AFGANISTAN
 
Antes de la guerra entre los EEUU y los talibanes de Afganistán, muy poca gente de occidente hubiera sabido ubicar este país en el globo terrestre (como aún pasa con países como Eritrea, Bhután o Belice).
Normalmente solemos conocer solo aquellos países (aunque solo sea de oídas) que por una razón u otra (generalmente mercantil) se cruza en el camino de nuestros intereses.
Afganistán no era un país candidato a ser conocido, pues a pesar de su importante producción de opio, para la mayoría de nosotros permanecía en la oscuridad de la ignorancia geográfica.
En cambio no hubiese pasado lo mismo si hubiésemos preguntado a algún ciudadano de la antigua URSS. Ellos, quien más quien menos, hubiesen sabido que se trataba de un país vecino, al sur de las actuales repúblicas del mar caspio surgidas del antiguo turquestán y engullidas por la fiebre expansionista del comunismo soviético.
La URSS mantenía un frente abierto contra los "Señores de la Guerra" afganos, durante la guerra fría contra los EEUU. El objetivo del Imperio de los Soviet era anexionar este país dentro de su federación y ampliar sus dominios hacia el sur, con expectativas puestas en conseguir el control del histórico paso hacia China e India por el Hindu Kush, o hasta el mar anexionando también Pakistán, o al golfo pérsico con un Irak comunista, consiguiendo así el predominio sobre una región estratégica para dar salida al petróleo del turquestán hacia Asia y ampliar las reservas petrolíferas de la zona del oriente medio dándoles también salida al Océano Índico.
Sino fuera por esa situación estratégica mundial de la que goza, Afganistán para la Unión Soviética, solo le hubiera interesado como nuevos tierras cultivables para plantaciones de algodón, por ser territorios muy áridos, y por unas no muy definidas reservas de gas.
 
El entrenamiento de guerrilleros afganos por parte de los servicios secretos del Pakistán, aliados íntimamente con sus homónimos Británicos y Estadounidenses, subvencionados y armados por material de guerra yankee, servían para luchar contra la amenaza de la expansión comunista más que para ayudar altruistamente a unas etnias belicosas de un país islamista radical, situado en unas tierras semidesérticas sin otras riquezas que un buen puñado de adormideras para la obtención de una importante producción de opio, materia prima muy cotizada en occidente. De hecho, como nota curiosa, el 80 o 90% de la heroína que se consumía en Europa antes de la invasión de 2001 era originaria de los campos de adormideras afganos.
Pero a pesar de ello, las razones para que los EEUU mantuvieran durante décadas el apoyo a los talibanes de Afganistán, eran de un calado más profundo.
¿Que había realmente tras esa trama de espesas alianzas entre extremistas islámicos de distintos países, guerreano contra la Unión Soviética, entrenados en territorio pakistaní y armados con armamento puntero Americano, con los señores moralistas de los EEUU vestidos con etiqueta? Durante la guerra fría sirvieron para frenar el avance hacia el sur de la URSS y producir el desgaste de la potencia comunista.
Más tarde, con el paso del tiempo, cambiaron los intereses y objetivos, y lo que antaño fueron unos secretos aliados de EEUU, creados por ellos mismos, se convirtieron en un estorbo.
 
Tras los hechos del 11 de septiembre y dando por cierta la hipótesis de que los talibanes estuvieran implicados indirectamente con los atentados, dando protección y escondite al presunto responsable Osama ben Laden, los EEUU irrumpieron en este pobre país de Oriente Medio depauperado por décadas de enfrentamientos con la segunda potencia mundial, la URSS y por multitud de conflictos internos.
Pudiera ser más que cierto que hubieran vínculos entre los talibanes y Osama ben Laden, pero lo que es difícil creer es que unos cuantos pastores de cabras pusieran en tal peligro a la mayor potencia mundial. Lo que sí podía ser muy cierto es que el supuestamente proscrito agente internacional de la CIA hubiese mantenido relaciones con el régimen talibán antes de la ocupación yankee de Afganistán, ya que podía haber sido el mismo Ben Laden quien hubiese hecho de mediador entre los intereses de los EEUU contra los Rusos en ese país. Al fin y al cabo, Osama ben Laden era un agente internacional de la CIA especializado en Oriente Medio...
 
Osama ben Laden
Osama ben Laden es (o era si es que ya está muerto) miembro de la familia más rica de Arabia Saudita, la familia real.
Tras la segunda guerra mundial, las relaciones entre la familia real de Arabia Saudita y los Estados Unidos fueron siempre de lo más fructíferas, a pesar de las pequeñas traiciones puntuales a la confianza de los Árabes.
La descendencia de la familia real de Arabia Saudita fueron educados en universidades Estadounidenses. Residieron en él, y muchos de ellos aún residen en ese país. Como buena familia adinerada con fuertes intereses en el petróleo, aunque procedentes de un país con costumbres tan distintas a occidente, hicieron amistad con familias estadounidenses del mismo ramo, entre ellas la familia Bush.
Con el paso del tiempo, uno de los vástagos de esa extensa familia Saudita, entró a formar parte del engranaje de la Agencia Central de Inteligencia de los EEUU (CIA). Fue formado como agente secreto internacional especializado en el mundo árabe e islámico.
En un momento de la carrera de este preciado agente internacional y por motivos desconocidos, el carismático Osama ben Laden, aparentemente renegó de sus ataduras con la Central Intelligence Agency y empezó a perpetrar "gamberradas" en forma de atentados contra intereses de los EEUU en el mundo cercano al ámbito musulmán.  
A Osama se lo hace responsable, o comparte responsabilidad, de distintos atentados en África, Oriente Medio y Sureste Asiático. Estos atentados fueron perpetrados por distintos grupos terroristas supuestamente bajo comando de una misma y más grande organización terrorista llamada Al Qaida (La Base), de carácter internacional y corte fundamentalista islámica, con estructura piramidal múltiple, en la que Osama ben Laden se encuentra en la cumbre de todas ellas.
Parece curioso como a medida que va pasando el tiempo esta organización terrorista cada vez amplia más sus tentáculos hasta convertir-se en una especie de multinacional del terrorismo, independientemente de su línea fundamentalista y de sus supuestos objetivos, sin que en ningún momento sea ni descubierta ni desmantelada, a pesar de los grandes esfuerzos que aparentemente realizan las potencias occidentales. Alguna que otra vez se desmantelan pequeñas células del ese gran organismo, que más que darnos pistas de la localización del gran monstruo, lo que mayoritariamente consiguen es autentificar cada vez más la existencia de ese gran fantasma del terrorismo internacional.
 
Un dato curioso sobre el particular estado de salud de Osama ben Laden es que desde hacia tiempo se le conocía un importante problema de salud. Padecía una deficiencia renal crónica que le obligaba someterse a diálisis de sangre "enchufado" a una máquina para poder así purificar esa sangre que los riñones no filtraban y que poco a poco le iban envenenado la vida.
Parece ser que en una de esas "gamberradas" (al parecer, la más grande de todas ellas) contra los EEUU, Osama ben Laden se encontraba en un estado de salud muy precario, aunque a pesar de todo pudo planear y ejecutar los atentados al WTC y al Pentágono. Aparentemente, acto seguido va y se esconde entre sus antiguos colegas talibanes en Afganistán, donde supuestamente habría llevado también una compleja máquina para hacer diálisis de sangre, que tendría que haber instalado entre trinchera y trinchera mientras duró toda la invasión de EEUU a Afganistán. Y lo que es peor, cuando se supone que huyó (o se escondió para siempre) debió llevarse con sigo la máquina y buena parte del equipo médico necesario, especialista renal inclusive.
 
Los Talibanes
Según las fuentes oficiales, los talibanes serían un grupo integrado por estudiantes de teología procedentes del sur del país (de la región de Kandahar) y de etnia pashtún.
Aunque las versiones no oficiales muestran como los talibanes son una creación de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de EEUU en cooperación con la Inteligencia Inter-Servicios (ISI) de Pakistán.
Luego de la invasión soviética a Afganistán en 1979, la CIA habría alentado a los grupos islámicos militantes de todo el mundo para que fueran a Afganistán. Los EEUU y sus aliados entregaron 3 billones de dólares para construir el "movimiento de resistencia" más grande jamás fundado.
Pakistán desempeñó un papel central en la operación. No sólo porque la mayoría de los militantes habrían sido preparados y entrenados en los madrasas (colegios religiosos islámicos) y campamentos pakistaníes, sino también porque Pakistán les habría dado dinero y armas. La CIA habría dejado en poder de los especialistas Pakistaníes gran parte de las decisiones sobre cómo usar los fondos de los EEUU.
Supervisando los militantes islámicos en Afganistán, Pakistán habría expandido su esfera de influencia en la región.
 
Luego del retiro de las tropas soviéticas en 1989, los EEUU perdieron interés en las gigantescas fuerzas fundamentalistas que ellos habían concentrado en Afganistán. Una vez que terminaron los pagos, el frente islámico se desintegró y los grupos comenzaron a luchar por la supremacía y a aterrorizar y saquear la población. Al principio de los años 90, fue en Pakistán donde surgió el talibán actual.
Una figura sobresaliente en el gobierno paquistaní habia hecho lobby en favor del talibán en el exterior y movilizó fondos considerables, especialmente de parte de Arabia Saudita.
 
La guerra EEUU-Afganistán
Muy poco tiempo después de los atentados del 11 de Septiembre, los EEUU hizo público un comunicado en que decía que sabia quienes habían sido los responsables y que además conocía el lugar donde se escondían los terroristas, aunque no pudo mostrar las pruebas por ser secreto de estado (extraña excusa cuando el edificio donde se encontraban las oficinas centrales de la CIA había desaparecido bajo los escombros junto con todos sus documentos...)
Pocos meses después, en un acto en "legítima defensa", EEUU entra e invade un país, que lo peor que había hecho era ser islámico (un tanto revulsivo para la mentalidad occidental, por cierto), tener armamento made in USA y proteger al cerebro de la aún no muy famosa Al Qaida, además de otros pequeños delitos vergonzosos como criar cabras y adormideras.
Las importantes reservas de gas en el norte del país, con un proyecto de gasoducto por medio supuestamente adjudicado a una empresa norteamericana, la Unocal, así como los yacimientos por explotar de minerales como el uranio podrían hacer pensar que fueran esos los móviles para la ocupación del país tanto por parte de la antigua URSS como por los actuales EEUU.
 
Pero no hay que perder de vista que el territorio que ocupa era (y aún sigue siendo) una zona de especial interés estratégico. En este país existe el histórico paso de la ruta de la seda, el Pamir, que conecta las cordilleras montañosas de Tien Shan, Kunlun, Karakorum y Hindu Kush, dando paso al comercio terrestre entre China y Occidente. Este territorio resulta indispensable para controlar el paso de los futuros oleoductos que tenían que transportar el preciado crudo de la región del mar Caspio y de todo Oriente Medio hasta China, a India y todo el Sureste Asiático.
Controlar los territorios montañosos del noroeste de Afganistán seria algo parecido a controlar el canal de Panamá, solo que de mayor importancia estratégica por el control energético ejercido hacia el gran competidor económico del siglo XXI: China.
 
Hay que recordar que China es la gran amenaza económica para occidente, como también es un futuro cliente muy importante a la hora de precisar energía procedente del petróleo para llevar a cabo su exponencial crecimiento industrial y social que está transformando el país más poblado del mundo y tercero en extensión tras Rusia y Canadá.
Controlar el paso del petróleo hacia un consumidor de tales proporciones, que cada vez necesitará más y más (y más aún cuando el petróleo sea lo suficientemente escaso para abastecer toda la demanda mundial), es un negocio tan importante que a la vez lo convierte en un objetivo político y militar.
 
Una vez solicionada "la parte legal" para llevar a cabo la ocupación de Afganistán por las tropas yankees, los EEUU se alían con Rusia, la ex-potencia soviética. Aunque en un principio esta alianza parezca desconcertante, habida cuenta de la historia reciente entre estas dos grandes potencias, Rusia y los EEUU se ponen de acuerdo para conquistar un país con larga tradición guerrera y con una alta reputación en resistencia. Los EEUU ponen los efectivos materiales, mientras que los Rusos aportan el conocimiento del territorio así como colaboran cediendo las guerrillas del Turquestán especializadas en la confrontación con los talibanes tras décadas de experiencia.
La razón por la que los talibanes merecieron tales medidas y disfrutaron de una tan alta reputación les vino dado por su larga tradición guerrera, su carácter duro, tenaz y resistente, así como la particularidad del territorio que ocupaban, el cual les proporciona una dificultad adicional a su favor.
 
El pacto resultante entre esas dos potencias resuelve que, cuando Afganistán haya caído, se repartirán sus territorios de forma que la capital, Kabul, quede bajo control de los EEUU así como una importante base militar ubicada en la zona. Para Rusia quedará el control y supervisión del resto del territorio afgano.
 
Empieza la guerra.
La opinión pública de occidente no expresa su desacuerdo pues ve esa invasión como el escenario de una telenovela en la que los EEUU actúan e invaden por legítima defensa...
Antes de que las tropas aliadas de Británicos y Estadounidenses actúen, la aviación norteamericanos se encargan de destruirlo todo: escuelas, depósitos de agua, almacenes, graneros, corrales, cabañas rurales, pozos...
Seguidamente, las tropas aliadas empiezan a barrer todo el país de esos antiguos simpatizantes talibanes, ahora llamados terroristas. Estas tropas aliadas que combaten contra esos nuevos terroristas, llamadas Alianza del Norte, fueron un conglomerado de distintos grupos armados de la zona, antiguos enemigos de los talibanes y indirectamente de los mismos EEUU.
En pocas semanas la Alianza del Norte van arrinconando a distintos grupos de talibanes en distintas zonas del país.
Finalmente cae Kabul en manos de la Alianza, pero a pesar de eso los EEUU aún no han ganado la guerra. Parece que los talibanes en vez de ser derrotados, han optado por replegarse para dar comienzo a una guerra de guerrillas en los territorios montañosos del país. Se han escondido en las montañas del este del país, entre las ciudades de Kabul y Kandahar, guarecidos en grutas y cuevas, según cuentan la única prensa oficial informada solo por comunicados de militares estadounidenses, ya que la prensa permanece completamente amordazada dentro de las zonas llamadas "seguras".
Poco después de la toma de la capital por tropas aliadas, los EEUU envia allí tropas llamadas pacificadoras que lo que realmente pretenden es controlar la zona y no dejarla en manos de la vencedora Alianza del Norte, que al fin y al cabo no son más que extraños ajenos a los intereses occidentales.
Tras varias semanas sin ocurrir ninguna batalla remarcable o decisiva, así como tampoco otra maniobra militar determinante, se anuncia el fin de la guerra con la victoria de los EEUU y el aplastamiento de los talibanes. Aún así, los rebeldes y la amenaza continuan, además de quedar muy lejos la instauración de un régimen político solido y, menos aún, democrático.
 
La versión no oficial de la guerra
Hasta que dio lugar la toma de Kabul, todo fue ocurriendo más o menos como estaba contando la prensa oficial, con más o menos contenido demagógico, hipocresía y publicidad humanista.
Los informadores y periodistas estaban sujetos a los comunicados de guerra que se dejaban filtrar desde las cumbres militares y ésas eran las informaciones que llegaban a los medios de comunicación del mundo entero. Ningún periodista tenia acceso directo a la primera línea de batalla. Las vidas de los periodistas peligraba enormemente si dejaban la seguridad de las zonas controladas por militares aliados, donde se les garantizaba su protección. Ya fueran informantes de medios de comunicación conocidos, como periodistas independientes, ninguno podía desplazarse libremente por el país en busca de la noticia fresca y en directo so pena de ser asesinados por comandos rebeldes, como efectivamente ocurrió en muchos casos, algunos de ellos con enorme revuelo.
Según denunció Periodistas sin Fronteras, algunos reporteros fueron agredidos por las milicias de los gobernadores, o por soldados norteamericanos, cuando investigaban sobre temas delicados, y las autoridades ún no han conseguido ningún progreso en lo relativo al asesinato de cuatro periodistas, en noviembre de 2001. También denuncian como los servicios de seguridad se han demostrado incompetentes en la investigación sobre el asesinato de periodistas de Reuters, de Il Corriere della Sera y de El Mundo, que tuvieron lugar en noviembre de 2001, en la carretera que une Jalalabad con Kabul. Más allá del efecto que supone anunciarlo en la prensa, la policía no ha sido capaz de detener a los sospechosos a los que, sin embargo, afirmó tener identificados.
Como ejemplo de desinformación sirve saber que personal del ejército uzbeco que trabajaba en la base aérea instalada en el país vecino, dijeron que las cifras de bajas norteamericanas eran distintas a la realidad que ellos veían y a lo que informaban en Washington o en la CNN.
Sabiendo la dificultad de conseguir informaciones no sesgadas, solo se supo que justo en el momento de ser anunciado que la resistencia de los talibanes, tras la caída de Kabul, se habían refugiado en las montañas del este del país, al sur de la capital, surge una incongruencia en la lógica de la estratégica tomada por las veteranas guerrillas afganas. Utilizando simplemente el racionamiento lógico vemos como aflora la necesaria reflexión de los hechos sobre la estrategia seguida por los talibanes, habida cuenta de lo poco fiable de las informaciones. Si Afganistán es un país montañoso en sus dos terceras partes, empezando al nordeste en la misma cordillera del Himalaya, el macizo Karakorum, hasta el desierto del Rigestán, al sur del país fronterizo con Pakistán (fiel aliado norteamericano), llegando hasta Irán, al noroeste del país, ¿como es posible que los experimentados talibanes decidieran esconderse en un insignificante macizo montañoso de muy fácil acceso, teniendo el gran norte para poderse esconder, con montañas más altas y abruptas que les podian proporcionar mayor protección de los ejércitos regulares estadounidenses? Si un cerebro como el que al parecer asistia a Osama ben Laden era tan buen estratega como para realizar un atentado múltiple tan bien organizado, rico en recursos y con tanto acierto como el perpetrado en los mismos EEUU el 11 S., ¿porqué ese estratega no escogió buscar un escondrijo cerca de la gran e inaccesible cordillera del Himalaya, donde existen profundas cuevas y grutas bien escondidas donde poder protegerse mejor de la artillería y aviación estadounidense, donde además limita con la gran China neutral al conflicto, y en cambio se "hospedan" en zonas semidesérticas y hostiles debida a su proximidad al vecino Pakistán, aliado político de EEUU, donde además quedan al descubierto en tres de sus cuatro flancos?
Esta es una gran pregunta sin respuesta, que de no plateárnosla daría a los EEUU un protagonismo fulminante: los EEUU habrían sabido controlar perfectamente la situación.
Pero es precisamente al analizar un acontecimiento natural de gran envergadura que "casualmente" ocurrió en el periodo de tiempo comprendido entre la toma de Kabul y las posteriores semanas de la guerra, cuando ésta se dio por finalizada y por aplastadas las guerrillas talibanes, que una sospecha se transforma, con la mirada fría del paso del tiempo, en una siniestra realidad.
Los terremotos de gran magnitud en la escala Richter ocurridos en esas fechas al norte del país, coinciden sospechosamente con la destrucción de los talibanes escondidos en grutas y cuevas, solo que en vez de que los movimientos sísmicos ocurrieran en las montañas donde supuestamente se escondían los rebeldes al sur del país, según las versiones oficiales, tubieron sus epicentros en el Hindo Kush, al nordeste de Afganistán.
Es altamente probable que los talibanes, en vez de esconderse al sureste del país, hubieran escogido bien su emplazamiento en donde tendrían que resistir, tal como habían hecho hasta el momento, contra las fuerzas pro-rusas con mucho éxito. Los macizos montañosos cercanos a la cordillera del Himalaya y no en unas montañas cercanas a Pakistán, al sur de la capital, eran decididamente mejor escondrijo, si bien es muy probable que hubieran quedado grupos dispersos de talibanes por todas las zonas del país.
La única estrategia factible para los EEUU sería la de utilizar un armamento especializado para "hacer salir al conejo de sumadriguera". Para ello, ¿qué mejor que un armamento nuclear de profundidad, los Penetradores Nucleares Robustos (RNP)? Solo era necesario burlar tanto a la opinión pública como a los organismos internacionales, así como a la liga del Tratado de No Proliferación Nuclear.

Como Afganistán tenia un largo historial en cuanto a actividad telúrica, unos cuantos "terremotos" más, no levantarían excesivas sospechas. Solo hacia falta hacer creer que los talibanes se encontraban al sur de Kabul para que cuando estallasen los "terremotos" al norte de la capital nadie se removiera incómodamente de su sillón de espectador.
Para conseguir eso, solo hacia falta controlar los medios de comunicación para así poder filtrar las informaciones falseadas necesarias que convenian a los EEUU. Los salvajes atentados contra periodistas, muchos de ellos mortales, servían a ese efecto. Poque a pesar de las apariencias, ¿no serian los talibanes los más interesados en que los periodistas fueran imparciales en sus informaciones, habida cuenta de la crudeza y la desproporción entre los dos bandos implicados? Sin pretender defender el honor de los talibanes, que ya pudieran haber sido ellos los responsables, aunque bastante trabajo tenian en defenderse ellos mismos, solo hacía falta no dar la protección necesaria a la prensa para tenerla atada de pies y manos.
Siendo así, es muy posible que la noticia sobre la ubicación de los combatientes afganos estuviera manipulada y ayudara a no levantar las temidas sospechas de la utilización de armamento nuclear.
 
Los "terremotos" ocurrieron y la comunidad internacional no se inmutó. Ni tan solo sospechó que en esa guerra se podía haber utilizado armamento nuclear, solo que de forma camuflada como actividad sísmica de origen natural.
Solo algunos iluminados fundamentalistas cristianos vieron en ello una relación importante, solo que creyeron o hicieron creer que era una ayuda divina a los que "In God we trust". Algunas publicaciones religiosas de occidente, como ya es habitual, vieron en esta guerra coincidencias con el Fin de los Días.
 
Tras la victoria a los talibanes solo cabía esperar que en el país se instalara un gobierno títere de Occidente. Y si ese no fuere el caso, mantener la discordia necesaria para que el país no alcanzara demasiado temprano ni la libertad ni la democracia, pudiendo así mantener el mayor tiempo posible el control estratégico de unos territorios vitales para el paso energético hacia esa China inquietante, que emergía al mundo como una potencia económica peligrosamente arrolladora.
 
Hasta el momento se han ido consiguiendo todos los objetivos... excepto capturar a aquel ex-agente de la CIA, amigo de la familia Bush, enfermo renal y psicópata responsable de unos atentados que resultaron ser la excusa perfecta para legitimar una guerra esperada y buscada, que de otra forma hubiese sido ilegal e intolerable.
 
En cuanto a la posibilidad de que los Estados Unidos tuviera ya en su poder una tecnología de guerra preparada para ser utilizadaen forma de terremoto, debe saberse que en su presupuesto para el año 2003, la NNSA del Departamento de Energía, solicitó fondos para los estudios de costos y de factibilidad de la planeada Fase 6.2/6.2A para un Penetrador Nuclear Robusto de la Tierra (RNP). Estas fases son las denominaciones oficiales del Departamento de Energía para las etapas en la investigación, diseño y desarrollo de armas nucleares. Esto podría conducir dentro de los 5 años siguientes el despliegue de un arma nuclear con nuevas capacidades, prevista para realizar ataques sobre estados emergentes con armas nucleares, químicas y biológicas, o para grupos no estatales tales como al-Qaida. Es decir, para el año 2008.
Si bien oficialmente estas tecnologías aún no están desarrolladas oficialmente, como a menudo ocurre con los proyectos en manos de la NNSA (National Nuclear Segurity Administration) o la NASA (National Aeronautics and Space Administration), cuando se anuncia la investigación de una nueva tecnología, ya se han conseguido los resultados finales de esas investigaciones, solo que se mantienen en secreto. Si no, ¿de que serviría un servicio secreto de investigación que anunciara el estadio real en que se encuentran sus investigaciones? Esos presupuestos en realidad sirven para la investigación de otras tecnologías aún más avanzadas que las anunciadas.
Es muy probable, por lo tanto, que en la guerra de Afganistan ya se dispusiera de esa tecnología de guerra para "perforar robustamente la tierra".
También nos podemos preguntar, ¿no se dominan ya tecnologías lo suficientemente avanzadas para perforar la tierra en varios miles de metros cuando se trata de ir en busca de recursos naturales como el petróleo, o es que aún vamos a pico y pala para hacer agujeros en el suelo?
Además, con las bombas nucleares hace ya más de cincuenta años que jugamos con ellas...
 
Los datos oficiales sobre tipos de armamentos utilizados en la guerra y desastres naturales ocurridos en la zona en los últimos años son los siguientes:
 
Las armas
Armas empleadas por Estados Unidos en la ofensiva contra Afganistán *
29/10/2001
 
AVIONES
-Aviones de combate
F-14
F-15 Eagle
F-16 Fighting Falcon
F/A-18 Hornet
-Aviones espía
U-2S
-Aviones de ataque
S-3B Viking
A-10/0A-10 Thunderbolt II
AC-130H/U Gunship
AV-8B Harrier II
-Aviones de guerra electrónica
E-2 Hawkeye
E-3 Sentry

BOMBARDEROS Y CAZABOMBARDEROS
B-1B Lancer
B-2 Spirit
B-52 Stratofortress
F-111
F-117A Nighthawk

MISILES DE CRUCERO
Tomahawk Cruise Missile
AGM-86B/C Missiles

BOMBAS INTELIGENTES
AGM-65 Maverick
AGM-130 Missile

HELICÓPTEROS
H-1W Super Cobra
Bell OH58
SH60 Sea Hawk
UH-1 Huey Helicopter
AH-6 Little Bird
AH-64 Apache
CH-46E Sea Knight
CH-47 Chinook
H-3 Sea King
CH-53D Sea Stallion

* Evidentemente, solo se detalla parte del armamento oficial utilizado, el más aparatoso, que no es poco, pero en él abunda tecnología punta para uso militar. En esta guerra se estrenó oficialmente cierto tipo de armamento, aunque no se incluya en el listado oficial, como son unas bombas termobáricas, las BLU-1186, más potentes que las convencionales, que sirvieron, según informó Reuters, para aniquilar a los combatientes de Al Qaida y a los talibanes que resisten en cuevas de las montañas de Arma, en la provincia de Paktika al este de Afganistán. La bomba termobárica, guiada por láser desde los aviones, contiene una mezcla de explosivos que perforan el hormigón, penetran a gran profundidad en las cuevas, se incendian a continuación y destruyen todo ser vivo porque absorben el oxígeno. Aunque parece ser que fueron utilizadas muy pocas con esa tecnología laser. En cambio, el comandante estadounidense Matthew Klee señaló pomposamente mediante fuentes militares: "Hemos utilizado una bomba termobárica durante esta operación. Es la primera vez que nos servimos de ella".
Si este tipo de armamento novedoso es el usado específicamente en esta guerra en busca de unos objetivos muy específicos, ¿la mayor potencia armamentística dejaría pasar la oportunidad de probar nuevas tecnologías en este conflicto, aunque fuesen propias de una guerra nuclear? Eso sí, lo llevarían en el máximo secreto aunque para ello debieran eliminar toda prueba, personal militar aliado inclusive. Porque, ¿no será que alguno de los accidentes sufridos en alguno de los aparatos militares abatidos en circunstancias desconocidas, no serían precisamente un intento de silenciar esas posibles prácticas militares?
Además, la expresa información de haber usado ese tipo de bombas, ¿no buscaba realmente convencer a la opinión pública de que había sido ese tipo de armamento y no otro el que ha acabó con "los nidos de ratas" donde se escondian los talibanes?
En las guerras modernas todo es posible excepto ser moralistas y menos aún sinceros.
 
Movimientos sísmicos
Boletín Oficial USGS: Terremotos en AFGANISTÁN
Fecha: Marzo 25, 2002
 
Terremotos Superficiales registrados
- 4 de febrero de 1998 - 2:33 p.m. - 37.075N 70.089E - 33 Km - 5.9° Richter - 2323 muertos
- 30 de mayo de 1998 - 6:22 a.m. - 37.106N 70.110E - 33 Km - 6.6° Richter - 4000 muertos
- 25 de marzo de 2002 - 2:56 p.m. - 35.933N 69.194E - 8 Km - 6.1° Richter - 1500 muertos *
Terremotos Intermedios registrados
- 20 de febrero de 1998 - 12:18 p.m. - 36.479N 71.076E - 236 Km - 6.4° Richter - 1 muerto
- 3 de marzo 2002 - 12:08:12 p.m. - 36.471N 70.401E - 252 Km - 6.2° Richter - ver datos abajo
- 3 de marzo de 2002 - 12:08:22 p.m. - 36.543N 70.424E - 256 Km - 7.4° Richter - 113 muertos, 100 de ellos producto de un deslizamiento
 
* Aunque no todas los comunicados de prensa coinciden en los datos sobre el terremoto del día 25 de marzo de 2002, ni sobre los demás, este dato es precisamente relevante por ser tan extremo. Mientras la prensa en general informaba que la profundidad del epicentro de este terremoto era de cerca de 64 Km, este organismo oficial lo sitúa en solo en 8 Km, distancia más que asequible para la moderna tecnología nuclear RPN (Penetradores Nucleares Robustos) investigada hasta el momento.
Es más, en los comunicados de prensa de esas fechas existen serios conflictos a la hora de dejar claro si hubo un solo seísmo, o dos, o cuantos hubo, si los hubo, durante los días posteriores, o solo fueron meras réplicas. Los datos son completamente confusos. Así pues, si bien son discutibles los datos resultantes de los distintos registros sobre terremotos habidos en esas fechas, precisamente la profundidad de este epicentro deja traslucir claramente la posibilidad de una intervención humana, además de que fácilmente se pueden considerar replicas todos aquellos terremotos posteriores al primero y no serlo.
Si la intención de los EEUU era conseguuir un armamento que se confundiese con un fenómeno natural, pareceria que lo ha conseguido.
 

Como auspició, sin saber lo que ocurriría, un cibernauta fundamentalista occidental que dijo en un foro por Internet el 15-09-2001:
Con los terroristas fanáticos religiosos no se puede "negociar"; sólo respetan el fuego de mortero, la explosión de un misil crucero o el terremoto grado 6,5 Richter que causa una bomba nuclear de 50 kilotones." ...

copyleft Enric Àngel

pàgina per imprimir