Mezclas homogéneas

Un sistema es una disolución o mezcla homogénea cuando está formado por dos o más sustancias pero tiene las mismas propiedades en todos los puntos del sistema. Dicho de otra forma, a simple vista parece que todo es igual, no distinguimos distintos componentes dentro de él. Ejemplo: el aire, el agua del grifo, etc.

Para distinguir si un sistema homogéneo es una sustancia pura o una disolución (mezcla de varias sustancias), hay que recurrir a alguna de las técnicas de separación de sustancias , tales como la destilación, calentamiento a sequedad o evaporación / cristalización. Después de aplicar alguno o varios de estos métodos obtendremos distintas sustancias puras que podremos identificar con posterioridad.

De una manera más rápida, para diferenciar si un sistema líquido es una sustancia pura o una disolución, nos fijamos en la temperatura de ebullición. En el caso de un líquido puro la temperatura de ebullición permanece constante, mientras que en el caso de una disolución, la temperatura de ebullición cambia. La temperatura de ebullición no permanece constante en las disoluciones.

En las disoluciones, a diferencia de las sustancias puras, los valores de la densidad, temperaturas de fusión y ebullición, etc., varían según la proporción en que se encuentren los componentes de la mezcla.

Para separar los componentes de una disolución o mezcla homogénea, podemos utilizar los métodos de la cristalización o de la destilación.

Volver a mezclas