Castilla la Mancha

Castilla la Mancha es pionera en nuestro país en la creación de cotos y tramos libres sin muerte, que además se están creando siguiendo un programa de protección de la trucha autóctona por el que felicitamos a sus gestores. Esperamos que haya llegado a tiempo.

De los tramos libres sin muerte que ya llevan más de una temporada funcionando podemos decir:

Cuenca

¡NUEVA INFORMACIÓN SOBRE TRAMOS LIBRES SIN MUERTE EN LA PROVINCIA DE CUENCA!

En el río ESCABAS tenemos dos tramos sin muerte: el primero discurre desde el límite del parque del Hosquillo hasta el límite superior del coto de Tejadillos, y el segundo desde el límite inferior del mismo coto hasta el denominado "Pozo de los Barbos", en el término municipal de Fuertescusa. El primer tramo tiene 5 Km de longitud, y el segundo 9 Km. La zona es muy bonita, situada entre pinares de pino silvestre y grandes roquedos de calizas. Las aguas son muy limpias, con mucho carbonato cálcico, lo que cementa en muchas zonas las gravas y gravillas al fondo, por lo que la comida no es muy abundante. Es un río muy torrencial, con estiaje muy marcado, y con aguas que se calientan mucho en verano, lo que favorece la abundancia de cachuelos y limita a ciertas zonas y horas la actividad de las truchas. El tramo bajo tiene bastante menos trucha que el superior. El acceso es bueno en general, salvo en las partes superior e inferior del tramo. El río se vadea bien en casi todos los sitios. El coto situado entre los dos tramos (coto de Tejadillos), es también sin muerte, con lo que tenemos un total de 19 kilómetros de tramo sin muerte sin interrupción, posiblemente es el más largo de España en la actualidad. Está situado a unos 80 Km de Cuenca, y el pueblo más próximo es Poyatos.

En el río GUADIELA existe un tramo sin muerte, situado entre la presa de Las Librerías y la presa de Los Tilos. Se trata de un precioso tramo enclavado en plena Hoz de Beteta, con aguas muy limpias y difícil de pescar. Presenta un serio problema de conservación debido al incumplimiento reiterado de la normativa de caudales mínimos, tanto en la presa de Las Librerías (que afecta a este tramo) como en la presa de Los Tilos (justo aguas abajo), por lo que se ruega encarecidamente que si observáis que alguna de las dos presas no suelta agua pongáis la correspondiente denuncia. Tiene una longitud de 3 Km Los pueblos más próximos son Beteta y Vadillos, y se encuentra a unos 70 Km de Cuenca.

El ARROYO de las PORTEZUELAS, afluente del Guadiela, es sin muerte en su totalidad. Es un pequeño arroyo de montaña que discurre por una vega dedicada al cultivo del mimbre. La longitud del tramo es de 8 Km. Es bastante difícil de pescar, sobre todo en la parte superior, por la abundante vegetación de ribera que posee. Está próximo al pueblo de Beteta, y a unos 80 Km de Cuenca.

El río VALDEMECA, afluente del Júcar, tiene un tramo de 9 Km sin muerte, que va desde el pueblo de Valdemeca hasta su desembocadura. Es un río precioso, con truchas en general pequeñas. El río se vadea sin ninguna dificultad, y el acceso es muy fácil. Los pueblos más próximos son Huélamo, Tragacete y Valdemeca. La distancia a Cuenca es de 60 Km.

El único tramo existente en el río JÚCAR, en la Torre, muy próximo a la capital (15 km.), constituye una innovación dentro de la gestión de la pesca en España, pues se permite la pesca de ciprínidos (muy abundantes en el tramo) con cebos vegetales, mientras que la pesca de truchas se puede practicar exclusivamente con mosca artificial y sin muerte. Muchos pescadores locales de Cuenca están satisfechos con este tipo de tramo, que permite conservar la población de truchas (que rara vez son capturadas con los cebos vegetales, y en todo caso deben ser devueltas al agua) sin impedir aprovechar el recurso de la pesca de ciprínidos, que tiene mucha tradición aquí. Tiene una longitud de 2 Km.

El río CABRIEL tiene un total de cuatro tramos sin muerte, aunque tres de ellos son bastante cortos.
El primero abarca desde su entrada en la provincia hasta el puente de la carretera al Cañigral, aguas arriba del pueblo de Salvacañete. Se trata de una zona de difícil acceso, que se realiza principalmente a través de pistas forestales. El río tiene un carácter torrencial marcado, y en algunas zonas se seca en verano. La comida no es muy abundante. Aguas muy limpias y pesca difícil, pero las truchas son de gran calidad. Tiene una longitud de 10 Km El pueblo más próximo es Salvacañete, y la distancia a Cuenca se acerca a los 100 Km.
El siguiente tramo (yendo aguas abajo) comienza inmediatamente aguas abajo de la presa de Cristinas (límite inferior del coto del mismo nombre) y llega hasta el puente de Cristinas, con una longitud de unos 500 m. El pueblo más próximo es Pajaroncillo. Los períodos de actividad, como en el resto del río Cabriel, pueden ser muy cortos, pero muy intensos. La comida es muy abundante. Es difícil vadear en la mayor parte del tramo, que tiene orillas muy marcadas con abundante carrizo en verano. El acceso es muy fácil, y tal vez por esto sufre el castigo del furtivismo. Está a unos 50 Km de Cuenca.
En los otros dos tramos sin muerte de este río el acceso es bastante difícil, teniendo que recorrer algunos kilómetros por pistas forestales en mal estado. Están situados respectivamente en los parajes denominados "Masegosillo" y "Puente del Haba", en el término municipal de Villar del Humo, y os recomiendo que vayáis con alguien que conozca bien los accesos. Estos dos tramos son furtiveados con demasiada frecuencia por pescadores locales y de la capital. La longitud respectiva de estos tramos es de 2 Km y 1,5 Km.

El río GUADAZAÓN, afluente del Cabriel, tiene un tramo sin muerte de 5 Km, que discurre desde el puente de la carretera a Valdemorillo hasta el puente de la carretera a Pajarón. Es un pequeño río, de aguas limpias. La parte inferior del tramo se encuentra situado entre pinares de pino negral, mientras que la parte superior discurre por una vega con huertas. El acceso es muy fácil, y el río se vadea sin dificultad, aunque es más recomendable pescar desde la orilla. Las truchas suelen ser pequeñas, pero siempre nos llevamos alguna sorpresa dado el tamaño del río. Es especialmente indicado para pescar a principios de la temporada, pues luego baja muy poca agua. El pueblo más próximo es Cañada del Hoyo, y la distancia a Cuenca es de unos 50 km.

Por último, en el río de MIRA hay un tramo sin muerte en las proximidades de "La Resinera", entre Mira y Garaballa. Una pista de concentración parcelaria discurre muy próxima al río en todo el tramo. Es un río estrecho y profundo, con mucha vegetación sumergida y truchas en muy buena condición y de una elevada pureza genética. Hay mucha comida, abundando especialmente los gammáridos. Parte del tramo fué afectado por un gran incendio que devastó cerca de 18.000 Has. hace pocos años, por lo que puede producirse durante los próximos años un aporte de sedimentos al cauce mayor de lo normal. El pueblo más próximo es Mira, y la distancia a Cuenca se acerca a los 90 km.

Algunas aclaraciones:
Es muy importante destacar que todas las sociedades colaboradoras de pescadores que gestionan cotos consorciados con la Administración (cotos de Cristinas, Villalba y El Martinete) han incluido, por propia iniciativa, tramos sin muerte dentro de sus cotos, lo que indica el éxito cada vez mayor que esta medida de gestión de la pesca tiene entre los pescadores locales.
En total, en Cuenca hay en la actualidad unos 57 kilómetros de tramos libres sin muerte, que unidos a los 18 kilómetros de cotos sin muerte, suman un total de 75 kilómetros de tramos sin muerte, que la convierten en la provincia con mayor longitud de tramos sin muerte en España.
También hay que resaltar que, en los cotos directamente gestionados por la Administración, el 60% de la longitud corresponde a tramos sin muerte.
Todo esto se ha conseguido venciendo una resistencia inicial muy fuerte, y aunque ahora nos encontramos en una situación francamente favorable, hay que consolidar este modelo de gestión, pués estos 75 km. pueden pasar a ser 50 o 25 (o menos) con suma facilidad. Se debe seguir insistiendo especialmente en dos aspectos que actualmente fallan mucho: iniciar ya la recopilación de datos que algún día permitan apoyar este tipo de gestión (especialmente en lo libre) con números encima de la mesa, y una mayor vigilancia de los tramos.
Finalmente, recordaros que en todos los tramos sin muerte de la provincia (tanto cotos como libres) está prohibido pescar llevando cestas, nasas, etc.... Lo digo por si alguno está acostumbrado a llevar estos recipientes para llevar en ellos los aparejos u otros útiles, para que no se lleve una sorpresa desagradable. Y que por supuesto, todas las truchas (incluso esa tan maja.....) tienen que devolverse vivas al agua.

Guadalajara
Río Gallo en Cuevas Labradas: ha sufrido los efectos de una climatología adversa. Tenía abundantes truchas, la mayoría procedentes de repoblación, pero la última temporada no arrojó grandes resultados.
Río Hoz Seca encima de su desembocadura en el Tajo: fue uno de los primeros libres sin muerte de nuestro país. Un tramo muy bonito, con truchas relativamente abundantes, selectivas y educadas, algunas de buen tamaño. Según muchos pescadores, sufre los efectos del furtivismo y de la presa que cierra el tramo sin muerte.
Río Tajo en Zaorejas, a su paso por el término de Lebracón: aguas arriba del mítico Puente de San Pedro, donde se unen el Gallo y el Tajo. Como buena parte del Alto Tajo sufre los efectos de un exceso de arrastre de sedimentos. La declaración de zona sin muerte puede convertir este tramo en un paraíso, pero una climatología adversa y un exceso de furtivismo impiden que los resultados sean espectaculares.
Río Tajo en Hertapelayo, aguas arriba del puente de Tagüenza: un tramo de aguas poderosas y truchas en consonancia. Un lugar ideal, con algo de paciencicia, para la pesca de grandes ejemplares.
Río Ablanquejo en Canales del Ducado: un río precioso, en un lugar apartado. Truchas relativamente abundantes, no muy grandes, difíciles y muy luchadoras. Un lugar para pescar muy fino y con mucha calma.

En cuanto a los cotos sin muerte:

Albacete
Río Mundo en Riopar: un tramo castigado por la sequía y el exceso de pesca. Es un río pequeño, muy bonito de pescar y muy truchero. Esperamos que su situación de sin muerte se note ya esta próxima temporada.
Río Zumeta en Tobos: un río que ha sido un paraíso para los furtivos. A pesar de su pequeño tamaño produce grandes truchas. En algunos tramos es enmarañado y difícil de pescar. Al igual que con el anterior coto, la situación de sin muerte debería ya notarse este año
.

Cuenca
Río Escabas en Priego: un tramo con truchas de gran tamaño. En él también podemos pescar alguno de los llamados "salmones del Tajo". Parece sufrir un exceso de furtivismo que impide que el coto albergue tantas truchas como se supone que debería albergar.
Río Jucar en Huélamo: un coto que sólo puede calificarse como magnífico. Este último año sufrió los efectos de las riadas invernales, pero aún así sigue albergando un buen número de truchas de gran tamaño, lo que hace concebir fundadas esperanzas de que la recuperación sea rápida. Las riadas, por otra parte, han contribuido a limpiar los fondos, lo que augura abundancia y variedad de insectos acuáticos las próximas temporadas.

A partir del año 1997, el coto de Tejadillos paso a ser coto sin muerte en su totalidad (el tramo alto era ya sin muerte desde hace 3 o 4 años). Para la descripción sirve lo dicho para los tramos libres del Escabas.

Guadalajara
Río Dulce en Aragosa: un coto que enamora desde el primer momento. Un bonito río y truchas abundantes y de buen tamaño unidas a abundantes eclosiones lo convirtieron en una meca del pescador de mosca. Los pasado años de sequía, unas desgraciadas labores de dragado y una disminución de la vigilancia, lo dejaron muy por debajo de lo que antes fue. Por suerte parece que el ciclo descendente ha tocado fondo y que por fin comienza a recuperarse.
Río Tajo en Peralejos: el primer coto sin muerte creado en nuestro país. Desde siempre ha sufrido el azote del furtivismo, a pesar del cual mantiene una población truchera de gran calidad y en regular cantidad. Enfrentarse a ellas es un reto que todos los pescadores que tengan ocasión deberían afrontar.