Que tiempo tan corto el presente
te dispones a vivirlo y ya es pasado.

De los cuadernos de un soñador
(Mayo 1999 ...)

Lo grandioso de ser uno más entre los muchos
es que nunca,
ni aún cuando más solos estamos,
sufrimos de soledad.



José L. Dasilva N.

Ah! que la luz se vuelva eco de mis sombras

A veces me pregunto qué hace más daño, si la palabra hiriente que, en un momento de ira, se nos escapa sin intención o aquellos rumores que oímos y damos por ciertos sin buscar confirmación.
Es curioso.
Convivimos a diario con una persona. Le oímos hablar. Le vemos actuar. Percibimos y sentimos el afecto con que nos trata. Nada que decir. Nada que juzgar o criticar. Ni un sólo motivo de duda. Ni la más mínima razón para la desconfianza.
Un buen -o mal- día alguien nos dice -de esa persona- que alguien le dijo que le dijeron que...
y nuestro criterio da un cambio radical... o, cuando menos, comenzamos a dudar.
¿Será que no creemos en nuestros propios sentidos?
¿Será que lo obvio -lo que está ahí, al alcance de nuestros ojos y nuestros oidos-, por ser obvio, claro y transparente -porque no se esconde- merece menos credibilidad que lo desconocido?



( ... )
Así nos dejó
un día de abril
- recién entrada
la primavera -
los campos en flor
que fueran su vida
lloraron su marcha
gritaron su ausencia
y acaso rezaron
pidiendo clemencia
para quien no tuvo
más grande pecado
que amar demasiado
todo cuanto amó...

Y no es decir mucho
que amó en demasía...

de sonrisa fácil
siempre al llanto presta
que llanto y sonrisa
conjungan los tiempos
de un mismo sentir
vivió y desvivió
los sueños de todos
la risa de todos
fue su propia risa
con todos, el llanto
de todos, lloró
Quizas fue por eso
que al eco apagado
de su último adios
se unieron los robles
los pinos se unieron
el castaño al cielo
su voz elevó
con un grito amargo
que apenas audible
llegó a mis oidos
hirió mis sentidos
apagó mi voz.

Yo estaba tan lejos...
íAh! quien cerca estuviera...
yo nada sabía
de su sufrimiento...
de haberlo sabido...
íNo!, no habría sido
menos mi dolor.

Ahora le canto
(nunca antes lo hiciera)
Ahora quisiera
volver a sus brazos
posar mi cabeza
sobre aquel regazo
que en tiempos de infancia
tanto me acunó
que fue mi refugio
cuando tuve miedo
y cuando hubo frío
me dio su calor...

Ahora quisiera
abrazado a su espalda
dormir como otrora
el sueño tranquilo
de quien nada teme
ni al fantasma que vive
en clamores pasados
ni a futuros ocultos
tras cielos nublados...

Ahora quisiera...
pero este querer
anacrónico, a deshora
no tiene el poder
de volverla a la vida
no tiene más fuerza
que el calmo lamento
de un niño que llora
por su hada perdida
en los bosques del tiempo

se oye un suspiro
que rompe el silencio
se detiene la pluma
se apaga la voz
...

Sobre aquella colina un hombre descansa
pesan años de lucha
sobre su espalda ...

Sobre aquella colina un hombre espera
la traición va en camino
(la muerte que asciende)
por la ladera ...

Sobre aquella colina cantan las balas
réquiem por el guerrero
de grandes alas

Mucho anduve en solitario
que es un andar por andar
un estar en todas partes
y, al tiempo, en ningún lugar

Mucho anduve en solitario
buscando
lo que mientras solo anduve
no supe donde buscar

Mucho anduve en solitario
hoy que tengo compañía
¡Ya no quiero soledad!

"Descubrí que mi poesía es hermafrodita, como mi locura, la expedición espontanea de un sentimiento rebelde, que emigra al papel através de mi pluma, para amarse con corazones ajenos, caer en el olvido, viajar con los recuerdos o vivir eternamente en sus almas. Y siento tanta locura como poesías para regalar"
(Marcelo Mosaritolo)


(A Marcelo Adrián)

A veces un viento fuerte sopla
y no puede mover uno sólo de nuestros cabellos...

A veces, viene una brisa
suavemente se desliza
por un resquicio pequeño
y se estremece hasta el sueño
que no creimos soñar
A veces viene un cantar
que pasa sin dejar huella
a veces viene una estrella
que sin ruido, apagada
explota desde la nada
y entre nosotros se queda...

Allí donde está el amigo
está el calor del estío
está la luz, está el río
que riega los maizales
del alma en su soledad

está el compañero cierto
con su portal siempre abierto
por si precisas entrar

la mesa siempre dispuesta
y a punto para cenar.





Resucitar en la tierra
para morir en el cielo...
Muerto
--------una
------------dos
------tres veces muerto...
---------y muchas más-
y otras tantas revivido
-----si se quiere redimido-
por efectos del recuerdo...


(de una carta a Salvador Vanegas)

En silencio.
Sigo andando. En silencio.
Sin hacer mucho ruido.
Peregrino.
Absorto en mi fe y en mis creencias
hacia no sé qué templo
de no sé qué ser Divino.
Algunas veces a tientas, las más
a tropezones con las piedras del camino;
pero, en todo caso, sigo andando
siempre andando
porque el movimiento calma mi impaciencia
y al andar desapararece la sensación de estar perdido

... Así es que hago silencio...
escucho
intento aprender de lo que oigo
-tambien de lo que veo-
y sigo andando a mi ritmo
si no en silencio total
sin hacer mucho ruido.

La vida como el deporte:
un error al final del juego
-------------tres en base
------------------------lanzas la bola
------------------------------------home run-
y te gana el otro equipo.

Siempre habrá una próxima temporada.

La soledad
es una plaga
persistente
que viene y va
como esas hierbas
que tanto afean
el jardín ...


Una tarde hacia San Juan
me encontré con las estrellas.
Me miraron temerosas...
íCuán efímera es la luz de la existencia!

Una noche de San Juan
(la noche en que todas juntas
se encendían mil hogueras)
una a una se apagaron
una a una las estrellas

Ya no hay tarde que camine hacia San Juan.

Ya no hay noche de San Juan.
Sólo una noche de junio...
una noche de recuerdos
como otra noche cualquiera.

La fiesta brava
Un torero por león...
un toro por un cristiano...
Esto es civilización
aquello "circo romano"...
Que poco cambian algunas cosas!
(Comentario de una tarde
ociosa frente al televisor
)



Sales a la calle y caminas con la sensación de que todos a tu alrededor te están mirando. A tu paso oyes murmullos que ni siquiera alcanzas a comprender y sientes que todo cuanto te rodea está gritando tu nombre...
Si sólo por un momento bajaras del pedestal en que por cuenta propia te has subido, te darías cuenta de que no son sino tus ojos los que te miran... ísi hasta los sonidos que oyes tienen tu misma voz!.

Allá se aleja el anzuelo.
No lleva nombre ni invitación
no dice trucha o salmón
no dice bagre o sardina...

Cuando se lanza el anzuelo
lo más que cabe esperar es que pique un pez...
-------------------------------(si es que algo pica)
y, cuando pica
┐de quién es la culpa?
┐del anzuelo?
┐de quien lo lanza?
┐acaso, de la carnada?
┐o acaso del propio pez
que no ha sabido, en su estupidez
tener la boca cerrada?





Pongo tu nombre al papel como tantas otras veces y, como tantas otras veces, el papel me regala una sonrisa; me mira con tus ojos.
Como tantas otras veces, escribo para decir lo que mi voz se calla...
aquello que quizás tú nunca escuches...
aquello que tal vez nunca te diga.



La imagen que en tus ojos se refleja,
mujer, cuando me miras
tiene un algo que conozco;
se me hace familiar pero es distinta
a la imagen que el espejo me devuelve...
El espejo la devuelve tal cual es
tus ojos la reflejan corregida,
retocada por el mágico pincel
del artista que dibuja en tus pupilas.
No soy yo quien en tus ojos se refleja,
mujer, cada vez que tú me miras.
No soy yo.
Es aquel que yo quisiera ser.
Es aquel que nunca fui y no seré,
aunque creas que es a mi, mujer,
a quien ves cuando me miras.



No lamento no haber podido bajar la luna para ponerla a tus pies. Al fin y al cabo, aunque pudiese y lo hiciera, ¿de qué te serviría pisotear la luna?

No lamento no haber podido hacerte un collar de estrellas ensartadas en hilos extraídos del sol. ¿En dónde te lo pondrías?

Lo que sí lamento, y créeme que lo siento, es no haber ocupado en regalarte más y mejores sonrisas, todo ese tiempo invertido en el absurdo intento de buscar para ti lo imposible.

















Nuestros ojos sólo dicen aquello que la luz les cuenta... Y pocas veces la luz lo cuenta todo.





Cual Quijote por tierras de Castilla
pluma en ristre apoyada como lanza
en lugar de Dulcinea fue poesía
yo... decir a quien pregunte no sabría
si Quijano, Rocinante o Sancho Panza
mas lo cierto es que después de tanta andanza
con tan grata, entrañable, compañía
una alarma se dispara en lontananza
se detiene el galopar bajo mi silla
miro al frente y aquella pared blanca
me devuelve a la verdad de cada día
nos cruzamos a través de una ventana
que encerraba en su cristal mil maravillas
pero un mundo más real
(por inmediato) hoy me reclama
y no deja, a mi elección, alternativa.


Si notas que algo se mueve a tu alrededor
--------y no hay viento ni brisa
Si descubres que en tu rostro se dibuja
--------sin motivo una sonrisa
Si sientes que algún deseo indiscreto
--------suavemente se desliza
llenando el pequeño espacio
que hay entre piel y camisa...

tal vez sea que a tu lado
muy cerca de ti
muy cerca
más cerca aún que tu piel
más cerca aún que tu propio pensamiento
--------(más cerca aún de lo más cerca de ti
-------- que puedes ir con tus manos)
latiendo va el sentimiento
de alguien que no te olvida

a pesar de la distancia
--------(y más allá de la distancia)
a pesar del tanto tiempo
--------(y más allá de cualquier tiempo)
a pesar de su silencio
--------(y añorándote en silencio)
hay alguien cerca de ti
muy cerca
que te piensa y te desea
que te quiere y no te olvida.

No lo ves pero está en ti.
tal vez sobre ti.
Muy cerca.

Donde duerme la ternura
Donde despiertan los besos

--------Donde la tela se hunde
--------cuando se ajusta
--------sobre tu cuerpo...

Donde el instinto conduce
nuestros labios en procura
del alimento primero

Donde el placer marca el rumbo

donde comienza la vida
donde se aquieta el deseo

--------origen mismo
--------de mis angustias
--------motivo cierto
--------de mis desvelos

confluyen tus sensaciones
se alimentan mis excesos.

Está en ti.
No puedes verlo.

Te acompaña. Va contigo.
Lo sepas o no lo sepas
queriéndolo o sin quererlo.

Perdóname si es que acaso
creo más de lo que debo
me dejo llevar a ratos
por ilusiones y sueños...
cuando digo lo que digo
es que lo que digo quiero
aunque al tiempo que lo digo
no sé si también lo creo.

Estaré o no estaré.
Puede ser. Puede no serlo.
Prefiero creer que sí
motivos bastantes tengo
bastantes muestras me has dado
de que entre tu vida y mi vida
no hay distancias ni tiempos
-como dijera el cantor-
porque el amor es sincero.


Posuida dun meigallo
a lua, pandereteira,
con ritmo de muiñeira
baila sobre dun carballo

¡Ai miña lua de maio!
miña lua feiticeira
que vas deixando na leira
beixos e alalás de orballo

¿dime ti que ibas conmigo
onde deixei esquecidos
aqueles soños que foran
semente das miñas loitas
alento do meu traballo? ...


Silandeiro polos montes
preto de Vilagarcía
vou lembrando a Rosalía
--------------"Adios ríos, adios fontes"

As follas novas corean...
--------------"Adios regatos pequenos"
i ó son do meu pensamento
un salaio engade o vento

--------------"non sei cando nos veremos"



(y ya no sé)
acaso también yo sea un recuerdo
(entre los tantos que galopan mis neuronas)


JOL. DAsilva N.
(E-mail: jldasilva@arrakis.es)

enero 1999...
PoeSite
INDICE