El surgimiento de SUPPORTERS GOL SUR es el nacimiento de movimiento ultra sevillano. Ya antes de este grupo, existían en Sevilla un par de peñas "animadoras" pero no consideradas "ultras". En el R.BETIS, esa peña era "El Chupe", creada muy a finales de los 60. Había algún que otro enfrentamiento entre Chupes y otras aficiones, visitando estadios españoles como el S.Pizjuán, La Rosaleda, Carranza, V.Calderón... y extranjeros: Lisboa, Milán, Moscú (donde cogieron a un miembro del grupo con hachís, y por poco se queda en la extinta U.R.S.S.). Pero no se puede hablar seriamente de "ultras" en Sevilla hasta 1986, cuando en un BETIS-R.Sociedad (algunos miembros discrepan de si fue unos pocos partidos antes, e incluso por el año 82 ya se podían ver pancartas como las de "BETIS Forever" y algunas otras, aunque no bajo el nombre del grupo), un grupo de jóvenes decide irse de los Chupes, ya que querían otro estilo de animación. Ya la anterior época de los banderones pasó y llegaba la hora de las pancartas, bengalas, bufandas... y así nació SUPPORTERS GOL SUR . Se barajaron nombres como Green Supporters, entre otros, pero se optó por éste, que en la actualidad es simplificado al conocerse al grupo simplemente como SUPPORTERS SUR. Entre los miembros se reduce aún más el nombre, y de forma "familiar" los ultras verdiblancos se autodenominan "Suppors". Se hace la primera pancarta con el nombre del grupo, bastante sencilla para lo que hoy en día se estila, y otras ya legendarias como la de "U2 BETIS FOREVER U2", "Infierno Sur", "Red Animals", etc. Los antiguos Chupes fueron perdiendo vigor ante la nueva ola ultra y en la actualidad aún permanacen en el Gol Sur unos diez miembros que colocan su pancarta y que tienen el reconocimiento del resto de la afición, por haber sido durante años parte muy importante de la afición del BETIS. Aunque actualmente hayan desaparecido prácticamente, los antiguos responsables siguen organizando desplazamientos que arrastran a bastante gente, e incluso a veces los propios SGS viajan en sus buses. A la parte alta de la grada de Gol Sur se le conoce como la "zona de los Chupes" aún en la actualidad.

 

Para radicalizar aún más sus ideas, a los SUPPORTERS SUR les sirvió un desgraciado viaje a Cádiz, donde van un pequeño grupo y reciben una buena paliza en le playa gaditana (un año antes, habían ido como "Chupes" y habían sido bien recibidos, por lo que no se lo esperaban). Ese desplazamiento les termina de espabilar, y el grupo, heterogéneo al principio (heavys y algunos fascistas) comienza a atraer como un imán a decenas y decenas de heavys, que juran y cumplen venganza en la segunda vuelta. Es de destacar que los ultras gaditanos fueron a Gol Sur a buscar a SGS antes de acabar el partido, creyendo que la historia se iba a repetir... y se repitió, pero al revés, con la desgracia para ellos de que esta vez aparecieron más armas blancas de la cuenta en escena. Desde entonces no han vuelto por Villamarín. Estos incidentes son contemplados con asombro por el resto de la afición bética, no acostumbrada a ver a jóvenes con las caras tapadas y palos en mano, ataviados además con algo típico en aquella época por el Gol Sur: casi todos los SUPPORTERS SUR llevaban capas verdiblancas. El diario ABC de Sevilla se hace eco de estos incidentes, y el grupo empieza a ganarse una fama bastante mala entre el resto de los béticos.

 

En cuanto a sus eternos rivales, es en esa misma temporada 86/87 cuando en el derby s.f.c.-BETIS se produce la primera y única huida de los SUPPORTERS SUR ante sus enemigos, que en número muy superior intentaron agredirles. En el BETIS-s.f.c. de los Play-Offs, los SGS invaden en el minuto 80 el Gol Norte y los biris más rezagados en su carrera por la grada reciben todo tipo de golpes. Fue el principio del dominio total de las calles de Sevilla, por parte de SGS.

 

La temporada 87/88 comienza con el derby en campo sevillista, y en este caso la policía toma posiciones y evita enfrentamientos. Pero en la segunda vuelta vuelven a estar torpes y los pocos (medio centenar) sevillistas que van a Heliópolis reciben una gran paliza, muchos de ellos apaleados por unos SGS que se estaban convirtiendo en una pesadilla para muchos. Es en este partido donde se produce un hecho realmente espectacular, al más puro estilo de guerrilla urbana. Unos 200 SGS salieron del Gol Sur 15 minutos antes de finalizar el partido y tomaron posiciones en calles adyacentes al Villamarín. Cuando al finalizar el partido salieron los sevillistas, éstos encendieron un par de bengalas en la explanada de Gol Norte para celebrar el triunfo de su equipo. Es en este momento cuando un comando "cebo" va a increparles, preparando la emboscada. Los sevillistas, al ver que sólo son 4 ó 5 SUPPORTERS, salen corriendo tras ellos, y los ultras béticos los van introduciendo en las calles donde estaban apostados el par de centenar de SGS entre los coches, árboles y esquinas. En una confluencia de calles, los ultras sevillistas se encontraron con la cruda realidad. No había sólo 4 ó 5 SUPPORTERS. La paliza no fue aún mayor debido a que algunos béticos se adelantaron al momento indicado y atacaron a los sevillistas antes de que hubieran entrado todos en la boca del lobo, con lo que los más retrasados tuvieron oportunidad de huir despavoridos.

 

En cuanto a organización, aparece un carnet de SGS (con foto del socio y un dato curioso, como es el de que aparecía una céltica a pesar de que en el grupo la mayoría heavy era abrumadora; sin duda pocos conocían en aquella época el significado de este signo) y un fanzine llamado "Gol Sur", muy rudimentario y que no llega a 10 números. Los tifos consisten en bengaleos anárquicos, y sólo son "preparados" algunos como el del primer aniversario del grupo, en otro BETIS-Cádiz, donde muere una turista francesa al ser apedreado su bus (con matrícula CA), aunque posteriormente se demostró que la mujer iba ya con un infarto y camino del hospital. El jugador bético Hipólito Rincón se convierte en el estandarte del grupo, y son comunes los cánticos de "Poli Supporter", a los que el jugador respondía con continuos saludos. Las banderas británicas se convierten en todo un símbolo en el Gol Sur, como "culto" al modelo hooligan, hasta el punto de que un entrenador del s.f.c. (wallace) preguntó bastante extrañado a los periodistas por qué los ultras béticos portaban dichas banderas en uno de los derbys. En sus primeros momentos de existencia los Ultras del BETIS quedaban dos horas antes de los partidos en el Prado de San Sebastián, lugar céntrico de Sevilla, para ir todos juntos hacia el Villamarín, formando esto parte de una especie de ritual para todo bético: dirigirse a pie por la Avda. de Las Palmeras hacia Heliópolis.

 

Al final de la 87/88 hay una escisión en el grupo, ya que los roces entre los "derechistas" y los heavys eran continuos, y unos 50 tíos se van a Gol Norte y fundan las "LEGIONES VERDES" (otros nombres pensados fueron Brigadas Verdiblancas, Comandos Verdes, Brigadas Rojigualdas e incluso Falange Bética), donde hay más banderas españolas, alemanas y nazis que del propio BETIS. El invento duró tres partidos y volvieron a Gol Sur al año siguiente, no sin algunos problemas.

 

Un suceso lamentable fue que tras los partidos en casa, los SGS se dirigían a la zona de bares de la ciudad y arrasaban a su paso, llegando a abusar de alguna muchacha. Fue de nuevo el diario ABC quien acosó a los ultras béticos con artículos (en gran parte inventados y/o exagerados) en los que se hablaba de los "peligrosos cachorros verdiblancos". Una de las cosas que inventaron es que en el grupo había una sección llamada "Vándalos Gol Sur" en la cual, para entrar, había que demostrar que efectivamente se era un vándalo. Este alarde de imaginación por parte de estos periodistas se basó en unas pintadas que aparecieron por Sevilla en la que se leía eso de "Vándalos Gol Sur" y "Gol Sur, tierra de Vándalos", pero todo lo demás fue una falacia. Como íbamos diciendo, estos actos repudiables de agresiones poco justificadas eran protagonizados por sólo un centenar de jóvenes, y acabaron tras un BETIS-Mallorca, donde unos 50 ultras verdiblancos se encontraron en dicha zona de bares con un frente común formado por ultraderechistas, dueños de bares, vecinos, etc. que se "vengaron" de los actos anteriores. Hay que decir que como casi siempre pagaron justos por pecadores, pero lo cierto es que los disturbios no se repitieron.

 

Los constantes incidentes hacen que la presencia policial en Gol Sur se incremente considerablemente, y los tifos de bengalas se convierten en una aventura, ya que lo más fácil era acabar en la calle con dos porrazos en la espalda. La situación fue muy mala en esos momentos, y SGS tuvo que soportar en varios derbys la presencia de antidisturbios mientras veían que en Gol Norte (de ambos estadios sevillanos) se podían encender bengalas sin ningún problema. Una aparición en las ondas de la cadena ser de Sevilla en la que los SUPPORTERS SUR expresan su deseo de repetir lo de Heysel pero en el S.Pizjuán hace que la afición "normal" les vuelva en muchos casos la espalda definitivamente. También aparecieron en el programa "En Familia" de Iñaqui Gabilondo, que junto a Ultras Sur y Boixos Nois les consideró como uno de los grupos ultras más temidos del país.

 

La temporada 88/89 fue triste para los béticos, ya que el equipo bajó a segunda, pero como grupo, los SGS pusieron ya las cosas claras, y en ambos derbys la supremacía fue total. En Villamarín, la treintena de sevillistas que fueron, volvieron a casa calientes o corriendo (grupos de SGS se disfrazaron de sevillistas tras el partido con los "trofeos" recogidos para "atraer" a los biris dispersos de regreso a casa; os podéis imaginar sus intenciones y los resultados), y en Nervión, los SGS igualaron en número a sus rivales y a la salida fueron al sector de Preferencia a esperarlos. Los aficionados "normales" sevillistas se apresuraban a guardarse sus distintivos y no entendían cómo los ultras béticos estaban allí campando a sus anchas. Como no apareció nadie, fueron a la zona de Gol Norte, y como por allí tampoco estaban sus "amigos", siguieron en una peculiar "caza de brujas" por todo el barrio de Nervión. No encontraron a nadie pero la policía efectuó bastantes detenciones. La superioridad de SGS era patente. En los días anteriores al partido del S.Pizjuán aparecieron pintadas de "Heysel II" firmadas por los SGS, que amedrentaron a la afición sevillista hasta el punto de que desde varias horas antes del partido los radicales béticos rodeaban el campo de Nervión e imponían "su ley", robando carnets para acceder al estadio.

 

En estos primeros años del grupo se desencadenó en Sevilla una verdadera "guerra de pintadas" entre los ultras de ambos equipos, y raro era el muro o valla que no estaba pintada por un grupo, habiendo muchos lugares en que las pintadas de unos encima de los otros eran tantas que apenas se leía nada.

 

El equipo estuvo un año en segunda (89/90) y los SGS invadieron Jerez y Huelva. En Jerez apenas hubo problemas ya que los Ultra Muces del Xerez desaparecieron de los alrededores y los incidentes fueron con los "seguratas" del estadio, ya que se entró en avalancha sin entradas y se destrozaron vallas, sillas, bares del interior, etc., además de robar botes de pintura que se lanzaron a la pista de atletismo. En Huelva hay incidentes con algunos aficionados onubenses aunque poco reseñables. También se viaja al Calderón (At. Madrileño).

 

La temporada del regreso a 1ª, 90/91, fue también la del cambio, ya que la peña se transforma políticamente, llegando skinheads a ella, y vuelven los problemas entre miembros de distintas ideologías.

 

En los derbys ya hay menos incidentes. Los sevillistas ya sólo van a Villamarín testimonialmente y los SGS van a Nervión, pero la policía ya tiene un gran control sobre el tema. También los precios de las entradas en ambos estadios se disparan y es difícil acudir a los partidos de máxima rivalidad. Los Yomus van a Sevilla y hay algunos incidentes con ellos (la policía ha de meter en los servicios del estadio a algunos, ante el cariz de los acontecimientos, y a la salida hay más incidentes, ya que los Yomus, quizás dolidos en su orgullo, cargaron contra un grupo de chavales béticos y la policía detiene a algún hincha valencianista). La temporada acaba con un nuevo descenso de categoría. De esta época son pancartas como la de "AVALANCHA VERDE", de color naranja, que seguramente sería la única pancarta de ESPAÑA hecha a rotulador "edding" íntegramente, pese a medir unos 10 metros (todo un alarde de paciencia).

 

Llega la travesía por 2ª División. Tres largos años en los que la anarquía es total, salvo en el último.

 

En el primer año (91/92) lo más reseñable son los incidentes con la policía en Mérida, con el partido sin concluir y enmedio de la pista de atletismo, siendo necesario material antidisturbios para terminar con los lanzamientos de bengalas a la policía y para que los SGS vuelvan a la grada, ante las caras de estupor de los aficionados emeritenses. También destacar el desplazamiento a Jerez por cierre del Villamarín, con un gran tifo de rollos.

 

El año siguiente, tras la promoción perdida, el equipo se queda en 2ª pero el ánimo no decae, y los SGS viajan a Mérida, donde esta vez los incidentes son en la plaza del pueblo con los aficionados emeritenses (lluvia de botellas sobre Legiones Sur), a Badajoz, también con algunos incidentes, Marbella (los aficionados marbellíes no pudieron salir de la grada durante más de una hora), Madrid...

 

Se saca un modelo de camiseta, nuevas bufandas bordadas y bufandines de raso.

 

Llegamos a la temporada 93/94, la última en 2ª, y el grupo se organiza definitivamente. Comienzan los tifos organizados (cartulinas, etc.), se comienza a editar el fanzine "Siempre Fieles" (con tirada de 250 ejemplares), se hacen unos 300 socios, el material se multiplica, sacando camisetas, pegatinas, gran cantidad de fotos, fotomontajes, etc., y se viaja a muchos lugares. En Marbella se producen bastantes incidentes con la policía, ya que los SGS van a la grada del K.A., pero estos no salen y hay cargas de la policía, utilizando incluso perros para dispersar al grupo.

 

A Cádiz se va en 5 buses, totalmente controlados por la policía, y no hay incidentes, sólo un hecho curioso, y es que los buses pararon en la plaza del ayuntamiento de un pueblo porque los ultras béticos querían "ir al servicio", y claro, al hacerlo todos en la vía pública, los mismos antidisturbios que iban con ellos cargaron contra el personal, por lo que la gente se dispersó con "todo" al aire y se metió en el primer bus que pillaron. A Mérida se va en Copa y Liga con pocos incidentes. Sin problemas se va también a Badajoz, Toledo, Castellón (pocos), Madrid (Leganés y Ciudad Deportiva) y Burgos.

 

En Toledo, según parece, los K.V. andan diciendo que fueron a por SGS tras el partido. Pero lo cierto es que por allí no se les vio el pelo.

 

En Burgos, el grupo va a pasar la noche y se ven sorprendidos en lo que se podría llamar una emboscada por gran cantidad de okupas que provocan a SGS insultando al BETIS, a Sevilla, a Andalucía y a ESPAÑA, por lo que cuando el grupo responde contundentemente, empiezan a aparecer multitud de bates de béisbol, palos, porras y hasta sprays en las filas de los provocadores, debido a lo cual los SGS se ven obligados a retirarse, sufriendo alguna "baja". El resto de la noche, así como el partido, fueron una fiesta (7000 béticos) para celebrar el último ascenso verdiblanco. La celebración en Burgos también tuvo su reflejo en Sevilla, donde la Plaza Nueva sevillana fue tomada por los béticos. Un grupo de ultras sevillistas fue allí a incordiar, suponiendo que los SGS estarían en Burgos, pero no todos estaban allí y tuvieron que huir por las calles del Centro de Sevilla, sufriendo alguna agresión por parte de miembros de SGS y de algunos ex-miembros que fueron a dicha plaza a festejar el ascenso y tuvieron la oportunidad de rememorar viejos tiempos.

 

En el Campeonato de Copa, el BETIS elimina al Barcelona y SUPPORTERS SUR inventa eso de "MUCHO BETIS", que será el "slogan" elegido para el tifo de Semifinales de Copa frente al Zaragoza, inmortalizando la frase que sería después el santo y seña de la Betismanía que invade Sevilla, Andalucía y ESPAÑA entera.

 

No podemos olvidar las visitas en estos años de segunda al Gol Norte nervionero (sobre todo por parte de los skinheads), con graciosas carreras de los aficionados rojiblancos y con una pancarta e innumerables bufandas como trofeos, destacando un s.f.c.-R.Madrid en el que 12 Supporters Sur pusieron en fuga al grueso de biris que se dirigía a Gol Sur tras el partido.

 

En cuanto a tifos organizados la temporada 93/94 es la primera en la que se realizan coreografías en todo el Gol Sur como ya hemos dicho (ya unos años antes se habían hecho cosas menores, como letras gigantes pidiendo la dimisión de Retamero, pero sólo en la zona central de la grada) y en el último partido de liga se celebra el ascenso con tifo de cartulinas en Gol Sur y Fondo (formando la palabra BETIS) y de globos en Gol Norte.

 

En la temporada del regreso a la División de Honor los SUPPORTERS SUR están presentes en Santander, Madrid (Calderón y Bernabéu), Oviedo, Zaragoza, Valladolid, Albacete, Barcelona (Sarriá y Nou Camp) y Valencia, siendo el año en que el grupo más se desplaza. Es de destacar que los incidentes en estos desplazamientos han sido prácticamente inexistentes, debido quizás a que el BETIS despierta una tremenda simpatía en el resto de ESPAÑA y en casi todas las ciudades mencionadas los ultras respectivos se acercaban a los SUPPORTERS SUR con claras intenciones de beber y comentar cosas juntos, ante lo cual la elección es clara: a reírse y pasarlo bien cantando y bebiendo, en lugar de buscar bronca gratuita. En el verano del 94 se disputó el Trofeo Ciudad de Sevilla, donde al pedir escolta los aficionados sevillistas apenas hubo incidentes (sólo lanzamientos de botellas y cargas policiales). También se disputó un partido benéfico en el campo del s.f.c. entre los dos equipos sevillanos, donde no hubo "contacto" con los sevillistas. En el derby de filiales la pancarta de sección giralda de biris pasó a poder de SGS. Al parecer ahora ya han hecho una nueva.

 

En el derby s.f.c.-BETIS de la 94/95 se produjo un hecho curioso, y es que los aficionados sevillistas quedaron a la una de la tarde en su estadio para hacer una barrilada. Los SUPPORTERS SUR quedaron a las 16:30 en una zona céntrica de la ciudad para partir hacia Nervión. Pues bien, a eso de las tres y media de la tarde unos dos o tres centenares de jóvenes sevillistas se dirigieron hacia la zona de reunión verdiblanca, donde a esa hora se encontraban unos 10 ó 12 chavales béticos algo despistados. La carrera fue importante. Cuando fueron llegando los ultras béticos al citado lugar y se enteraron de lo ocurrido se vivieron momentos bastante tensos, ya que todos querían partir en busca de esos cobardes, pero la policía, que ya había tomado posiciones (tarde, demostrando una vez más su enorme torpeza) lo impidió. Al llegar al barrio de Nervión todo estaba tranquilo. Nadie esperaba. Tras el partido la policía retuvo a los hinchas verdiblancos y a la salida un grupo de unos 25 ó 30 de los más radicales consiguió separarse del resto. Fueron estos los que se encargaron de hacer huir a unos 50 ó 60 miembros de la peña sevillista biri biri que corrían diciendo "...que vienen, que vienen los SUPPORTERS..." en las cercanías del estadio de Nervión.

 

En el partido de vuelta en Villamarín, al que se le llamó el "derby del siglo" puesto que quien ganase jugaba la UEFA (aunque al final pese a la nueva derrota sevillista ambos equipos obtuvieron su clasificación) el Consejo de Administración bético puso unos precios prohibitivos. Los sevillistas iban a ir en masa a Heliópolis (ahora la policía les escolta y el miedo es menor) pero dichos precios lo impidieron. Los que fueron sólo recibieron algún lanzamiento lejano ya que la policía esta vez volvió a hacer un gran despliegue, empezando por no dejar salir a los SUPPORTERS SUR de su bar, lo cual no consiguieron aunque sí retrasaron la hora de partida de los hinchas béticos hacia la "marcha" rival. A la salida se repitió la historia, y los antidisturbios a caballo despejaron la zona. Tras el último partido de Liga, con el R.BETIS clasificado en tercer lugar gracias a su victoria en el Bernabéu, los béticos celebran "la UEFA" en su lugar habitual (Plaza Nueva), y los ultras sevillistas hacen exactamente lo mismo que un año antes, es decir, van allí pensando que los SGS estaban en Madrid y pasa lo de siempre, sólo que además en esta ocasión "pierden" incluso un megáfono.

 

En cuanto a visitas de otros grupos ultras, en la 94/95 vinieron a Villamarín los Yomus/Lubos (esta vez sin problemas), Gaunas Sur, Ultras Sur, Frente Atlético y algunos radicales del Ath.Bilbao, que fueron los únicos que tuvieron problemas con SUPPORTERS SUR. También aparecieron por Villamarín aficionados del Coruña sin incidentes hasta que sacaron una pancarta de "Forza Depor" habitual del fondo de los Riazor Blues, la cual les arrebataron dos miembros del grupo que subieron hasta el Voladizo de Preferencia donde se encontraban.

 

Se hicieron multitud de tifos esa temporada 94/95, demostrando a muchos que SUPPORTERS SUR no tenía porqué soportar la fama que aún arrastraba entre la afición del BETIS, cosa que ya se está consiguiendo cambiar al haber disminuido los incidentes injustificados. También el material se va incrementando en cantidad y calidad, apareciendo llaveros, insignias y muchos montajes y pegatinas nuevos, además de una nueva bufanda. Se ha hecho ver a algunos que la autofinanciación es posible aunque eso sí, requiere un trabajo mucho más arduo que si te dan todo hecho. A final de temporada se consigue el tan ansiado cuartito para guardar el material, tras sufrir la desaparición de varias pancartas emblemáticas del grupo a manos de algún empleado del club, ya que estaban guardadas en una dependencia que no era de uso exclusivo del grupo.

 

En la pretemporada 95/96 se va al Trofeo Carranza y al Colombino, y en el primer partido de liga en Mérida se dieron cita allí unos doce SGS que viajaron por su cuenta. Los aficionados emeritenses provocaron a los pocos ultras béticos creyendo seguramente que al estar en inferioridad se iban a callar, lo cual no ocurrió y algún listillo tuvo que ser llevado al hospital a consecuencia de los botellazos y sillazos que se vieron por allí.

 

En los dos primeros partidos de UEFA no se producen incidentes con los hinchas rivales, que acuden en poco número a Villamarín (Fenerbahçe y Kaiserslautern). Contra los alemanes se hace tifo de cartulinas. Se va a Vallecas, Salamanca y Albacete casi de una tacada, llegando el que sería el primer Euroviaje de SUPPORTERS SUR en su historia: Burdeos. Ya algunos miembros del grupo estuvieron en Estambul, pero no pudieron colocar las pancartas bien y en realidad sólo eran tres o cuatro, por lo que no se puede considerar éste como un desplazamiento ultra. Lo de Burdeos es para los miembros de SUPPORTERS SUR difícilmente explicable, ya que el ambiente verdiblanco fue impresionante. Se hizo un tifo a base de botes de humo naranjas y amarillos unidos a varias bengalas que hizo que la curva norte del estadio Lescure se convirtiera en una réplica del infierno, pese a que los gendarmes habían requisado el 80% del material pirotécnico. En la visita del Barcelona al Villamarín los ultras béticos tuvieron enfrentamientos en las inmediaciones del estadio con las fuerzas antidisturbios, las cuales tuvieron que refugiarse en la grada (cinco agentes atendidos en centros hospitalarios), tardando bastante tiempo en evacuar a los ultras barcelonistas. Un chaval que poco tenía que ver con el asunto fue detenido como chivo expiatorio. En este partido se intentó un tifo de tiras que salió fatal debido a la nula colaboración del público. En el BETIS-s.f.c. el despliegue policial fue cortito y bastantes miembros de la peña sevillista biri-biri fueron agredidos, ya que la policía les hizo salir poco a poco. Al día siguiente los biris se quejaron en la Prensa sevillana de este hecho. El tifo de este día se tuvo que suspender debido a la lluvia (al igual que pasó con la vuelta del día del Girondins en UEFA).

 

Contra el Celta de Vigo se encienden 500 bengalitas de Navidad con letras deseando un "Feliz Año Verdiblanco". Contra el R.Oviedo se hace un tifo consistente en levantar todas las pancartas del grupo en la grada, teniéndolo que hacer sin palos, por lo que no quedó todo lo bonito que se esperaba. El día del Valencia se hizo un tifo de cartulinas en Fondo y Gol Sur, estando previsto "meter" también el Gol Norte, cosa que no se pudo hacer por falta de cartulinas. En el Calderón, la Sección Madrid hizo un tifo de tiras y en el último partido de casa de la temporada 95/96, SUPPORTERS SUR hace un tifo consistente en levantar un gran escudo bético con la leyenda "SUPPORTERS GOL SUR SIEMPRE CON VOSOTROS" y a los lados unas grandes letras que decían "MANQUEPIERDA", todo esto acompañado con 20 banderones en el césped. Este tifo tampoco salió como se quería por culpa del fuerte viento reinante, y es que en esta temporada de la que hablamos los "elementos" les han jugado una mala pasada tanto al equipo como al grupo, anulándose o retrasándose varios tifos.

 

En la recta final de la Liga se ha producido algo realmente importante en el beticismo, ya que muchos han olvidado el viejo lema verdiblanco que ha dado la vuelta al mundo, y los ultras béticos han dado una lección a esos supuestos béticos "del éxito", con cánticos constantes y una animación total de su grada.

 

El derby s.f.c.-BETIS de esta temporada será recordado sin duda durante años, ya que la policía no "acompañó" a los SUPPORTERS SUR hasta Nervión (como en los viejos tiempos), y estos fueron hacia el bar "Flamingo", sede de los biris, los cuales huyeron despavoridos ante la carga de los SGS, pese a lo cual varios rojiblancos fueron agredidos por no correr lo suficiente.

 

En cuanto al tema de las secciones hay que decir que la más antigua y la mejor es la Sección Barcelona (1989). Han ido a todos los campos catalanes a ver al BETIS, llenando un bus en algunas ocasiones (Palamós) y haciendo bengaleos en estadios como el Nou Camp o Sarriá. Esta sección publica su fanzine, tiene alrededor de 100 socios con carnet de la misma y posee material como camisetas, montajes, pegatinas, e incluso una bufanda propia. Esta sección ha seguido al BETIS en sus desplazamientos a Madrid (Leganés), Zaragoza, Valencia, Albacete, Burdeos, y ha estado presente en varios partidos en Villamarín, además de presenciar varios derbys en ambos estadios sevillanos. También fueron a Sarriá en la visita de los hinchas sevillistas con motivo de un Español-s.f.c., aunque no pudieron tener contacto con ellos al estar escoltados, cosa que jamás han pedido los Supporters Barna pese a haber tenido más que problemas en repetidas ocasiones. Su historia es casi tan amplia como la del grupo en sí.

 

La Sección Madrid fue la segunda fuera de Andalucía, y va a todos los partidos del BETIS en la capital, además de viajar a Toledo, Burgos, Valladolid, Albacete, Salamanca, Barcelona, Huelva, sin olvidar a los miembros que van a Sevilla cuando pueden. Son alrededor del medio centenar.

 

De la Sección Canarias hace tiempo que no tenemos noticias, y desde aquí les hacemos una llamamiento para que vuelvan a dar señales de vida.

 

En la provincia de Sevilla hay legalizadas varias secciones como son las de Écija, Lebrija, Los Palacios, Alcalá, San José, La Algaba, Dos Hermanas, Marchena, Pier Luigi (Carmona) y otras no legalizadas. Dentro de Sevilla destacan las secciones Infierno Verde, Joven, Curva Verde, Bad Boys 100%, Alcohólica, Nueva Sevilla, Bootboys & Green Power (skinheads), Asalto, Orgasmo Verdiblanco, Ketegú y la Zikatriz. Muchas de estas secciones editan sus propios fanzines y poseen su propio material. En SUPPORTERS SUR las secciones han de pagar 1000 pts. anuales para "legalizarse", y así poder guardar sus pancartas en el cuarto del grupo, así como aparecer en una clasificación de secciones oficiales que se publica de vez en cuando en el fanzine del grupo con el objeto de destacar a las secciones que más hacen por él, aunque esta clasificación se ha anulado recientemente para evitar piques absurdos.

 

Recientemente se ha creado la Sección Huelva, que ha acudido a un derby y a algún partido de casa, además de animar al BETIS en el Trofeo Colombino cuando el equipo verdiblanco participa en él. Están en formación las secciones Valencia y Zaragoza.

 

El material actual de SUPPORTERS SUR se compone de multitud de fotos y fotomontajes, pegatinas, insignias, llaveros, mecheros, bolígrafos, dos modelos de parches, camisetas, sudaderas, cinta de vídeo (dos horas y más de nueve partidos) y en definitiva, lo típico de un grupo ultra. El fanzine actualmente ya no se llama "Siempre Fieles", volviendo al antiguo nombre ("Gol Sur"). El actual está hecho a ordenador, habiendo elevado bastante su calidad. En el BETIS-At.Madrid 95/96 se estrenó la megapancarta del grupo, de 26 metros de largo por 2'5 de alto, siendo de las más grandes (si no la más) de ESPAÑA, aunque duró poco debido a que el lugar donde se pone no es el adecuado y los niños pequeños acaban cargándosela. El carnet del grupo también va aumentando su calidad año a año. Actualmente cuesta 500 pts. hacerse socio, y aparte de los descuentos en material las barriladas gratis sólo para socios son el principal aliciente para pagar la cuota anual.

 

Esta temporada 96/97 el grupo SUPPORTERS SUR quiere mandar a todos sus socios y simpatizantes un saludo, sobre todo a las secciones que más se mueven y a las de fuera de la capital andaluza, por su fidelidad en la distancia. Este libro del 10º Aniversario va dedicado a todos los miembros del grupo que han luchado por él como han podido en las diversas épocas que hemos atravesado. A los nuevos miembros, pedirles que no abandonen nunca el grupo, y a los que llevan más tiempo, que continúen. A todos, pedirles que formen una piña y convirtamos SUPPORTERS SUR en algo más que un grupo animador; un grupo de camaradas de verdad.

 

 

SUPPORTERS SUR.