< -- back

El Limbo


Baile folklórico que consiste en pasar inclinado hacia atrás por un pertiga sostenida a poca distancia del suelo. Ocasionalmente se usa el shimmie y ondulaciones del cuerpo pero eso sí, no hay que perder el equilibrio.

Es una verdadera danza acrobática donde se combinan la excitación del juego con las ventajas que aportan sus movimientos
Más que de un baile, se trata de una auténtica danza acrobática digna de ser practicada por atletas en perfecta forma física.
Fue una danza tribal originaria de África Occidental, que en la actualidad se practica de muy distintas formas según sea su lugar de procedencia.

Lo baila una sola persona cada vez. La tradición exige que el danzarín imite los movimientos de un esclavo que lucha por recuperar su libertad. Hombres y mujeres descienden bajo la línea de los infiernos para volver a emerger a la luz y liberarse de su cautividad. Entre los nativos africanos esta danza también poseía una importante significación religiosa.
Antiguamente, el limbo era un medio de asistir, dar ánimo y guiar el espíritu del difunto hacia el mundo de los antepasados, adonde éste debía encaminarse para encontrar la paz. Esta danza llegó posteriormente al Caribe, donde evolucionó hasta convertirse en el baile espectacular y cargado de sensualidad que hoy conocemos, y que se ha extendido a todo el mundo occidental.
Es uno más de los muchos ritmos afrocubanos

El limbo se baila acompañado de una música muy rítmica, interpretada con instrumentos de percusión de origen africano y caribeño. En el espectáculo participan únicamente dos personas tocando la percusión, dos encargados de bajar la pértiga a cada serie que se ejecuta y un bailarín. El sonido de los tambores aumenta de intensidad conforme va descendiendo el bastón mientras el bailarín danza debajo de éste, y al final de cada espectáculo. En la actualidad el calypso es uno de los ritmos más utilizados para acompañar tan singular exhibición, aunque también puede utilizarse música africana de percusión, e incluso músicas del Rockíníroll clásico como el Limbo Rock de Chubby Checker, por ejemplo.

Antes de atreverse con el limbo es imprescindible calentar a fondo todo el cuerpo. Tonificar y estirar los músculos contribuye a mantenerlos más fuertes y elásticos.

Bailar el limbo puede convertirse en una divertida forma de pasar unas horas junto a los amigos, aprovechando de paso las ventajas que aportan sus movimientos y la excitación que despierta este juego. El desafío consiste en ser capaz de pasar bajo la pértiga cuándo ésta se halle situada a la menor altura posible del suelo. En realidad competir con los otros "bailarines" sirve de estímulo añadido para mejorar nuestras propias capacidades y nuestro rendimiento físico. Para ponerse a prueba mediante este baile basta con tener algo entrenados los músculos abdominales y los de la espalda...

En África el limbo se baila muy ligero de ropa, como en general todo tipo de baile... En las islas del Caribe los bailarines usan, a lo sumo, una camisa de colores llamativos. Conviene evitar las prendas voluminosas, que podrían hacer caer la vara mientras se está pasando por debajo. Los movimientos de las piernas y de las rodillas requieren ropa muy cómoda: en este sentido, el traje de baño resultaría la prenda ideal. Lo mismo puede decirse del calzado: si se baila en la playa o en un prado, lo mejor es ir descalza para tener un buen contacto con el suelo y evitar resbalones. Si se practica en una pista, el calzado más adecuado son una sandalias bajas o zapatos con la suela de goma.
Records

La altura más baja por la que ha pasado un bailarín de limbo es 15 pulgadas. El record Guiness en patines es de 10 pulgadas.

 

Fuente: internet

pàgina per imprimir

< -- back


copyleft Enric Àngel.