Google
 

  Otitis externa

    Mantenimiento: Dr. Francisco González García

    Especialista en Otorrinolaringología
 

Página principal

¿Que es la Otorrinolaringología?

¿Dónde nos puedes encontrar?

Información para los padres

Temas que te pueden ser útiles

Otras direcciones de interés

Páginas que me citan

 

 

 

 

Para ORLs

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

¿Qué es el oído externo?

El oído externo esta formado por el pabellón auricular (la oreja) y el conducto auditivo externo. El conducto auditivo externo está situado entre el pabellón auricular y el tímpano. Es una cavidad recubierta de piel, prolongación de la piel de la oreja, que tiene como fondo al tímpano. Esta disposición de la piel, en una cavidad parcialmente cerrada y de difícil limpieza, la hacen especialmente vulnerable.


¿Qué es la otitis externa?

La otitis externa, otitis de las piscinas u otitis del nadador es la inflamación de la piel del conducto auditivo externo.


¿Por qué se produce la otitis externa?

Se produce por la infección de bacterias u hongos cuando hay alteraciones de la piel del oído externo. Dichas alteraciones pueden ser consecuencia de alergias, eczemas, pequeñas heridas secundarias al rascado o maniobras instrumentales en el oído.

Sin embargo, la  maceración de la piel del conducto auditivo externo por humedad excesiva suele ser la causa más frecuente. La infección del oído se produce sobre todo en verano, cuando los baños en piscinas son más frecuentes. Los gérmenes pueden estar en el agua si son aguas de ríos, estanques o piscinas mal tratadas, o en nuestro propio oído esperando las condiciones para infectar.

Un exceso de cerumen en oídos puede ser causa de estancamiento de agua y contribuir a la infección. También hay que tener en cuenta que los baños excesivos y las piscinas con demasiado cloro y algisidas eliminan el cerumen protector y alteran el manto ácido de la piel del conducto auditivo contribuyendo a la infección.


¿Qué síntomas produce la otitis externa?

Si padeces una otitis externa puedes tener alguno o todos los síntomas siguientes:

  • Picor en el oído, con ganas irrefrenables de rascarte.

  • Dolor, que puede ser desde una simple molestia a un dolor intenso e incapacitante. Tirar de la oreja, palpar en la región anterior el oído, o la masticación, aumentan el dolor.

  • Sensación de ocupación del oído.

  • Salida de líquido por el oído, generalmente de una supuración maloliente, que puede causar irritación de la oreja alrededor de la salida del orificio del conducto auditivo.

  • Pérdida de la audición que es consecuencia de la inflamación de la piel del conducto auditivo u ocupación del conducto por el detritus de la infección.

Debes tener en cuenta que estos síntomas pueden ser también ocasionados por otras enfermedades distintas a la otitis externa. Por tanto, cualquier actuación terapéutica debe estar supervisada por un profesional médico.


¿Qué debo hacer ante una Otitis Externa?

  • Evita la entrada de agua en oídos durante la infección.

  • Seca siempre los oídos, con un paño fino, después de cada baño, si es necesario emplea un secador de pelo con aire a temperatura ambiente.

  • No coloques tapones en el oído. El oído debe permanecer en todo momento ventilado. Los tapones pueden dañar aún más una piel de por sí enferma.

  • Acude a tu otorrinolaringólogo, que aspirará las secreciones del conducto. Esto mejorará el dolor y la audición a la vez que permitirá la entrada del medicamento que te prescriba. Ten en cuenta que la aplicación de gotas antibióticas, en un oído que está ocupado por secreciones son ineficaces porque el antibiótico no puede llegar al lugar de la infección.


¿Cuál es el tratamiento de la otitis externa?

Tu otorrinolaringólogo, si lo cree oportuno tomará una muestra de las secreciones, para realizar un cultivo y antibiograma, que determine el germen causante de la infección y el antibiótico más apropiado para combatirlo. Prescribirá antinflamatorios y analgésicos si son necesarios, así como antibióticos tópicos que podrán ser modificados al tener el resultado del cultivo. Dependiendo de la gravedad de la otitis externa podrían ser asociados antibióticos generales.

Tu otorrino seguirá el control de la enfermedad hasta conseguir la curación. Ten en cuenta que la desaparición de los síntomas no siempre es sinónimo de curación y, una curación incompleta puede suponer una recidiva a las pocas semanas.


¿Cómo puedo prevenir una otitis externa?

  • Si tienes tendencia al taponamiento de oídos por cerumen acude regularmente a tu otorrinolaringólogo, preferiblemente antes del comienzo del verano, para limpiarlos.

  • Mantén siempre los oídos secos. Usar un secador de pelo, con aire a temperatura ambiente, es una buena medida si una toalla no es suficiente.

  • Evita la manipulación instrumental de oídos que produzcan lesiones y el consiguiente riesgo de infección. Evita el rascado de los oídos, en especial con  las manos sucias.

  • Ten en cuenta que la limpieza excesiva de los conductos anula la capacidad protectora que ejerce el cerumen y elimina el manto ácido protector de la piel favoreciendo la infección. Limpia sólo hasta donde puedas llegar con un paño fino y el dedo.

  • Los tapones de oídos, para evitar los ruidos durante el sueño, favorece la aparición de otitis externa porque no permiten la transpiración normal de la piel.

  • Los tapones de oídos para el baño no son aconsejables para prevenir una otitis externa en un oído normal. Su uso solo está justificado en anomalías anatómicas que hacer difícil que el agua salga del conducto, en conductos con especial sensibilidad a productos para el tratamiento de piscinas o en oídos con perforación timpánica.

 


ADVERTENCIA: Estas notas son puramente informativas y te ayudarán a conocer mejor un síntoma que puedas tener, no pretenden ser sustituto de la visita al médico. Es importante que ante cualquier problema acudas a la consulta de tu otorrinolaringólogo.