FIBROM

¿QUÉ ES LA FIBROMIALGIA?

El dolor músculo esquelético no siempre se origina en las articulaciones. La Fibromialgia, llamada también a veces Fibrositis, es un padecimiento sumamente frecuente que se caracteriza por dolor generalizado, rigidez y fatiga y se origina en los músculos y otros tejidos blandos. En los pacientes con Fibromialgia se encuentran múltiples puntos sensibles a la presión y en zonas musculares específicas. La mayoría de ellos se quejan de dolor y rigidez en el cuello, hombros, espalda, zona lumbar y caderas.

En muchos pacientes, la Fibromialgia es el único padecimiento, pero en otros se asocia a enfermedades como Artritis Reumatoide o Enfermedades Reumáticas de la columna. Algunos pacientes, también, refieren molestias abdominales, cefalea , entumecimiento o calambre de las extremidades.

¿CUAL ES SU CAUSA?

La causa de la Fibromialgia se desconoce. Puede haber una relación entre Fibromialgia y trastornos del sueño, refiriendo muchos pacientes alteraciones en el mismo. Otros factores que pueden contribuir al desarrollo o perpetuación de la Fibromialgia son el estrés psíquico, anomalías endocrinológicas o en el sistema inmunitario o anomalías bioquímicas en el sistema nervioso central, como niveles alterados de Serotonina.

IMPACTO EN LA POBLACIÓN

La Fibromialgia es un proceso muy común, afectando entre el 1 y el 3 % de la población, siendo mas frecuente entre mujeres de edad media.

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico de la Fibromialgia se basa en la descripción del paciente de su proceso doloroso crónico y en el hallazgo, por parte del médico, de puntos dolorosos a la presión en localizaciones específicas.


Imagen tomada de Missouri Arthritis Rehabilitation Research and Training Center

Los análisis de sangre y las radiografías no muestran alteraciones. Otras enfermedades como el Hipotiroidismo, el Lupus, la Artritis Reumatoide y algunas infecciones pueden manifestarse de una forma similar, y deben excluírse mediante los exámenes clínicos y las pruebas complementarias oportunas.

TRATAMIENTO

No hay un tratamiento curativo de la Fibromialgia. Debe tranquilizarse al paciente y explicarle que la enfermedad, aunque dolorosa, no daña los tejidos y puede manejarse satisfactoriamente en la mayorìa de los casos. El tratamiento apropiado, habitualmente, requiere medidas de terapéutica física, precisándose una activa participación del paciente en el mismo.
Las medidas físicas suelen ser beneficiosas e incluyen aplicación de calor local, ocasionalmente de frío, masajes y ejercicios para mantener la movilidad y fortalecer los músculos. Algunos medicamentos juegan un papel importante en el tratamiento. Los que mejoran la calidad del sueño y producen relajación muscular, como Amitriptilina y Ciclobenzaprina, se usan ampliamente.
Los analgésicos, como Aspirina y Paracetamol, ayudan a controlar el dolor.
En algunos pacientes, puede ser adecuado el uso de agentes hipnóticos, ansiolíticos o antidepresivos.
También pueden emplearse infiltraciones locales con anestésicos o córticoesteroides en puntos especialmente dolorosos.
Es de gran interés atender a la salud mental de los pacientes, ya que la Fibromialgia puede precederse o acompañarse de Depresión.

EL PAPEL DEL REUMATÓLOGO EN EL TRATAMIENTO DE LA FIBROMIALGIA

Los pacientes con Fibromialgia, a menudo, necesitan ser valorados por un Reumatólogo para determinar la causa de sus síntomas, excluir otros procesos reumatológicos y recibir información y educación, y un tratamiento personalizado para su enfermedad. La Fibromialgia requiere un tratamiento multidisciplinario, coordinado y supervisado por el Reumatólogo.

Direcciones de interés:


  • Sheri's Fibromyalgia Page