CJAS animado


Principal
Noticias
Nuestros servicios
Estadísticas


Métodos preventivos
Tratamiento Postcoital
Consulta Ginecológica
Embarazo no deseado
S.I.D.A.
Otras enfermedades


Preguntas-Respuestas
¿Cuánto sabes?
Consulta en línea?


Recursos
Libros recomendados
¿Quieres colaborar?
Evaluanos
Ver libro de visitas
Firmar libro de visitas
Buscar
Agradecimientos


CONSULTA GINECOLÓGICA

Consulta Ginecológica

La consulta ginecológica es un espacio donde una/un profesional y nosotras asumimos la responsabilidad de una labor conjunta: LA SALUD.

Si aprendemos a conocer nuestro cuerpo, podremos reconocer sus cambios, advirtiendo rapidamente cualquier señal de alarma. De esta forma asumimos el protagonismo y la responsabilidad que nos corresponde en el cuidado de nuestra salud.

El conocimiento de nuestras etapas biológicas, la autoexploración de los pechos y la consulta ginecológica son MEDIDAS PREVENTIVAS en las que debemos participar activamente con la ayuda de nuestro/a medico/a.

Si quieres puedes acudir con una amiga o con tu pareja. Puedes pedir cita por teléfono o pasarte directamente por nuestro Centro.

Cuando te pregunten que té pasa, que sientes, desde cuando, contesta de forma clara y natural no dudes en demandar una respuesta que tu entiendes. Es tu derecho. Recuerda que tu cuerpo, tu salud, tu bienestar, dependen de ti, y de la/el medica/o, por tanto, no temas preguntar todo lo necesario.

Confía en tu medica/o, tiene conocimientos y medios para ayudarte. Si no tienes confianza o tienes algún problema que el o ella no haya sabido resolver, dilo. Si no puedes solucionarlo consulta con otro/a.

El diagnóstico y el tratamiento que te indiquen son tu responsabilidad, y de ti dependerá el hacerlo correctamente.

CUANDO CONSULTAR

  • Secreción vaginal o flujo: si el flujo vaginal aumenta anormalmente, camba de color o de olor, es preciso consultar.
  • Picores vulvares o vaginales: debemos consultar siempre cuando no temos picores o sensación de quemazón, sobre todo si se acompañan de flujo anormal (cantidad de olor y color), granitos, verrugas o heridas en la vulva, fiebre y dolor en los ovarios.
  • Bulto en los genitales externos : acude a la consulta, pero si las molestias con muy intensas ve al servicio de urgencias.
  • Reglas irregulares : debes acudir a la consulta cuando cinco o seis años después de la primera regla sigan siendo irregulares (de 25-35 días entre regla y regla se considera normal).
  • Debes consultar también ante reglas muy abundantes, si manchas durante algunos ciclos entre regla y regla o sospechas que te falta la regla por un embarazo.
  • Dolor en la regla : es preciso consultar cuando las molestias te impidan realizar tus tareas habituales. También debes consultar si el dolor se hace cada vez mas intenso o cuando aparece tras unos años de reglas no dolorosas.
  • Hemorragia uterina anormal : es el sangrado que no corresponde con una regla. Siempre que ésto ocurra, debemos consultar.
  • Bulto en el pecho : la mayoría de los bultos desaparecen después de la regla, y no deben preocuparte. Cuando persistan durante más de dos ciclos acude a la consulta.
  • Esterilidad : si no te quedas embarazada entre año y medio y dos años de intentarlo, acude a la consulta.
EN QUE CONSISTE LA CONSULTA

Cuando acudes por primera vez a la consulta el ginecólogo/a te hará una serie de preguntas (historia clínica). Te pedirá información sobre tu anticoncepción, sexualidad, embarazos y problemas ginecológicos.

Con estos datos se hará una idea de donde tiene que insistir en la prevención o en el diagnóstico de determinadas enfermedades.

Esta historia clínica básicamente consiste en:

  • Edad
  • Antecedentes médicos de nuestra familia
  • Antecedentes médicos nuestros
  • Menstruaciones :
    • Edad de nuestra primera regla
    • Cada cuantos días viene, y cuantos días nos dura
    • Cantidad (normal, abundante, escasa)
    • Dolor
    • Fecha de la última regla
  • Anticoncepción : que métodos hemos utilizado y si nos han ido bien o no
  • Sexualidad : con que frecuencia tenemos relaciones sexuales, pareja estable o no, relaciones sexuales satisfactorias o no...
  • Nº de embarazos y partos
  • Motivo de la consulta: este es el momento en que debes explicar claramente lo que te pasa, si tienes algún problema o simplemente vienes a revisión.

Independientemente del motivo de consulta la/él ginecólogo/a te pedirá que te desvistas y te sientes en el sillón de exploración. En este separas los muslos, los levantas y apoyas los talones en unos soportes. La postura no es muy cómoda, pero es la única en la que los genitales externos están accesibles a la vista y se puede introducir un especulo para ver la vagina y el cuello del utero.

Es importante estar relajada y confiada, pensando que no tiene por qué ser una exploración dolorosa o demasiado molesta. El especulo (instrumento tubular que se parece al pico de un pato), se introduce en la vagina cerrado y cuando llega al cuello del utero se abre. El especulo introducido con cuidado no tiene por qué hacer daño.

En algunas consultas se aprovecha que el especulo está ya introducido en la vagina para hacer una citología vaginal, que consiste en recoger con una espatula de madera algunas células semidesprendidas de la vagina, el cuello del utero y el canal que comunica la vagina con el interior del utero. Estas células se depositan en un cristal, se tiñen y miran al microscopio. La información que nos da esta prueba es hormonal, infecciosa y morfológica (como están nuestras células). La citología vaginal cumple todos los requisitos exigibles a una prueba diagnostica en las campañas de prevención del cáncer.

Después de cerrar y retirar el especulo el/la ginecólogo/a nos hará un tacto vaginal: introduce en el vagina los dedos y con la otra mano presiona sobre el abdomen, y delimita el utero, su forma, su situación, su consistencia, si tiene algún problema y si es doloroso. Los ovarios no siempre se tocan.

La exploración de los pechos debe estar incluida en la revisión periódica. Para explorar el pecho es mejor que acudamos a la consulta después de terminar la regla. En este momento la glándula mamaria está en las mejores condiciones para que la información obtenida en la exploración sea clara. En la exploración mirará si las mamas son iguales, si hay alteraciones en la piel, en el pezón, en la areola, si hay secreción por los pezones, si se tocan bultos y sus características.

Nadie puede conocer el pecho de una mujer que ella misma. Por eso se aconseja que sea la propia mujer la que autoexplore sus pechos todos los meses después de la regla, y ante cualquier cambio acuda a su ginecologo/a.

No olvidemos que el diagnostico y el tratamiento adecuado dependen de el medico/a y de nosotras. Esta responsabilidad compartida nos hace participes de nuestro bienestar y de nuestra salud.