PoeSite, pagina principal Venezuela en Poesía
No importa dónde has nacido; lo que realmente importa es donde has crecido, donde has llorado, donde has reido, donde has amado y donde has sufrido. ("Réflex y Onando") Yo lloré mucho en Venezuela. Reí mucho también, ¡Sí que reí!. Amé mucho -aún de lejos, sigo amando-... es que a las faldas del Avila crecí. (J.L.Dasilva/diciembre 1997)

Cualquier comentario sobre estas páginas, dirigirlo a José L. Dasilva jldasilva@arrakis.es

Google
Desacreditar al oponente es el último recurso que le queda al mediocre cuando no tiene argumentos válidos para sustentar sus ideas. ¿No sería más acertado callar y más ético reconocer?




Reflexión | Poesía Visual | PoeSite | Blog
Cantos a Bolívar
de los cuadernos de un soñador(De los cuadernos de un soñador)
Recordando a Alí Primera
Un 16 de diciembre
Mírale... es como tú

Despertemos del letargo
no dejemos que nos venza
el sueño en la indiferencia
que si esta noche nos vence
nos topará la mañana
postrados en tierra ajena
ante una tela de rayas
con su bordado de estrellas.
PoeSite

Veo al hombre gritar
desde un puente

¿cómo es la mar?

y le contesto:
olas, mareas y resacas


Jesus López
www.lamarserena.com

de Freddy Salazar

Sé que un día,
un mañana...

¿Lejano ?
¿Cercano?

se romperá el camino
y partiré.

Un soplo de viento
se volverá recuerdos
y los soles de otros días
dejarán de alumbrar.

De pronto...
estallaré en pedazos.

Y en miles de estrellas
se convertirá
esa energía
que un día me mantuvo.

Un cielo claro recogerá
lo que ahora seré:

polvo de eternidad.

(Freddy Salazar
©"Río de una sola orilla", 1993)


de Cintia Desantis

buscando pan
nuevo ..... el peregrino
viaja por curvas hacia
Cumaná, y soy la guaricha
vendiendo cazabe huele
a sol mi pelo
no esquivo sus flores
ellas
me entretejen
con el sebucán y
absorbo del yare
su muerte en frescura mojando
mis cintas prensoras de yuca



de Miguel Adolfo Pardo
BRECHAS

Hay brechas tan grandes entre algunos,
tan profundas, tan difícil es vencerlas.

Y estás tú y estoy yo,
uno a cada lado de la brecha.

Y tú pensando quizá que yo voy
y yo con gran fuerza, en silencio,
diciéndote, ven.


de María Cristina Solaeche
ASOMANDOME AL ABISMO

Cuanto más me elevo tanto más hondo se ofrece el abismo
(Simón bolívar).

Muero
muero debajo
del pueblo sumiso
del hombre que manda solo
de la sevicia de las riquezas
de los cardos resecos
del aire terroso
del ácido y el vinagre
los huesos y la sangre
los jinetes enfurecidos
vientos negros azules grises enlutados
cenizas caracoles gladiolas enterradas
quebradas sin peldaños querellas humanas
………………
Muero
muero sobre
la soberanía de los pueblos
las lagunas de amagos colores
libertad vida harina y fuego
campanas en sus bulliciosos faralaos
palabras con que el día apaga el silencio
tiempos abiertos vaharada tibia
gritando la eterna despedida
capuz de terciopelo y pana
sin la queja del mendigo
rumores de clepsidras húmedas
anidan mis oídos susurros de amores
………………………….
Ya es hora
apaga mi gemido muerte .

ecos del corazón

Cuanta alegría me da el poder escribir
todo lo que mi alma encierra,
todo cuanto siento y callo,
todo cuanto quiero y apenas tolero,
lo que percibo con mi corazón,
y procesa sin cesar mi mente,
eso que nadie quiere admitir
pero que les grita desde adentro
lo que nos mueve en la vida
para acariciarnos o golpearnos
no son otros sino los sentimientos
el reflejo de nuestra eterna alma.

Liliana Guillén


Breve Antología

de Pablo Mora

ELEGÍA A ALÍ PRIMERA

A 18 años, camarada

En una rebelión de hojas marchitas
que el viento esparcirá por el camino,
en la misma vereda en la que vino
y que golpe tras golpe la transitas.

En el mismo solar donde gravitas,
de este lado implacable del destino,
al borde de los ratos junto al vino
donde fueron a dar todas tus cuitas.

Canoa frente al viento huracanada
buscando enloquecida su corriente,
ráfaga entre tiniebla iluminada

golpeteando el quejido duramente,
quedará tu existencia enarbolada
al pie de los recuerdos dulcemente.


Hermano Alí, el de la Patria Buena,
hecho de sangre, barricada y pueblo.
Hermano de Jesús, el camarada,
pendiente del juguete aquí en la tierra.

Sembraste la justicia a mano llena
disparando en la vida tus canciones
con ronca voz y corazón al vuelo...
las flores hoy palidecieron.

Alí, sabemos que la marcha es lenta
y sigue siendo marcha, camarada,
en cada Nicaragua de la tierra.

La llovizna y el cielo camaradas,
todos los camaradas de la tierra
sembrarán hasta el fondo la alborada.


A partir de tu muerte tempranera
entre la rabia y la ternura tuyas
nuestra vida será la camarada
que puño en alto acortará caminos.

Acortará el camino a la llovizna
para que abone la simiente a tiempo;
acortará el camino a la alborada
para que se abra la mañana en fuego.

A partir de tu muerte, camarada,
sabemos que hacen falta muchos golpes
para matar la muerte y su carnero.

A partir de tu muerte, Alí Primera,
le nacerán pestañas a la aurora
para que llegue al corazón del pueblo.

Pablo Mora

A quien pueda interesar


En homenaje a los que fueron ...
a los que pasaron antes que nosotros, haciendo los caminos que hoy nosotros caminamos y, entre nosotros, dejaron, más que su huella, su alma como simiente esparcida, entre la muerte y la vida, entre el amor y el dolor... (»»» breve antología »»»)
Al final... CARTA ABIERTA
| Citas memorables? | enlaces |


. Si escribes para decir lo que tu voz se calla, sin pretensiones de poeta, sin intención de hacer poesía;
si, más que simples objetos inanimados, el papel es para ti un confidente y la tinta una voz para tu pensamiento;
si sabiéndote poeta, no encuentras la manera de compartir tus versos...
en cualquier caso, aquí hay un espacio reservado para ti.
(J.L.Dasilva)

«Si toda la poesía que se siente se escribiera, ¡qué caudal de literatura tuvieramos en el mundo!»
(J.L.Suarez)

los otros poetas... la otra poesía...
(en estricto orden de llegada, lo más reciente, al final)


Filiberto Rodriguez Motamayor »Déjame llorar.
Yo estoy triste como el Profeta de las Lamentaciones
y mi voz suena como una fibra rota por un puñal de fuego.
Mojo mi pluma en llanto y hago del corazón
el rojo pergamino en que escribo mis dolores.
Mi dolor no tiene reglas:
comienza justo en medio de mi pecho
y se expande... se expande...
« Marinés Iglesias
Andrés Ignacio Level »Es mi rito, es mi existencia, es libertad.
Es pensar, ver, darse cuenta
que no todo es porque es así.
(...) El amor hace nido
en la horqueta de un árbol.
El mío,
se entretiene hilando
en el brillo de tus ojos
y en el fluir de tus palabras.
« Wagner Barreto Barboza
Manuel Osorio Falcón »
León Carlos, la vida no se muere de la muerte/
se muere de distancias y recuerdos/ ...

La poesía nace,
donde los hombres se encuentran,
en su labor cotidiana.
« Juan Tunez
Edilio Mujica »
Transito de sombras
mis manos
calle ciega y olvidada
tu cuerpo, exvirginal.
...
Tengo un cielo que cabe en tu cielo
y unos pasos que huelen a tus huellas
recien pisadas ...
« Laura Curie
Miguel F. Rodríguez S. »
(...) juguemos
a que estamos vivos,
¡viva la tierra que nos cubre!
Devuélveme
Lo que soy.
(he aquí estos poemas...)
« Raúl Márquez
Carlos Manuel Roos »(...) ideas que nacen para ser palabras
y terminan siendo letras solitarias
confinadas (...) en un papel de rayas
(...) Otras mil historias
de muchos más muertos,
suceden a diario
y no lo sabemos, (...)
« Karim
Albin Casana »(...) ¡Ama!
¡Ama mortal!
Es lo único que queda.
Es lo único que da.
Es lo único que amerita. (...)
(...) sin Saber , el Poder, sólo es porfía,
quien lo ejerce no pasa de porfiado.
« Joan Dalu
María Díaz Bernáez »




« Rafael Mora
Patricia Díaz »
(...) Poesía,
tráeme de nuevo
el encanto risueño de tus cálidas palabras (,,,)

Canto Walt Whitman a tu voz
tu sol ascendente me sonríe
« Graciela Torres V.
Pablo Liendo »
Si tu me dijeras cuáles son tus miedos,
me volvería másyo,/ más valiente,/ más eterno,
y seríamos más cómplices
a partir de estos versos.

El mundo no existe como tal,
El mundo eres tú...

« Zahamín Añez

Tatiana Sledzinski »

Para cavar un hueco en la memoria
no bastan las manos
ni la sangre
ni la savia;

Un Amor de Miel y Ajenjo
Poemas Asperos y Oscuros
Escarbando los Sentidos
« María Cristina Solaeche

Enrique Ojeda »

Si tú supieras,
el significado del silencio,
No dejarías extraviar por tiempo indefinido
El eco de mi voz extrañándolo todo.
Cuando una llama se enciende en la noche
en la luna escondida de lobo dormido
un calor de frescos, de lienzos de piedra
se cala escondiendo una pluma de ganso.
... y escribe dormida
la verdad en tijeras
« José Luis Cunha

Rossy Pérez »

El punto exacto.
Ni el antes, ni el después,
La encrucijada donde todo comienza ...
« Margit

Tym Herrera »

Réquiem por un amor clandestino

 

« Irma y Joan

Félix Vásquez »


He llegado aquí,
destilando mis pequeños versos,
mis pequeñas líneas
de piel y madrugada...

« Iván Trejo

Migdalia Mansilla »


Soy la poeta
y duermo
en la estatua de una loma
mi anestesia:
los abrojos
a la espera de algún rayo

« Cintia Desantis

Anaís Osío »


Noris Roberts »



« Samuel Akinin Levy

Orlant »



« Luis Delgado Arria

Ana Zhennamir Rivas »



« Juan M. Carrasco D.


Los DERECHOS de los trabajos publicados en este sitio corresponden a sus respectivos autores... la ORTOGRAFÍA también.

joldan

Pagina principal


Cualquier comentario sobre estas páginas, dirigirlo a:
José L. Dasilva jldasilva@arrakis.es


VENEZUELA
(Ernesto Luis Rodriguez)

La gloria como atavío,
de araguaney, la ternura,
abre un rosal la cintura
y su garganta es un río.
La viste un cielo bravío
de vivo azul transparente.
La mano resplandeciente
de libertarios manojos.
De Catatumbos los ojos,
de Mar Caribe la frente.

La bruma arriba desvela
sus avileños fulgores,
y cinta de tres colores
sobre los rizos le vuela.
Se cubre la piel canela
con fino encaje de brisa.
Su heroica raza mestiza
causa en América asombro.
De cordilleras el hombro,
de frailejón la sonrisa.

De medanales el cuello
y de Amazonas el talle,
la dulce Virgen del Valle
le pone lindo el cabello;
y en luminoso destello,
Delta Amacuro en la mano,
hace que el cielo lejano
sobre el Atlántico vuelva.
Tiene latidos de selva,
tiene pulmones de llano.

El sol lo lleva tatuado
sobre bandera y escudo.
Brasil le tiende el saludo,
Colombia besa el costado.
Alzó la fe del pasado
bajo consignas ductoras;
aman sus tierras sonoras
la libertad y el derecho,
y tiene luz en el pecho
¡condecorado de auroras!

Ernesto Luis Rodriguez


Blogs Recomendados

Mary C Golán - Bisutería 


CARTA ABIERTA

Pablo Mora al alimón con la Esperanza

Esta tierra sobre los ojos, sobre el alma, este aprieto, esta noche continua, este desasosiego, esta derrota que comienza, se aleja, se recuerda, viene y va. Te quiero, país, tirado abajo del mar, coronado de soles y neblinas, sombra de la guerra, lleno de vientos, puteando y sacudiendo banderitas, repartiendo escarapelas en las calles. Te estás quemando a fuego lento. Qué carajo si la casita era un sueño. Te quiero, país tirado a la vereda, caja de fósforos vacía. En cada casa, cafetín, taguara o plaza, hay alguien que nació haciendo discurso para algún otro que nació para escucharlos y pelarse las manos. Te quiero, país tan triste en lo más hondo del grito, tan golpeado en lo mejor de la sonrisa, tan grifo en la hora de la autopsia. Te quiero, a pesar de la sangrienta demencia que de antiguo atenta con la tribu, a pesar del águila rapaz y su avaricia loca, toda espumeante de historia, tragedias y misterios, exhalando el vaho putrefacto de los siglos, sorbiendo la polvareda de las necias apetencias, alcantarilla de los grandes asesinos en el desesperado despresamiento de los siglos, en el despellejamiento abismal de las brechas, trojes o caminos.

Te quiero a pesar del cómplice silencio para distraer el hambre de los humildes o arrancarle el fruto de sus sienes. Te quiero en las largas, confusas llanuras, serranías, en las que levanta, amasa y cuece el hombre su pan escaso, esparcido por el viento, buscando la pulpa ausente de los frutos idos. Te quiero a pesar de las babeantes, incompletas verdades, vertiendo su estiércol, retrasando nuestra marcha hacia el pan de cada día. Pero te quiero, país de barro, y otros te quieren, y algo ha de salir de este sentir. Te quiero, país desnudo que sueña; país insomne que lucha; país despierto que grita; país resuelto que espera; país de sol y de brega; país de siembra y cosecha; país de pulso y de fuego; país de barranco, de lumbre y de gloria; de palabra, pueblo y pólvora; de béisbol, ringside, furia y sampablera.

Me acuerdo de un amanecer alpino, en pleno invierno, soñándote despierto, entre la noche de la guerra, del hambre y de la lluvia, alzándote en los brazos, ofreciéndote a la vida, a punta de herejías, fabricándote, llevándote. Tapándome la cara, me acuerdo de la primera luna allá en Palermo, bajando del Amparo, camino de la aldea. Tapándome la cara, te imagino, desperezado, después de esta avalancha, calmada la borrasca, con zapatos rotos o nuevos, cuesta arriba, fuerte el corazón y el brazo, victorioso, desafiando porvenires, conquistando soles. Te quiero, país, pañuelo arrugado, maltratado, de estrellas impasibles, con sus calles cubiertas de carteles. Te quiero, sin vuelta, sin derecho, sin remedio, nada más que de cerca y amargado. Y de noche, insomne. Vámonos, patria, a caminar, yo te acompaño.

(Poesía, Sociedad Anónima)
Pablo Mora
E-mail: moraleja@telcel.net.ve


joldan
PoeSITE: Lo más reciente
pagina principal
Cualquier comentario sobre estas páginas, dirigirlo a:
José L. Dasilva jldasilva@arrakis.es


Estamos en la misma vía. Ocupando cada quien su propio espacio, pero siempre sobre la misma vía. Aun cuando nada creamos tener en común, tenemos en común el aire que respiramos, que es como decir LA VIDA.

Hablando de Arte por Roselia Level
 
Muestras de bisutería de Mary C. Golán
 
Volver a Venezuela en Poesia