REUMATISMOS
 

I N T R O D U C I O N

Para hacernos una idea de la importancia de las dolencias de tipo reumático diremos que, en España, hay más de 4 millones de personas que las sufren en diversas formas e intensidad, aumentando éste número cada año en unas cien mil personas. De cualquier modo, no se desanime y siga leyendo porque la "cara buena o esperanzadora" nos la muestran los espectaculares avances de la medicina en los últimos 20-25 años.

Bajo el epígrafe de "ENFERMEDADES REUMATICAS" se encuadran más de 250 afecciones, que van desde una simple artrosis de rodilla de consecuencias poco graves generalmente, hasta el denominado Lupus Eritematoso. Todas ellas se caracterizan por poseer una serie de notas comunes como son la inflamación, degeneración o alteración metabólica del tejido conjuntivo del cuerpo humano, sobre todo en las articulaciones y tejidos asociados con ellas, que acarrean unas consecuencias, también comunes a toda dolencia reumática, como son el dolor, la rigidez o la limitación ligera, severa o muy severa, según los casos, de los movimientos habituales.

En términos económicos ésta enfermedad o conjunto de enfermedades, costaron al Estado más de 600 mil millones de pesetas. Por otra parte las cifras de la Encuesta Nacional de Salud señala que 6 de cada 10 españoles padecen de alguna enfermedad crónica, siendo el reuma quien se lleva la palma en cuanto a número de enfermos, ya que no menos del 10% de la población española se encuentra afectada por éste tipo de patologías.

El punto más importante que, todo enfermo ha de tener en cuenta si padece cualquiera de estas dolencias es que debe convivir con ellas para siempre, SI ESTA CONVENIENTEMENTE DIRIGIDO POR UN PROFESIONAL CAPACITADO PUEDE LOGRAR UN CONTROL TAN RIGUROSO DE LAS MISMAS QUE ALCANZARA UN TIPO DE VIDA NORMAL.

Para terminar ésta introducción hemos de señalar que, técnicas radiológicas basadas en la Resonancia Magnética Nuclear han posibilitado tales avances a nivel del diagnóstico de todas éstas enfermedades, y los descubrimientos en el campo de las determinaciones del laboratorio han alcanzado tal nivel que podemos hablar de " ciencia ficción ". Todo ello supone una nueva visión de todos estos problemas y mejores soluciones.
 
 

ENFERMOS REUMATICOS

Entre los pacientes reumáticos que acuden a una consulta médica, los posibles diagnósticos son múltiples de manera que en determinados casos los podemos establecer con relativa facilidad a través de la inspección clínica, la observación de placas radiográficas o por un examen de laboratorio en el que se incluyan los correspondientes análisis del reuma. Pero no podemos dejar de señalar la realidad que la experiencia nos dicta al respecto: en muchos casos llegar a un diagnóstico correcto no es tarea tan sencilla, incurriéndose en errores que tanto perjudican al paciente, tanto por lo que supone de frustración para sus lógicas ansias de curación como para sus no menos lógicos deseos de llevar una vida normal.

Otro factor negativo que se añade en ocasiones a la enfermedad propiamente dicha, es la desconfianza que aparece para con el médico, lo cual hace que desaparezca la necesaria corriente de cordialidad entre él y el paciente, que permita abordar el problema como una "causa común" y hacer que la total confianza a que nos acabamos de referir fluya entre ambos y juegue el importante papel que le corresponde a la hora de lograr un buen resultado con el tratamiento.

Como en cualquier otra enfermedad, el diagnóstico de una dolencia reumática es fundamental. El examen clínico unido a una historia clínica que incluya un interrogatorio lo más extenso y minucioso posible, junto con los antecedentes personales y familiares, e incluso los comentarios de quien acompaña al paciente a la consulta, forman el conjunto de elementos que nos permitirán establecer un DIAGNOSTICO CORRECTO. Todo ello debe acompañarse de las radiografías que se estimen oportunas y la analítica del reuma correspondiente. Es a partir de este momento cuando estaremos en condiciones de ayudar al paciente del modo más eficaz para tratar de aliviar su dolencia.

En cualquier interrogatorio que efectuemos a un enfermo reumático, una palabra es la que aparece de modo continuo y reiterado: DOLOR, transmitiendo a través de ella el paciente, toda la angustia que le embarga. La enfermedad "duele" y ésta es la razón determinante por la cual se hace fundamental tratar de calmarlo. Para ello utilizaremos medicamentos que no le PERJUDIQUEN posteriormente, es decir CALMAR CON MIRAS A CURAR. El dolor es nuestro "ENEMIGO" puesto que hace que el enfermo se desvanezca emocionalmente y entre en un peligroso circulo vicioso de DOLOR - ANGUSTIA - INCAPACIDAD - MAS DOLOR.

No pocas veces hemos escuchado, desgraciadamente, como un médico decía a su paciente frases como: "usted no se cura de esto, así que mejor no pierda el tiempo". Es terrible aceptar que uno no se pueda curar, pero el hecho de ser médicos nos obliga a tener el don de calmar también por medio de la palabra, de la comprensión y del mero hecho de escuchar con atención lo que se nos dice tratando de hacer "causa común" con nuestro paciente. Además tenemos, o debemos tener, una salida terapéutica para las dolencias de nuestros pacientes.

El dolor, cuando es mecánico, cede con el reposo y así los enfermos ARTROSICOS sienten dolor en los primeros momentos cuando se acuestan, calmándose conforme pasa el tiempo. La ARTRITIS produce dolores en la madrugada, después de haber estado un prolongado tiempo en quietud. Aparecen también manifestaciones asociadas, como son los adormecimientos, hormigueo, frío y trastornos de tipo emocional o circulatorio que deben ser estudiados a fondo a través de métodos complementarios.

Muchas veces se asocian dolor e hinchazón en la articulación enferma pudiendo ser que ésta última interfiera o no en los movimientos normales. Se pueden sumar también el calor local y el enrojecimiento, no siendo extraño que todo esto que estamos definiendo, ya se haya dado con anterioridad en otra articulación del cuerpo.

Nuestro paciente se encuentra angustiado por el dolor, y cuanto más se deprime a causa de la "limitación de movimientos y de la capacidad funcional", más difícil se le hace el cumplir con su trabajo y tareas habituales viendo, en definitiva, limitada su vida.

¿QUE HACE LA MEDICINA PARA ACTUAR SOBRE ESTAS ENFERMEDADES?. A éstas alturas de la lectura de éste informe, tal vez ya se haya formulado ésta pregunta. Pues bien, la medicina convencional posee una extensa lista de medicamentos destinados a actuar sobre las enfermedades reumáticas, pero se ha comprobado el limitado éxito que en la práctica logran, sumándosele, además, otro factor negativo como son los efectos secundarios que, determinados de esos medicamentos producen en otras partes del cuerpo, así por ejemplo el consumo masivo de aspirina, pueda acarrear el peligro de terminar con una úlcera sangrante en el tubo digestivo, o en otros casos, a una intoxicación por salicilatos.

De los corticoides hay que hablar todavía con más reservas, si cabe, puesto que si bien son un excelente medicamento cuando es usado con criterio, con un exhaustivo control, y en las indicaciones precisas en donde si es irremplazable, no debemos olvidar el peligro que puede acarrear su utilización indiscriminada. Y para terminar éste punto, daremos un consejo que es vital seguir si no se quiere incurrir en graves peligros para la salud: NO AUTOMEDICARSE JAMAS SIN CONSULTA PREVIA.

La medicina no convencional propone toda una serie de técnicas ampliamente contrastadas, que pasamos a revisar a continuación y con las que se obtienen los mejores resultados.

Comenzaremos por hablar de la capacidad anti-inflamatoria de la ACUPUNTURA, conjunto de técnicas milenarias ampliamente difundidas a lo largo y ancho del mundo, pero no siempre bien utilizadas.

La ORGANOTERAPIA es otra de las armas que la medicina actual pone a nuestra disposición, y a través de la cual miles de pacientes, no sólo han obtenido calma para sus dolencias, sino también remisiones espectaculares durante largos periodos de tiempo.

Mención especial merece la PROCAINOTERAPIA de la Dra. ASLAN, tratamiento mundialmente conocido y reconocido gracias a los largos años de experiencia de la citada Dra. en Rumania sobre miles de pacientes, entre los que se incluyen desde hombres de la calle hasta Jefes de Estado.

El medicamento o droga fundamental en que se basa éste tratamiento, es la llamada PROCAINA ACIDA, la cual, a través de una estimulación del eje hipotálamo-hipófisis, logra reactivar funciones orgánicas deficitarias por razones de desgaste debido a los años u a otros procesos. La procaína se combina con una serie de elementos reconstituyentes del organismo y de sus funciones. Con éste tratamiento se obtiene una revitalización general muy notable, siendo sus efectos visibles y satisfaciendo las expectativas de los pacientes en la mayor parte de los casos.

A través del aporte de aquellos elementos que se encuentran en cantidad deficitaria en el organismo logramos reconstruir el estado general, mejorar las funciones y modificar la evolución posterior de muchas afecciones, ya no solo de tipo reumático sino otras muchas que a diario nos toca diagnosticar. Para ésta terapéutica de aporte, se utilizan aminoácidos, complejos vitamínicos, lisados de placenta, de ovario, de testículo, de hígado, etc...

Con todos los elementos terapéuticos a que nos hemos referido, intentamos dar a la gran cantidad de pacientes que acuden a nuestra consulta como consecuencia de dolencias reumáticas, la solución para sus problemas que interfieren de forma tan importante en el desarrollo de la vida normal de cualquier persona, conduciéndoles a través de las técnicas médicas reseñadas, ( acupuntura, organoterapia y procainoterapia) y de una serie de consejos como son el atender única y exclusivamente a la medicación que el médico estimase oportuno para cada caso, sin llegar a la automedicación en modo alguno.

 

| Organoterapia |