ADICCIÓN NICOTINA 

Introducción y ocupación del cerebro...

 

 

 

                                             Nicotina
                                             Absorción
                                             Nicotina libre
                                             Acción cerebral
                                             Neurotransmisores
                                             Neurobiología de la adicción
                                             Circuito de recompensa cerebral

 

               Nicotina

                

                La nicotina para el organismo es comparable a la figura de un terrorista que simula ser una
                persona seria actuando con una vida normal, estudia el lugar y, en forma falaz, realiza su tarea
                de destrucción. Desde el inicio como una fiera salvaje vigila a su presa, le muestra los dientes
                en falsa sonrisa, y luego se prende al cerebro con la adicción y termina destrozando el corazón y
                los pulmones.
                La nicotina es una droga que se encuentra en las hojas de tabaco. Cuando un fumador inhala la
                nicotina, ésta va directamente a los pulmones y a la sangre. En siete segundos una cuarta parte
                de la nicotina ha llegado al cerebro, a través de la arteria pulmonar. Es una droga psicoactiva y
                un potente reforzador conductual, capaz de producir severa dependencia química en el
                consumidor. Actúa según la dosis pues a dosis bajas es psicoestimulante mejorando la
                capacidad mental, sobre todo la concentración, y a dosis altas tiene un efecto sedante al actuar
                como depresor.

                                                      
                Se encuentra en un porcentaje de 1 a 2 % en los cigarrillos, de manera que que un cigarrillo
                normal de 1 gramo contiene 10 a 20 miligramos. El 10 % de esta nicotina pasa al humo del
                cigarrillo, es decir 1 a 2 miligramos.

 

               Absorción

        

             El primer lugar que toca el humo del tabaco es la boca y luego el pulmón que es donde se
             realiza la absorción a todo el organismo. Esta se hace con extraordinaria rapidez y por la
             circulación llega al corazón, desde donde es impulsada llegando en pocos segundos al cerebro
             donde reside la "adicción".
             La nicotina es una sustancia que se absorbe fundamentalmente a través de los pulmones ( de un
             79 a un 90 % ) y en menor medida a través de la mucosa bucal y plexos sublinguales ( 4 a 40
             % ) y de la piel, siendo en este caso la absorción variable y dependiente de varios factores,
             como son la temperatura y el pH cutáneos, el grado de humedad y de higiene personal, etc. Se
             absorbe rápidamente de la mucosa nasal, oral y respiratoria llegando al cerebro donde están los
             receptores al cabo de unos 7 segundos. Es allí donde ejerce su acción sobre el SNC así como en
             el sistema nervioso autónomo. Esta relación casi inmediata entre la inhalación del humo y su
             efecto a nivel cerebral es uno de los factores que contribuye al alto poder adictivo de la
             nicotina.
             La vida media de la nicotina es de dos horas, oscilando entre 1 a 4 horas de acuerdo a la
             variabilidad individual, y la mayor parte se metaboliza en el hígado transformándose en uno de
            sus metabolitos inactivos -la cotinina- y solamente el 7 % de la nicotina se excreta por vía renal
            sin transformarse junto con la cotinina. También pasa a la leche materna y atraviesa la barrera
            placentaria.

 

         Nicotina libre

     

            La velocidad con que se absorbe la nicotina depende de su nivel de pH (acidez alcalinidad). Al pH
            "normal" del humo, 6,0 o menos, la mayoría de la nicotina está ligada químicamente a las
            sustancias "ácidas" del humo de tabaco, por lo que es no volátil y es absorbida lentamente por el
            fumador. Conforme aumenta el pH del humo de tabaco, más de 6,0, una mayor proporción de
            nicotina de las sustancias "ácidas" se libera y se convierte en nicotina libre, la cual es volátil y
            es absorbida más rápidamente por la persona
            La nicotina libre penetra con mayor rapidez en la corriente sanguínea, atravesando fácilmente la
            mucosa de la boca y la pared de los pulmones, especialmente cuando se compara con la
            velocidad de absorción de las sales de nicotina .
            Las empresas productoras de cigarrillos suelen usar aditivos para aumentar la absorción de
            nicotina del humo del cigarro . Los compuestos de amoniáco alteran el pH de la nicotina en el
            tabaco, convirtiendo a la nicotina de nicotina cargada positivamente y ligada a otros compuestos
            (varias sales de nicotina), a nicotina libre sin carga eléctrica..

 

        Acción cerebral

   

          Las señales nerviosas se transmiten de una neurona a otra a través de las uniones
          interneuronales llamadas sinapsis, en donde el impulso nervioso se transforma en mensajes
          químicos que toman la forma de una sustancia secretada por la neurona, que es el
          neurotransmisor o neuromediador. Estos atraviesan la sinapsis actuando sobre las proteínas del
          receptor de membrana de la siguiente neurona.
          El control neurohormonal de la actividad encefálica se realiza de dos maneras:


                    Control directo por la transmisión de señales nerviosas específicas desde la parte inferior
                       del encéfalo a las regiones corticales del cerebro.

                    Control por liberación de agentes neurotransmisores excitadores o inhibidores en la
                       sustancia encefálica. Neurotransmisores que ejercen el control por períodos más
                       prolongados que los producidos por una activación o inhibición instantáneas.

         En el cerebro humano hay cuatro sectores de activación y control por neuromedidores:


                   El locus ceruleus y el sistema de la norepinefrina.
                   La sustancia negra con el núcleo accumbens y el sistema de la dopamina.
                   Los núcleos del rafe y el sistema de la serotonina.
                   El núcleo gigantocelular de la formación reticulada y el sistema de la acetilcolina.


         Si bien todos intervienen en los procesos de adicción a distintas drogas, en la ADICCIÓN A
         LA NICOTINA tiene principal importancia el Sistema Mesolímbico Dopaminérgico, y en su
         Síndrome de Abstinencia interviene el Locus Ceruleus y el Sistema de la Norepinefrina.


         La nicotina responsable de la nicotino-dependencia puede ser definida como una sustancia
         psicoactiva cuya acción consiste principalmente en la activación de dos centros cerebrales:


                El Sistema Mesolímbico Dopaminérgico que es considerado como el centro cerebral del
                   placer y de la gratificación y su estimulación es responsable de la fármacodependencia,
                   en la cual el sujeto intenta encontrar el efecto euforizante (Craving).
 

               El Locus Ceruleus que es responsable del estado de alerta y de vigilia. Su estimulación
                  por parte de la nicotina mejora las funciones cognoscitivas, la capacidad de
                  concentración, las perfomances intelectuales y al mismo tiempo puede reducir las
                  reacciones de estrés, proporcionando una impresión de seguridad y de relajación en las
                  situaciones críticas.


            

       Neurotransmisores

      

La nicotina favorece la liberación de algunos neurotransmisores a nivel cerebral como la dopamina y la norepinefrina que generan sensaciones de placer y alerta. El neurotransmisor es una sustancia producida por una célula nerviosa capaz de alterar el funcionamiento de otra célula de manera breve o durable, por medio de la ocupación de receptores específicos y por la activación de mecanismos iónicos y/o metabólicos.

Un mensaje de una neurona a otra es transmitida con la ayuda de diferentes transmisores químicos. Esto ocurre en puntos de contacto específicos, las sinapsis, entre células nerviosas. El transmisor químico dopamina se forma a partir de los precursores tirosina y L-dopa y es almacenada en vesículas de las terminales nerviosas. Cuando un impulso nervioso causa que las vesículas se vacíen los receptores para dopamina en la membrana de la célula receptora son influenciados de tal manera que el mensaje es llevado al interior de la célula.

La nicotina imita la acción de un mediador natura, la acetilcolina. Ella se liga a los receptores nicotínicos en el sistema nervioso e incluídos en diferentes estructuras cerebrales.

Premio Nobel 2000

            

          

  

 

Estructura de la nicotina