Google
 

  Amígdalas

    Mantenimiento: Dr. Francisco González García

    Especialista en Otorrinolaringología
 

Página principal

¿Que es la Otorrinolaringología?

¿Dónde nos puedes encontrar?

Información para los padres

Temas que te pueden ser útiles

Otras direcciones de interés

Páginas que me citan

 

 

 

 

Para ORLs

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

¿Qué son las amígdalas?

Las amígdalas son un acumulo de tejido linfático situado a ambos lados de la garganta. Se las puedes ver fácilmente a tu hijo abriéndole la boca y mirando en ella con una luz. La misión que juegan en el sistema inmune es un área que está en investigación. Se cree que las amígdalas intervienen en la lucha contra la enfermedad en etapas tempranas de la vida. No obstante, las amígdalas pueden ser a su vez causa de enfermedad, infectarse crónicamente por virus y bacterias y dejar de tener esta misión que se le atribuye. Se convierten entonces en una fuente de problemas que pueden repercutir en todo el organismo.

¿Qué síntomas pueden aparecer en las infecciones de amígdalas o amigdalitis?

 
Si tu hijo padece una amigdalitis puede tener cualquiera de los siguientes síntomas:
    • dolor de garganta
    • dolor o disconfort al tragar
    • fiebre
    • voz áspera
    • inflamación de ganglios en el cuello
Sus amígdalas estarán rojas e inflamadas o cubiertas de una capa blanca o amarillenta. No hagas suposiciones sobre la salud de tu hijo, acude a un otorrinolaringólogo que él hará el diagnóstico.

¿Cuál es el tratamiento de la amigdalitis?

 
La mayoría de las infecciones de amígdalas evolucionan favorablemente con el tratamiento medicamentoso adecuado. Las infecciones por virus son tratadas con medicamentos que alivien los síntomas, en las infecciones por bacterias se añaden además antibióticos. Tu otorrinolaringólogo en infecciones recurrentes realizará un frotis amigdalar para identificar el germen responsable de la infección.

¿Cuando es necesario el tratamiento quirúrgico en las amigdalitis?

 
La cirugía de las amígdalas es necesaria cuando el tratamiento con medicamentos y otras medidas de soporte no es efectivo. Se suele realizar junto con la adenoidectomía. Se recurre a la cirugía en los siguientes casos:
    • Cuando el gran tamaño de las amígdalas junto con el de las adenoides interfiere con la respiración provocando pausas de apnea durante el sueño.
    • Cuando hay infecciones recurrentes de garganta. Si tu hijo en un periodo de 2 años, ha tenido de 3 a 5 brotes de amigdalitis anuales, debe ser operado.
    • Cuando con anterioridad se ha tenido un absceso periamigdalar.
    • Cuando la amigdalitis es causa de convulsiones febriles.

¿En qué consiste la operación de las amígdalas?

 
La intervención de las amígdalas o amigdalectomía es un procedimiento quirúrgico y como tal se realiza con los máximos cuidados par minimizar los riesgos. Es necesario antes de la intervención un estudio preoperatorio. Debes saber que :
    • Las ocho horas anteriores a la intervención el niño debe permanecer en ayunas.
    • Tu hijo recibirá anestesia general, lo que significa que la intervención será realizada en un quirófano, con un anestesista que monitorizará en cada momento sus constantes vitales.
    • Tu hijo permanecerá dormido, bajo los efectos de la anestesia, alrededor de unos 20 minutos.
    • El cirujano extraerá las amígdalas de tu niño a través de la boca, sin realizar incisiones en la piel.
    • La operación se realizara con instrumentos específicos, que disecan las amígdalas extrayéndolas del lecho amigdalar. Tras esto generalmente es necesario la electrocoagulación de pequeños vasos sanguíneos. El sitio de donde las amígdalas han sido extraídas cicatriza por si mismo en 10-14 días.
    • Muchos estudios han demostrado que la extirpación de las amígdalas no influye de forma negativa en la respuesta inmune (defensas) del organismo. La función de las amígdalas es suplida íntegramente por el resto de los tejidos linfáticos del organismo.
    • En la mayoría de los casos el tiempo de estancia en el hospital es de 5 a 10 horas. Niños menores de 3 años o con enfermedades crónicas permanecerán en el hospital al menos 24 horas.
    • Al alta el otorrinolaringólogo indicará tratamiento antibiótico y analgésico.

¿Cuales son los riesgos de la amigdalectomía? 

 
La amigdalectomía es realizada con anestesia general y esto entraña un riesgo anestésico igual que cualquier otra operación. Afortunadamente gracias a las medidas de control y los nuevos fármacos anestésicos este riesgo es mínimo. Una complicación propia de la amigdalectomía es el sangrado del lecho amigdalar que se puede producir inmediatamente tras la intervención o alrededor del séptimo día de la operación cuando la escara que cubre la zona operada se cae. Está complicación puede minimizarse siguiendo las recomendaciones de su otorrinolaringólogo para el postoperatorio. Cuando la hemorragia ocurre la mayoría de las veces es escasa y cesa espontáneamente. En ocasiones, sin embargo, es necesario el ingreso del niño en el hospital para coagulación, bajo anestesia, del punto sangrante. Otra complicación de la intervención puede ser el dolor intenso de garganta durante la deglución que en muchas ocasiones se irradia a oídos. El médico te habrá prescrito tratamiento analgésico que debes usar según sea necesario.

¿Qué cuidados debemos tener tras la intervención? 

 
Tras la operación de amígdalas se crea en la zona de la intervención unas costras blanquecinas. Estas costras ¡no son signo de infección! sino la evolución normal de la cicatrización de la mucosa faríngea. Se debe tener preocupación en que estas costras no se desprendan bruscamente para evitar el sangrado, para ello es conveniente seguir los siguientes consejos:
    • Reposo relativo tras la amigdalectomía, evitando los ejercicios bruscos.
    • Evitar las maniobras en la boca que puedan llevar al desprendimiento de las costras (higiene dental posterior, colutorios enérgicos etc.)
    • Seguir una dieta blanda fría durante dos días, que luego se hará tibia hasta pasado el séptimo día en que se comenzará con dieta normal.
    • Hay medicamentos como la aspirina que interfieren con la coagulación, procura evitarlos antes y despues de la intervención.

ADVERTENCIA: Estas notas son puramente informativas y te ayudarán a conocer mejor el problema que tiene tu hijo y como se resuelve, no pretenden ser sustituto de la visita al médico. Es importante que ante cualquier problema acudas a la consulta de tu otorrinolaringólogo.