Situación e Historia

de Málaga.

Cuidad milenaria bañada por el Mediterráneo, punta del sur de Europa que guarda celosamente restos de las culturas que por ella pasaron: fenicios, árabes, romanos...

Rotonda de Larios. Foto: Manu Cantero.

 

Situación de Málaga.

Málaga es una de las ocho capitales de provincia de Andalucía, región perteneciente a España situada en el continente europeo y que limita con Francia al norte, Portugal al oeste y Marruecos al sur (separados por el Estrecho de Gibraltar).
La superficie de la provincia es de 7.276 kilómetros cuadrados (398,25 km cuadrados la ciudad) y la población es de 1.200.000 habitantes (aproximadamente la mitad vive en la ciudad).

enlaces

Historia

La ciudad fue fundada por los fenicios, que se desplazaron hasta Málaga por la abundancia de metales (plata y cobre, sobre todo) que necesitaban par sus intercambios comerciales.
El nombre primitivo de este asentamiento fue "Mlk" que significa factoría (de pescado, se supone). De ahí viene uno de los nombres antiguos que se dio a Málaga: Malaka. El periodo fenicio tuvo una duración del 770 al 550 antes de Cristo.

Nabucodonosor conquista los territorios fenicios, con lo que Málaga pasa a ser sobre el 570 a.c. dominada por los cartagineses, que pretendían quedarse con el comercio fenicio.

Pero en el año 218 a.c. son los romanos quienes, esta vez, derrotan a los cartagineses en las guerras púnicas, conquistando la península ibérica. Los romanos comienzan la construcción de obras importantes. La dinastía Flavia comienza el Puerto de Málaga y con Augusto se construye el Teatro Romano. Es el emperador Tito, de la familia Flavia, quien concederá a Málaga los privilegios de municipio.

Los patrones de Málaga, San Ciriaco y Santa Paula, sufrieron martirio en el lecho del río Guadalmedina donde fueron lapidados a comienzos del siglo IV (18 de junio). Otra versión existente cuenta que fueron aprisionados y trasladados a Cartago, donde murieron.

La decadencia romana da paso a la dominación de los pueblos germanos, que sobre el año 411 arrasaron las costas malagueñas.

Con la intención de reconstruir el imperio romano, el emperador bizantino Justiniano (527-565) conquista, entre otros territorios, Málaga, que será abandonada sobre el año 623 debido a presiones visigodas.

En el año 711 la península comienza un largo período de dominación musulmana.

Es el año 1089 cuando los almarávides son llamados por los Reinos de Taifas para solucionar problemas rivales, quedándose en Andalucía y arrebatándo el domino a los regentes musulmanes.

Hasta 1.143 no son expulsados de Málaga, donde, años más tarde gobernaría Ibn Hud (hasta 1.238) ferviente antialmohade. A la muerte de Hud, se ofrece la ciudad al rey de Granada Muhamad I.

En 1.348 la peste negra asola Europa, siendo está la fecha en que Alcazaba y Castillo de Gibralfaro toman su forma definitiva. La ciudad dispone de varias puertas que permiten el paso a través del recinto amurallado, cuyos nombre siguen perdurando hoy: Puerta Oscura, Puerta del Mar...

Fernando el Católico arrebata la ciudad a los moros en 1487, pero no fue una tarea fácil, más de 15.000 guerreros africanos aguardaban acuartelados y bien armados en el Castillo de Gibralfaro. Entre las tropas conquistadoras de la ciudad se encontraba el poeta Garcilaso de la Vega.

La batalla tuvo tal dureza y la resistencia se alargó tanto que las represalias de los vencedores fue brutal. Sólo dejaron a 40 familias, los demás habitantes fueron deportados o vendidos como esclavos.

Entre 5.000 y 6.000 "cristianos" repoblaron la provincia (1.000 la capital). En un primer momento se levantaron cuatro parroquias en la capital: las iglesias del Sagrario -dedicada a San Pedro, fundada en 1488 y reconstruida en el siglo XVIII-, San Juan, Santiago y Santos Mártires -fundada en 1.490, renovada entre 1758 y 1777-.

Uno de los primeros conventos fue de los frailes franciscanos, actual Santuario de la Victoria.
Cuentan los escritos que estando acampado el rey Fernando esperando la toma de la ciudadse le apareción la Virgen que traía consigo un regalo del emperador Maximiliano de Austria, anunciándole la victoria sobre los musulmanes.
En este mismo lugar de acampada se levanta una capilla, actual Santuario de la Victoria, que más tarde, en 1518, se convertiría en convento franciscano.
A finales del siglo XVII el conde de Buenavista costeó la remodelación del convento al que añadió dos panteones, uno para el eterno descanso de su familia.

La Catedral se comienza en 1528 y en 1541 se paran las obras por algunos errores. En 1549 se trajo como nuevo maestro mayor a Diego de Vergara, que trabajó hasta su muerte, sucediéndoles su hijo, fallecido en 1598.
En 1588, cuando estaba la obra a medias, se inaugura la Catedral. Su sillería está considerada como una de las obras de arte más importantes de las templos españoles, obra de Pedro de Mena.

Durante la edad moderna Málaga tuvo gran importancia por su situación estratégica, cercana al estrecho de Gibraltar y al Norte de Africa, siendo el Puerto punto de abasto para las plazas africanas.

El sistema defensivo cristiano no fue cambiado, sino que se aprovechó el construido por los árabes.

De los siglos XVI al XVIII a pesar de las epidemias, terremotos, inundaciones, explosiones de molinos de pólvora y las levas de soldados (alistamientos forzosos) la población aumentó de 3.616 familias a 4.296.

Durante el siglo XVIII se da una gran expansión urbana por lo que la muralla defensiva que rodeaba la ciudad desaparece. Destacar que a finales de este siglo el 10 por ciento de la población era extranjera, signo del cosmopolitismo que siempre ha tenido esta ciudad abierta a propios y extraños.

La pesca ha sido desde siempre una actividad de mucha importancia -por desgracia hoy no- aunque la ganadería y la agricultura -basada en el trigo, la vid y el olivo- fue aumentando.

En 1585 Felipe II ordena un nuevo estudio del Puerto, construyéndose un nuevo dique en 1588, en la zona de levante, junto a La Coracha. En los dos siglos siguientes el Puerto se fue prolongando tanto a poniente como a levante.

El edificio de la Aduana comenzó a construirse en 1.791, y las obras no concluyeron hasta 1.842.

El más recordado de los obispos malagueños fue José de Molina Lario (1.776-1-783) gracias al cual consiguió con sus esfuerzos y sus aportaciones económicas la construcción del Camino de Antequera y el acueducto de San Telmo (que abastecía de agua a la ciudad).

Ya en la época contemporánea, la dominación francesa (invasión de las tropas napoleónicas) de Málaga duró dos años (enero 1810 hasta agosto 1812). Después de aprobar en Cádiz "La Pepa" o la Constitución de 1812, se constituye en Málaga el primer Ayuntamiento constitucional compuesto por dos alcaldes.

En 1.831 José María Torrijos parte de Gibraltar acompañado de 50 liberales con la intención de levantar a los malagueños en contra de Fernando VII, "El Deseado", que gobernó España tras la retirada francesa. En la plaza de La Merced hay un obelisco dedicado a estos defensores de la libertad en cuya cripta descansan sus restos.

Málaga fue cuna de varios levantamientos en el agitado siglo XIX en pro de un regímen más liberal. En 1835, muerto Fernando VII, se organiza una revuelta por la ineficia del gobierno del conde de Toreno. Un año después son asesinados en Málaga los gobernadores civil y militar. En 1843 comienza otra insurrección en la capital.

Tanta actividad "revolucionaria" le vale el título a la ciudad "siempre denodada" y la leyenda "la primera en el peligro de la libertad".

1862 es un año importante en la ciudad, dada la visita de la reina Isabel II y todo lo que conlleva este hecho.

Con la renuncia al trono de Amadeo de Saboya se proclama la Primera República Española el 11 de febrero de 1873. Se producen grandes disturbios y la Aduana es asaltada, quemándose numerosos expedientes y legajos completos.

El malagueño Antonio Cánovas del Castillo juega un papel fundamental en la instauración de la monarquía con Alfonso XII al frente. Destacar el periódico de esta época "El país de la Olla".

En 1877 visita Málaga Alfonso XII.

A partir de 1826 se produce un ague industrial en la ciudad, liderado por Manuel Agustín Heredia, dueño de varias fundiciones. Málaga se convierte en la primera productora de hierrro a nivel nacional durate décadas. En los 60 se crean barrios obreros como El Bulto o Huelin para albergar a los trabajadores cerca de las fábricas. A partir de 1880 la crisis hace cerrar las fundiciones malagueñas, uniéndose a esta desgracia la plaga de la filoxera.

En 1856 se crea el Banco de Málaga, con la capacidad de emitir billetes, pero en 1874 es absorvido por el recién creado Banco de España.

La Cámara de Comercio de Málaga fue creada en 1886, pero cuenta con los antecedentes de los consulados marítimos y terrestres.

En este siglo hubo tres exposiciones proviciales donde se mostraron productos de agriculturas e industriales, la más importante fue la de 1862, que visitó Isabel II.

De 1.860 a 1.865 se construyó el ferrocarril Málaga-Córdoba y es a finales de siglo cuando se pone en marcha el tranvía.

En 1891 se abre la calle Marqués de Larios, la más conocida de Málaga y arteria principal del Centro Histórico.

Debido a la penuria económica se piensa en explotar el turismo nacional y extranjero. A finales del siglo XIX se crea la "Sociedad Propagandística del Clima y Embellecimiento de Málaga".

El teatro Cervantes se construye en 1869, sobre las ruinas del teatro Príncipe Alonso, que fue acondicionado para representar obras en 1862 con motivo de la visita de Isabel II, ya que era donde se hallaba el circo.

En 1880 se inaugura el Real Conservatorio de Música María Cristina.

icono de correoEsta es mi dirección de correo para lo que quieras: gaeta@arrakis.es

Volver a la pagina principal

Volver a Málaga