencia sin deseo
			En la soledad desnuda
			En la raya de la muerte
			Escribo tu nombre

			En la salud recobrada
			En el peligro esfumado
			En la espera sin memoria 
			Escribo tu nombre

			Por el poder de un vocablo
			Yo recomienzo mi vida
			Solo he nacido por verte
			Por nombrarte

			Libertad.
P. E.

Yo he repartido papeletas clandestinas, gritado: ¡VIVA LA LIBERTAD! en plena calle desafiando a los guardias armados. Yo participé en la rebelión de abril: pero palidezco cuando paso por tu casa y tu sola mirada me hace temblar.
ERNESTO CARDENAL

1898: NACIMIENTO DE FEDERICO GARCIA LORCA




				"ĦSé arból!
				(Dijo una voz en la distancia)."
			   		 F. GARCIA LORCA (MANANTIAL)


		   Esencia del sublime cuentagotas
		que las musas destilan sin mesura.
		Y lo hicieron un cinco en galanura, 
		por ser el día de inspiradas notas.


		   Las cosechas de Junio llevan botas
		del Genil soñador en su ricura.
		Y por eso brotó aquella amargura
		mezclada de alegría en altas cotas.


		   ĦLuz de Fuente Vaqueros a tus ojos!
		Umbrosas frondas cubran de leyendas
		a tus hados hambrientos de romance.
	

		   Vicenta goza plácida en el trance
		y no ve despuntar cardos y abrojos 
		en las hazas de pólvoras horrendas.

ANTONIO RODRIGUEZ LORCA

ESTOY CON VOSOTROS




		Puedo daros palabras que no tienen
		significado vivo en vuestro oído, 
		palabras sin semilla y sin consuelo
		que den calor y tono a vuestra vida; 
		palabras, no cuchillos para el nudo 
		hecho de hambres y de miedos que os amarga
		sin dejaros volar ni estar en claro
		dando a cada pregunta su respuesta; 
		palabras, no barrenos que os alumbren,
		desgarrándoos, la luz que lleváis presa
		bajo un montón de siglos de injusticia,
		la luz de la libertad que nos puso
		para hacernos distintos de las bestias; 
		palabras, no caminos para el paso
		por donde yo quiero que el hombre vaya
		a encontrarse consigo en paz consciente
		siendo el hombre sagrado para el hombre
MIGUEL ALONSO CALVO

DE COMO LA PALABRA QUISO SER Y NO PODIA




		mientras la paz sea el fin y no el comienzo
		mientras el miedo se combata con el miedo
		mientras la ley sea norma y no principio 
		mientras la soledad sean miles de adjetivos
		mientras sólo a los de siempre les llegue el agua al cuello
		mientras la libertad sea una palabra de las enciclopedias
		mientras la inteligencia se escriba con minúsculas 
		mientras los fusiles nos tengan a todos como blanco
		mientras la sociedad sea la suciedad
		mientras el orden se mantenga a culatazos
		mientras la justicia esté de vacaciones
		mientras todos estemos en libertad provisional
		mientras se diga ejército y no ejercito
		mientras la igualdad sea un signo matemático

		no me digáis que la palabra sirve para algo.
MANUEL DIEZ DE LOS RIOS


FORO LIBRE - CADIZ - Junio 1997


Página ...