Desviación del tabique nasal

Mantenimiento: Dr. Francisco González García

Especialista en Otorrinolaringología

 

¿Que es la Otorrinolaringología?

¿Dónde nos puedes encontrar?

Información para los padres

Temas que te pueden ser útiles

Otras direcciones de interés

Páginas que me citan

 

Para ORLs

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

¿Qué es la desviación del tabique nasal?

Las desviaciones del tabique son un conjunto de malformaciones o deformaciones del tabique nasal:
    • Las malformaciones son consecuencia de un trastorno del crecimiento del cartílago nasal. La dificultad respiratoria aparece de forma progresiva entre los 7 y 15 años.
    • Las deformaciones son consecuencia de traumatismos en la nariz con fractura de huesos nasales o fractura-luxaciones aisladas del tabique. El inicio de la dificultad respiratoria suele estar en relación con el traumatismo.
La diferencia entre malformaciones y deformaciones, sin embargo, no esta clara, dado que hay que tener en cuenta traumatismos en la infancia que muchas veces pasan inadvertidos.


¿Qué síntoma produce?

Es frecuente tener una desviación del tabique nasal sin síntomas. En estos casos no hay que darle importancia.
Cuando la desviación septal produce síntomas, éstos son en forma de dificultad respiratoria. Se hace necesario entonces respirar por la boca, sobre todo por la noche durante el sueño.
Se ha relacionado también la desviación septal con cefaleas, sinusitis, enfermedades del oído, apneas en el sueño y problemas pulmonares y cardiacos.


¿Cómo se llega al diagnóstico?

Tu otorrinolaringólogo puede hacer el diagnóstico de desviación septal, sin ninguna maniobra invasiva. Con la luz apropiada y un espéculo nasal llegará fácilmente al diagnóstico.
Si lo cree oportuno, podrá emplear también un sistema de ópticas para una valoración más exacta de la desviación. Esta exploración se puede realizar en la consulta, con anestesia tópica nasal, y tiene pocos inconvenientes.
En caso de dudas, pueden ser necesarios estudios funcionales para valorar el grado de obstrucción y dificultad respiratoria.


¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento de la desviación del tabique nasal es quirúrgico. La técnica para la corrección de la desviación septal se conoce como Septoplastia. Esta técnica actúa exclusivamente sobre el tabique nasal sin que la apariencia externa de la nariz se modifique.
Actualmente existe la tendencia, si hay además deformidades de la estructura externa de la nariz, al tratamiento integral de los problemas nasales, corrigiéndose en el mismo acto operatorio la patología funcional y estética (septorrinoplastia). No obstante, antes de entrar a quirófano pide información a tu otorrinolaringólogo de la técnica que se te va a aplicar.

¿En que consiste la septoplastia? 

La septoplastia se realiza generalmente con anestesia general, y por lo tanto en un quirófano, bajo la vigilancia de un anestesista. Su finalidad es darle al tabique nasal su forma y situación normal. Para ello el otorrinolaringólogo aborda el septum nasal a través de una incisión interna, en una u otra fosa nasal. No hay incisiones externas, en la piel.
El día programado para la intervención acudirás al hospital en ayunas, por lo menos desde 8 horas antes y, si la evolución es satisfactoria podrás se dado de alta el mismo día, tras pasado 5-10 horas de la intervención.


Complicaciones de la septoplastia

La hemorragia anterior por las fosas nasales a través del taponamiento nasal, o posterior hacia la garganta es una complicación de la septoplastia. Es poco frecuente, debido al taponamiento, y fácilmente identificable en las primeras horas tras la intervención. Ocurre generalmente, cuando además de la septoplastia, se ha efectuado, durante la operación, la resección de uno o los dos cornetes inferiores. Cede, sin la necesidad de una nueva intervención, espontáneamente o colocando un nuevo taponamiento nasal.
Otras pequeñas complicaciones como dolor frontal o febrícula son consecuencia del taponamiento nasal y cederán con tratamiento o cuando se retire dicho taponamiento.


Cuidados para después de la intervención

Portarás al alta un taponamiento nasal bilateral que permanecerá en las fosas nasales unas 48 horas, durante este tiempo tendrás que respirar por la boca.
Analgésicos si tienes dolor y, antibióticos que impidan la colonización por bacterias del taponamiento nasal pueden ser necesarios.
En el domicilio debes guardar reposo relativo. Durante la noche es conveniente que el torso permanezca a unos 35º de la horizontal.
El drenaje de secreciones sanguinolentas que escurren del taponamiento nasal son frecuentes. Esto puede ser así hasta la retirada del taponamiento. No debe preocuparte a no ser que se trate de sangre fresca y roja
La aparición de lagrimeo es también frecuente, y es consecuencia del taponamiento nasal, que puede ocasionar otros síntomas como dolor frontal o febrícula. Todo ello cederá al retirarse el taponamiento.
Tras retirado el taponamiento nasal se debe evitar la permanencia en lugares con excesiva contaminación o polvo en el ambiente.
Practicar lavados nasales con suero salino es aconsejable. Evita la formación de costras en las fosas y ayuda a su limpieza.
Evitar durante una semana el ejercicio físico.


ADVERTENCIA: Estas notas son puramente informativas y te ayudarán a conocer mejor un síntoma que puedas tener, no pretenden ser sustituto de la visita al médico. Es importante que ante cualquier problema acudas a la consulta de tu otorrinolaringólogo.