Liquidos e iones
Principal Arriba Liquidos e iones Requerimientos Recomendaciones Manejo Terapia

 

LIQUIDOS Y ELECTROLITOS

Cada célula del cuerpo está bañada en líquido tisular. El agua y la composición electrolítica de este liluido tiene una influencia vital sobre la actividad de la célula.

INDICE

Agua
Compartimentos líquidos
Regulación del agua corporal
Hormona antidiurética (ADH)
Electrolitos
Sodio
Potasio
Equilibrio Acido-Base
El sistema buffer
Regulación respiratoria
Regulación renal del pH
Trastornos del equilibrio Acido-Base
Acidosis metabólica
Alcalosis metabólica
Acidosis respiratoria
Alcalosis respiratoria
Trastornos mixtos

AGUA

Un aporte adecuado y continuo de agua es un requerimiento para la vida en todos los seres humanos. La deshidratación en el lactante es más seria que en el adulto. Aproximadamente el 60% del peso corporal del hombre adulto está constituido por agua. Los lactantes tienen una proporción aun mayor de agua - alrededor de 78% en el neonato - pero en los primeros 6 meses de vida la proporción de agua con respecto al peso corporal declina rápidamente. Al año de edad se alcanza el valor el adulto. Como la grasa esencialmente no contiene agua, existe una mayor proporción de agua con respecto al peso corporal en la persona delgada, ya sea un adulto o un lactante.

Ir al indice

Compartimentos líquidos

El agua dentro del cuerpo se mantiene en dos compartimentos mayores, que se designan intracelular y extracelular de acuerdo a los tipos de líquido que contienen. Estos compartimentos están separados por membranas semipermeables. El líquido intracelular (LIC) (agua dentro de las células) representa aproximadamente el 30 al 40% del peso corporal. Cada célula debe ser abastecida con oxígeno y con los nutrientes requeridos; además, el contenido de agua y sal debe mantenerse dentro de límites estrechos.

El compartimento extracelular incluye el líquido intravascular o plasmático, el líquido intersticial y el líquido transcelular. El líquido extracelular (LEC) - intravascular o plasmático (agua dentro de los vasos sanguíneos o agua intravascular contenida en el plasma) representa aproximadamente el 5% del peso corporal total del ser humano. El plasma, la porción líquida de la sangre, contiene proteínas, que normalmente permanecen dentro de las paredes de los vasos. El agua y las sales minerales que contiene pueden dejar los vasos e ingresar a los tejidos circundantes. En la salud el volumen líquido normal del plasma se mantiene dentro de límites relativamente estrechos. Si se produce deshidratación o hemorragia, el volumen se reducirá y el shock será evidente. Si se produce sobrehidratación, la acción cardíaca puede estar dificultada y el líquido se perderá de los vasos para producir edema de los tejidos subcutáneos o de los pulmones. El plasma contiene sales minerales en concentraciones diferentes de las del agua intracelular; los componentes predominantes son sodio y cloro.

El líquido extracelular - líquido intersticial está entre los espacios vasculares y las células. Es similar al plasma excepto que contiene muy pocas proteínas. Cuando se produce enfermedad, un incremento en el líquido intersticial se refleja en edema; una falta de líquido intersticial produce deshidratación. El líquido intersticial es relativamente mayor en volumen en lactantes que en adultos. Aproximadamente el 25% del peso corporal del neonato es líquido intersticial. A los 2 años de edad el niño está alcanzando el nivel del adulto del 15% del peso corporal.

El líquido extracelular - líquido transcelular es un tipo particular que incluye el líquido cefalorraquídeo, intraocular, pleural, peritoneal y sinovial. El líquido en el tracto gastrointestinal, aunque transcelular, también puede considerarse extracorpóreo. Las colecciones patológicas de trasudado transcelular se denominan de acuerdo al sitio: ascitis (cavidad peritoneal), derrame pleural (cavidad pleural) y derrame pericárdico o hidropericardio (saco pericárdico).

Ir al indice

Regulación del agua corporal

Además de la diferencia entre lactantes v adultos en la proporción de agua corporal total en los compartimentos celular y extracelular, el lactante ingiere y excreta más agua que el adulto cuando estas cantidades se expresan en mililitros por kilogramo de peso. Existen dos razones para estas diferencias: (1) la producción de calor basal por kilogramo es dos veces más alta en lactantes que en adultos. Debido a esto y porque el lactante tiene una superficie corporal mayor en proporción al tamaño, el lactante pierde dos veces más agua por kilogramo que el adulto; (2) debido al mayor ritmo metabólico del lactante, los productos del metabolismo y su eliminación aumentan. El agua debe utilizarse para eliminar estos residuos metabólicos a través de mayor excreción urinaria.

Edad

Centimetros cúbicos de orina
Primero y segundo día 30 - 60
Tercero a décimo día 100 - 300
Décimo día a dos meses 250 - 450
2 meses a 1 año 400 - 450
1 - 3 años 500 - 600
3 - 5 años 600 - 700
5 - 8 años 650 - 1.000
8 - 14 años 800 - 1.400

Como la renovación diaria de agua en el lactante es aproximadamente la mitad del volumen de líquido extracelular, cualquier pérdida de líquido o falta de ingreso de líquido produce depleción del aporte de líquido extracelular rápidamente.

El equilibrio de agua en el cuerpo está controlado a través de la regulación del ingreso y excreción corporal. Habitualmente el ingreso de agua es promovido por una sensación de sed. La sed, que está regulada por un centro en el hipotálamo medio, es una defensa mayor contra la depleción de líquido y la hipertonicidad. Los riñones también pueden estar involucrados en la regulación del ingreso de agua a través del sistema renina-angiotensina. El mecanismo de la sed y la liberación de hormona antidiurética (ADH) pueden estar relacionados. Se debe recordar que al menos algunos de los centros de la sed no están conectados funcionalmente y físicamente con aquellos involucrados en la liberación de ADH.

La excreción del agua corporal está regulada principalmente por la variación del ritmo del flujo urinario. Una caída en la osmolalidad plasmática (normalmente 285 a 295 mOsm por kg. de H2O) indica un exceso de agua y produce un volumen aumentado de orina con una osmolalidad menor que la del plasma, restableciendo así la osmolalidad plasmática hacia lo normal. Cuando la osmolalidad plasmática está por encima de la normal, el volumen urinario cae y su osmolalidad se eleva por encima de la del plasma. El eje neurohipofisorrenal es en gran parte responsable de la regulación del volumen y concentración urinaria. El flujo urinario también está bajo la influencia del filtrado glomerular (FG), la condición del epitelio tubular renal y las concentraciones plasmáticas de esteroides suprarrenales.

La pérdida de agua del cuerpo como resultado de la evaporación en la piel está regulada no por la cantidad de agua corporal sino por factores independientes del agua corporal: temperatura corporal y ambiental, presión parcial de vapor de agua en el medio ambiente y frecuencia respiratoria.

Ir al indice

Hormona antidiurética (ADH)

Esta hormona, también conocida como vasopresina, controla la reabsorción de agua en los túbulos renales y regula el balance hidroelectrolítico de los líquidos corporales. Aumenta la permeabilidad de las células en los túbulos dístales y en los conductos colectores de los riñones y disminuye la formación de orina. Si la ADH está ausente, se elimina gran cantidad de orina con una densidad muy baja (poliuria), mientras que el ingreso de líquidos está aumentado (polidipsia). La secreción de ADH está regulada por la osmolalidad sanguínea. Las células del núcleo supraóptico funcionan como osmorreceptores que son sensibles a la concentración de solutos en el plasma. Cuando la presión osmótica se eleva, la secreción de ADH está aumentada. Cuando la concentración de líquidos corporales está diluida, la secreción de ADH está inhibida. Distintos trastornos pueden -afectar o ser afectados por la liberación y acción de la hormona antidiurética (ADH):

Estímulos tensionantes (dolor, debido a cirugía, quemaduras, traumatismo) - aumenta la secreción de ADH. Este factor debe considerarse en la terapia con líquidos.
Barbitúricos, demerol y morfina -estimulan la secreción de ADH. La reducción del filtrado glomerular también puede disminuir la excreción urinaria.
Drogas colinérgicas y beta-adrenérgicas, nicotina y prostaglandinas - fuertes estimuladores de la secreción de ADH.
Alcohol - fuerte inhibidor de la excreción de ADH. La excreción urinaria excede al ingreso, produciendo cierto grado de deshidratación hipernatrémica.
Glucocorticoides y fenitoína - inhibe la secreción de ADH.
Anestesia - reduce el flujo urinario.
Glucosa en la luz del túbulo renal (diabetes mellitus) - limita la capacidad de la ADH para conservar agua.
Diabetes insípida - interrupción del sistema supraóptico hipofisario, que produce falla para conservar agua.
Diabetes insípida nefrogénica - una falla de los túbulos colectores renales para responder a la ADH.

Ir al indice

ELECTROLITOS

El movimiento de líquido en el cuerpo está determinado en gran parte por cambios en el equilibrio de electrólitos, especialmente la concentración de sodio; sin embargo, influyen otras fuerzas que no se conocen por completo. Es más fácil comprender la base científica para el equilibrio de líquido en el cuerpo que para, el de electrólitos. La siguiente explicación se da como una revisión.

Los compuestos químicos en solución pueden permanecer intactos o pueden disociarse. Ejemplos de las moléculas que permanecen intactas son dextrosa, creatinina y urea. Son no electrólitos. Las que se disocian` en solución se degradan en partículas separadas conocidas como iones. Los compuestos que se comportan de esta forma se conocen como electrólitos. Han atravesado el proceso de ionización y tienen una función importante en el mantenimiento del equilibrio ácido-base. Cada una de las partículas disociadas, o iones, de un electrólito lleva una carga electrolítica, ya sea positiva o negativa.

Existen varios electrólitos biológicamente importantes. Los cationes, o iones cargados positivamente, en el líquido corporal incluyen sodio (Na+), potasio (K+), calcio (Ca++) y magnesio (Mg++). Los aniones, o iones cargados negativamente, en el líquido corporal incluyen cloro (Cl-), bicarbonato (HCO3-,) y fosfato (HPO4-).

Cada compartimento líquido tiene su propia composición electrolítica, que difiere de la del otro. Los miliequivalentes (mEq) indican el número de cargas iónicas o uniones electrovalentes en la solución ionizada en cada compartimento. En el tratamiento de un paciente particular, se obtienen los niveles sanguíneos de electrólitos. Estos niveles miden los electrólitos en el compartimento intravascular pero no dan una medida verdadera de los electrólitos en el propio espacio celular.

Ir al indice

Sodio

La mayor parte del sodio en el cuerpo es extracelular. El ingreso diario promedio de sodio iguala a la excreción. La dieta promedio cubre los requerimientos normales de sodio, pero si se requieren cantidades adicionales en terapia, pueden administrarse soluciones isotónicas de cloruro de sodio en 0,85 a 0,9% y sangre entera.

Algo de sodio se excreta a través de los riñones y algo a través de la piel en la sudoración. Se excreta en grandes cantidades cuando la temperatura que rodea al cuerpo es relativamente alta y durante el ejercicio corporal, fiebre o tensión emocional. La pérdida de sodio a través de la piel no regula la excreción de sodio; es simplemente un subproducto de la regulación de la temperatura del cuerpo. Normalmente, la mayor parte de la excreción de sodio se realiza a través de los riñones, que son los principales reguladores del sodio corporal.

Las hormonas tienen un efecto definido sobre la excreción de sodio. La hormona antidiurética hipofisaria (ADH) tiene influencia sobre la reabsorción de agua de los túbulos dístales. Las hormonas adrenocorticales, de las cuales la aldosterona es la más importante, influyen sobre la reabsorción de potasio y sodio y regulan la concentración de estos iones en el torrente sanguíneo.

En el lactante, el intercambio de agua dentro y fuera de la célula es tres a cuatro veces más rápido que en el adulto. Como el intercambio de sodio es igualmente rápido, el mantenimiento del equilibrio de sodio en el lactante tiene problemas especiales.

Ir al indice

Potasio

La principal porción de potasio que es intercambiable es intracelular. El potasio sérico varía entre aproximadamente 4 y 5,6 mEq por litro, dependiendo de la edad del lactante o el niño. La renovación, ingreso y excreción de potasio diarios están equilibrados. La dieta promedio cubre los requerimientos de potasio del cuerpo.

El equilibrio de potasio puede mantenerse con un bajo ingreso. La excreción renal de potasio es acelerada por la ACTH, desoxicorticosterona y cortisona, mientras que el sodio puede ser retenido.

La actividad de todas las células está bajo la influencia de la concentración de potasio en el líquido que las rodea. Una concentración sérica elevada de potasio produce un efecto clínico sobre el músculo cardíaco. Un nivel extracelular bajo de potasio puede producir síntomas de lasitud y debilidad, con pérdida del tono tanto del músculo liso como estriado. Puede observarse fallo circulatorio en un período de tiempo.

No debe administrarse potasio a un paciente hasta que la función renal sea adecuada, de otro modo el potasio sérico puede elevarse hasta niveles altos. Las contraindicaciones principales para la terapia con potasio son la insuficiencia suprarrenal y la insuficiencia renal no aliviada por el tratamiento.

Ir al indice

EQUILIBRIO ÁCIDO-BASE

Una de las consideraciones más importantes en la terapia hidroelectrolítica es el equilibrio o balance ácido-base. Que una solución sea ácida o alcalina depende de la concentración de iones hidrógeno (H+). Si la concentración de iones hidrógeno está aumentada, la solución se vuelve más ácida; si la concentración está disminuida, se vuelve más alcalina. La cantidad de hidrógeno ionizado en la solución está indicada por el concepto de pH. En el laboratorio, una solución con un pH de 7 es neutra, va que a esa concentración el número de iones hidrógeno está equilibrado por el número de iones hidróxido presentes. A medida que la concentración de ion hidrógeno cae, el valor del pH se eleva. En otras palabras, una solución ácida tiene un valor de pH inferior a í y una solución alcalina tiene un valor de pH mayor que 7.

En los seres humanos, el líquido extracelular normalmente es levemente alcalino, con un pH de 7,35 a 7,45. Si el pH se eleva más que esto, existe un estado de alcalosis; si el pH cae por debajo de este valor, existe un estado de acidosis. En acidosis, aun el líquido corporal puede considerarse alcalino, aunque menos que lo normal. Si el pH del líquido corporal se eleva por encima de 7,7 o cae por debajo de 7, la vida del paciente está en peligro.

La constancia con la cual es regulada la concentración de ion hidrógeno de la sangre depende de tres mecanismos: (1) los sistemas buflers, (2) la regulación respiratoria y (3) la regulación renal del pH.

Ir al indice

El sistema buffer

Una solución buffer es aquella que tiende a absorber el exceso de iones hidrógeno o a liberarlos según necesidad. Por eso es importante en la regulación del equilibrio ácido-base en los líquidos corporales. Aunque existen tres sistemas buflers importantes, el sistema del buffer bicarbonato es el más significativo, porque el cuerpo puede alterar las concentraciones relativas de ácido carbónico y bicarbonato de sodio.

Cuando cualquier ácido más fuerte que el ácido carbónico ingresa a la sangre, es amortiguado por la reacción con la sal de bicarbonato e sodio. Los iones hidrógeno son eliminados para formar moléculas de ácido carbónico y una sal de sodio M ácido más fuerte. Sigue un ejemplo:

Ácido láctico + Bicarbonato de sodio ® Lactato de sodio + Ácido carbónico

Un trastorno del equilibrio ácido-base puede considerarse el resultado de desequilibrio en el sistema ácido carbónico l bicarbonato de sodio (o alguna otra base). Estos bicarbonatos se hallan en el líquido extracelular en una relación de una parte de ácido carbónico con 20 artes de bicarbonato base. El equilibrio ácido-base y el pH normal del líquido corporal cambian cuando esta relación está alterada.

En la situación clínica, el equilibrio o desequilibrio ácido-base puede determinarse a partir del pH sérico, PC02 y niveles de bicarbonato. El pH sanguíneo puede medirse incluso con pequeñas muestras de sangre. Los valores normales de pH están entre 7,35 y 7,45. La concentración de ácido carbónico (H2CO3) es cuantitativamente despreciable en comparación con el dióxido de carbono disuelto. El valor normal es aproximadamente 40 mm Hg.

Aunque la concentración del ion bicarbonato en el asma puede medirse directamente, la concentración total de dióxido de carbono del suero habitualmente da una estimación del nivel de bicarbonato. El valor normal durante el primer año de vida está entre 20 y 23 milimoles (mM) por litro, menor que en el niño mayor debido al bajo umbral renal para el bicarbonato. El valor normal luego el primer año de vida es 25 a 28 mM por litro.

Ir al indice

Regulación respiratoria

A medida que la profundidad y frecuencia respiratoria aumentan, se pierde más dióxido de carbono, disminuyendo la concentración de ácido carbónico en la sangre. A medida que la profundidad y frecuencia respiratoria disminuyen (respiración superficial), se extrae menos dióxido de carbono y la concentración de ácido carbónico en la sangre está aumentada, lo e conduce a un cambio en la relación de ácido carbónico con bicarbonato de sodio. Los pulmones deben tener tejido elástico normal para que se produzca remoción eficiente de dióxido de carbono. Cualquier trastorno que disminuya esta elasticidad produce retención de dióxido de carbono y ácido carbónico, conduciendo a la acidosis con un pH menor que el normal.

Aunque los pulmones pueden modificar el pH cambiando la PCO2 y alterando la relación de ácido carbónico con bicarbonato, no existe ningún cambio en la cantidad de iones hidrógeno. Los pulmones no pueden regenerar bicarbonato para reemplazar lo que se ha perdido cuando los iones hidrógeno fueron amortiguados. La formación de nuevo bicarbonato v la excreción de bicarbonato, si es necesario, son funciones de los riñones.

Ir al indice

Regulación renal del pH

El ácido carbónico se forma en las células tubulares del riñón a través del siguiente proceso: cuando se forma el dióxido de carbono durante la actividad celular en el ciclo M ácido cítrico, se combina con agua bajo la influencia de la anhidrasa carbónica, como en otras células, y se forma ácido carbónico. Un ion hidrógeno del ácido carbónico entra al filtrado en intercambio por un ion sodio. El ion hidrógeno reemplaza entonces al sodio en la molécula de fosfato y es excretado en la orina. El H3CO2 en el filtrado no se pierde totalmente en la orina porque el ácido carbónico se divide en CO2, y agua. El dióxido de carbono difunde hacia atrás a la célula tubular y vuelve a los capilares como bicarbonato de sodio o ion bicarbonato.

Un segundo medio utilizado por la célula tubular para regular el pH es la secreción de amoníaco. La glutamina es metabolizada, de lo que resulta NH3, cuando la acidez de los líquidos corporales es baja. Cuando el amoníaco ingresa al filtrado, vuelve un ion sodio a la célula tubular y luego a los capilares. Si los líquidos corporales no son ácidos, no se produce la secreción de amoníaco.

Los iones hidrógeno y el amoníaco son secretados en intercambio por sodio en el filtrado. Esto produce regreso del bicarbonato de sodio a la sangre. Existe un incremento entonces, en la fracción de bicarbonato del par buffer ácido carbónico-bicarbonato de sodio.

Ir al indice

TRASTORNOS DEL EQUILIBRIO ÁCIDO-BASE

Un trastorno en el equilibrio ácido-base que produce acidosis o alcalosis sistémica puede deberse a anomalías metabólicas o respiratorias primarias. Estos trastornos incluyen acidosis metabólica, alcalosis metabólica y alcalosis respiratoria.

Ir al indice

Acidosis metabólica

Ya sea la producción aumentada o la excreción inadecuada de iones hidrógeno o la pérdida excesiva de bicarbonato en la orina o la materia fecal, pueden provocar acidosis sistémica. El bicarbonato y el pH séricos caen a menos de 7,35. Con la concentración de iones hidrógeno aumentada y la acidosis sistémica, se estimula el centro respiratorio, produciendo frecuencia aumentada de excreción de dióxido de carbono. Como resultado de la excreción de dióxido de carbono, los niveles plasmáticos de PCO2 y ácido carbónico caen, corrigiendo en algún grado la acidosis.

La presencia de acidosis también aumenta la producción de amoníaco y la excreción de ion hidrógeno en la orina. Se forma nuevo bicarbonato, ayudando a regresar el nivel plasmático de bicarbonato a la normalidad, si el factor causal ha sido tratado. A medida que se forma más bicarbonato, la frecuencia respiratoria disminuye y la PCO2 vuelve a la normal. El equilibrio ácido-base se ha restablecido a la normalidad.

Varios trastornos pueden ser la causa de acidosis metabólica:

Cetoacidosis diabética: a partir del metabolismo incompleto de los lípidos corporales y el catabolismo de las proteínas corporales, con la producción resultante de grandes cantidades de ácidos.

Hiperalimentación, inanición y, rara vez, acidosis láctica: por producción aumentada de varios ácidos fuertes.

Intoxicación con salicilatos: a partir de los iones hidrógeno derivados del ácido salicílico.

Diarrea severa: por las pérdidas aumentadas de bicarbonato en el líquido diarreico. También puede deberse a formación de ácidos orgánicos a partir de la degradación incompleta de los hidratos de carbono en el tracto gastrointestinal.

Trastornos que afectan los túbulos renales proximales reducen la capacidad de los túbulos para secretar iones hidrógeno y producen reabsorción incompleta de bicarbonato.

La insuficiencia renal crónica provoca un número reducido de túbulos, lo que origina una limitada capacidad del riñón para producir amoníaco suficiente y así excretar iones hidrógeno suficientes.

El tratamiento de la acidosis metabólica incluye el tratamiento del trastorno básico y la administración al niño de bicarbonato de sodio o potasio o de lactato de sodio.

Ir al indice

Alcalosis metabólica

La alcalosis metabólica ocurre cuando existe un exceso de bicarbonato base (concentración plasmática elevada de bicarbonato por encima de 25 mEq por litro en los niños pequeños y mayor de 27 mEq por litro en los niños mayores y una reducción en la concentración de ion hidrógeno que produce un pH plasmático elevado por encima de 7,45.

La alcalosis metabólica puede deberse a una pérdida excesiva de ion hidrógeno en ácido clorhídrico (HCl) como en los vómitos persistentes o aspiración gástrica prolongada. Puede ser el resultado también de bicarbonato aumentado en el líquido extracelular provocado por la administración de cantidades excesivas por infusión o por boca (como en el síndrome lactoalcalino); reabsorción aumentada de bicarbonato por los túbulos renales; o contracción del volumen del líquido extracelular ue lleva a recuperación aumentada de bicarbonato por los túbulos.

Aunque la respiración se deprime, la compensación respiratoria no es completa y no se restablece el pH hacia la normalidad. Aparece bicarbonato en la orina (con un pH mayor de 8,5 a 9, o aun más bajo si se asocia con deficiencia de potasio) y continúa haciéndolo a pesar del nivel de excreción, porque el bicarbonato también continúa reabsorbiéndose. Consecuentemente, la alcalosis metabólica continúa. Como la hipopotasemia debida a pérdida urinaria de potasio o la hipocloremia causada por pérdida de cloro, como en los vómitos, pueden acompañar a la alcalosis metabólica, estos trastornos no pueden tratarse en forma adecuada a menos que se corrijan los otros problemas.

La corrección de la alcalosis metabólica incluye el tratamiento del trastorno básico, la prevención de mayor pérdida de ácido y el reemplazo de los electrólitos deficientes.

Ir al indice

Acidosis respiratoria

En la acidosis respiratoria existe excreción inadecuada de dióxido de carbono por los pu1mones aun cuando hay producción normal de este gas. El nivel de PCO2 aumenta hasta que por último los pulmones excretan dióxido de carbono de modo que la producción y excreción son iguales. La hipercapnia resultante (exceso de dióxido de carbono en la sangre) produce una acidosis sistémica.

Debido a que la PCO2 es un componente importante del sistema buffer del líquido extracelular, la PC02 elevada es amortiguada en primer lugar por los buffers no bicarbonato. Éstos incluyen las proteínas en el líquido extracelular, y fosfato, hemoglobina, otras proteínas, y lactato, en las células. La PCO2 aumentada estimula el riñón a excretar ion hidrógeno aumentado y reabsorber y producir más bicarbonato, con el resultado de que los niveles plasmáticos de bicarbonato aumentan. por encima de lo normal. Debido a que el bicarbonato plasmático aumenta, compensa el incremento primario en la PCO2 y el pH vuelve a la normalidad. La acidosis respiratoria se ha compensado por esfuerzos renales.

La hipercapnia observada en la acidosis respiratoria puede provocar vasodilatación, flujo sanguíneo cerebral aumentado, hipertensión endocraneana y cefaleas.

El único método para corregir la acidosis respiratoria es el tratamiento del problema primario.

Ir al indice

Alcalosis respiratoria

La alcalosis respiratoria se produce cuando existen pérdidas pulmonares excesivas de dióxido de carbono en presencia de producción normal de este gas, produciendo una caída en la PCO2 y una elevación en el pH. Los iones hidrógeno son liberados de los buffers corporales para disminuir el bicarbonato plasmático. La excreción de bicarbonato por el riñón aumenta lentamente. Esto reduce los niveles de bicarbonato en el plasma y compensa la pérdida excesiva de dióxido de carbono. El pH vuelve a la normalidad. Aunque la alcalosis sistémica está presente, la orina habitualmente se mantiene ácida.

El tratamiento de la alcalosis respiratoria es tratar el trastorno que ha provocado el problema.

Ir al indice

Trastornos mixtos

Las alteraciones ácido-base provocadas por trastornos metabólicos pueden ser compensadas en parte por los cambios metabólicos que modifican la PCO2. Los trastornos ácido-base provocados por problemas respiratorios pueden ser compensados en forma parcial o completa por mecanismo renal. En algunas situaciones, más de una causa primaria es responsable del trastorno ácido-base. En consecuencia, pueden ocurrir disturbios mixtos. (Para ejemplos de trastornos mixtos, Síndrome de dificultad respiratoria e Insuficiencia cardíaca congestiva)

Ir al indice