LEOLO : UNA REFERENCIA IMPRESCINDIBLE
Director : Jean-Claude Lauzon   / Guionista : Jean-Claude Lauzon
Ante el temor a que la locura que padecen los demás miembros de su familia acabe con él, Leolo decide reinventarse su vida para distanciarse.
VALORACION : 10
 
     
 

En 1995, la avioneta que Jean-Claude Lauzon pilotaba se estrelló contra una montaña. Decir que sólo murieron él y su novia, después de pasar un día de pesca, es algo no del todo exacto.

En ese accidente murió Lauzon y, en cierto modo, también parte del mundo que los que hemos visto "Leolo" compartíamos con él. Murió un director que, con algo más de tiempo, habría conseguido desarrollar una forma de contar historias que habría servido, sin duda, para hacer frente a esta época de simpleza y estupidez en el cine.

En esa carrera truncada habrían sobrepasado a gente tan admirada como Lars Von Trier, por poner un ejemplo de alguien capaz de haber creado un estilo propio (con todas las limitaciones y campañas de marketing que el "Dogma" lleva consigo). Jean-Claude Lauzon rodó "Leolo" y el Destino debió pensar lo que Leonardo da Vinci le dijo a Miguel Angel después de ver su Rafael :

-Después de esto, sólo te espera el declive

Y el Destino no tuvo ningún reparo en servirse de esa avioneta para cortar la carrera de Lauzon y dejarnos a todos los que consideramos "Leolo" una obra maestra esperando una continuación que jamás llegará.

Este año se cumplen diez años del estreno de "Leolo" y cinco de la muerte de Lauzon. Acostumbrado a hacer críticas de los últimos estrenos, se me hace un tanto extraño enfrentarme a "Leolo". En estos diez años, y tras verla muchas veces, la impresión que me sigue dejando es la imposibilidad de abarcarla con unas frases. Hay películas que quedan retratadas con una mera frase, que las fija en la Historia como la aguja a la mariposa a su caja, y otras que se resisten.

"Leolo" no deja de resistirse. Podría empezarse diciendo que es una película intensa en la que no hay tiempos muertos. Hay en su estructura una tensión continua que parece reflejar cierta urgencia por parte de Jean-Claude Lauzon. Frente a la gran cantidad de directores que hacen una película pensando que si no sale bien, vendrá una segunda oportunidad, Jean Claude parecía dirigir como si todos los recursos que se le ofrecían no fueran a volver a estar a su disposición nunca más. El ahora o nunca.

¿Y quién no acudiría con interés a ver una película rodada bajo esa premisa? ¿Se permitiría alguien con esa predisposición elegir una historia cualquiera? ¿Crearía unos personajes simples, sin peso? ¿Escribiría para ellos diálogos estúpidos? ¿Rodaría en escenarios que fueran planos? ¿Elegiría una música ambiental para acompañar a su historia?

Todo en "Leolo" está impregnado de una densidad que no permite que el espectador se despiste en ningún momento. Una densidad que nace del núcleo de la historia, tan simple de explicar como inexacto : la lucha de un niño por sobreponerse a su realidad a través de la escritura. Pocas películas llegarán a expresar mejor lo que significa escribir que "Leolo". Jean-Claude Lauzon no se coloca en el bando de los teóricos, de los que se preguntan si escribir tiene mucho sentido después de gente como Conrad. Jean-Claude Lauzon está en el otro lado , en el de los que presentan la escritura como única salida. Toda la película es una explicación del hecho de escribir , desde la inspiración y sus dudas hasta el vacío y la falta de lectores, que va a superar todo lo que se pueda decir sobre ella. Precisamente porque el interés de Lauzon no era disertar, sino mostrar.

El pequeño Leolo es un protagonista que se nos descubre, desde el principio, a través de una voz en off que va narrando parte de lo que vemos. Nada en "Leolo" es superfluo y, menos aún, esa voz en off que marca una distancia con lo que se nos presenta. Darle significado a esa voz en off es uno de los grandes juegos que Lauzon le plantea al espectador. Dependiendo de la respuesta que se le dé, la película tendrá valor o no. Se quedará como anécdota o como gran metáfora. ¿Quién nos habla? ¿Por qué nos cuenta esta historia justo en este momento? ¿Qué le está pasando al narrador para volver a esa historia que arranca en Montreal con ese niño disparándole a todo con un rifle de juguete?

El juego de Lauzon no se limita a esa voz en off. La estructura lineal se mantiene lo justo para que el espectador pueda seguir la historia, pero lo interesante es seguir al director cuando se pega a un personaje y lo sigue. Entonces puede romperse la relación entre ellos, aumentar los años que les separan, cambiarles el cuerpo o deformar su entorno.

No hay tiempo que perder y en la historia todo lo que aparece tiene un significado, esa intensidad de la que se ha hablado que en un momento mantiene la música (Tom Waits con "Cold,cold ground" y "Temptations" o Lorena McKennitt con "The Lady of Shalott") , en otro el paisaje, en otro la voz en off, en otro el abrazo que la madre le da al hijo retrasado.

"Mi madre, que navegaba como un gran barco en el mar de la locura"

Todo el ejercicio de Lauzon se dirige directamente al estómago. Se salta el ordenado mundo de las interpretaciones para llegar con más fuerza a donde quiere. Se ha dicho que no está en el bando de los filósofos o los teóricos. Sabe que las impresiones tienen su duración y no es, precisamente, el humorista que pretende llenar las dos horas de su actuación con cinco chistes largos. Lauzon tiene los deberes bien hechos. Ha trabajado mucho y bien y sabe cómo suceder las escenas para que ese continuo ataque al hígado no baje de intensidad.

Se mezcla el humor con lo escatológico, la desesperación con los sueños. No hay una línea clara que permita clasificar a la película dentro de un género. El que quiera reírse tendrá sus momentos para reírse. El que vaya a llorar tendrá, Lauzon lo garantiza, su momento para llorar como pocas veces lo hará en el cine ("llorarlo todo, pero llorarlo bien", como decía el protagonista de "El lado oscuro del corazón").

¿Y por qué esa intensidad? ¿Por qué ese cierto desorden en lo que se nos cuenta? El ejercicio de Lauzon es muy simple : acercarnos lo más posible al punto de vista de Leolo. Convertirnos, hasta donde sea posible, en Leolo. Lauzon utiliza toda su capacidad, todo lo que tiene a mano, para romper la distancia que hay entre la butaca y la pantalla y meternos en la historia. No como meros observadores, sino como protagonistas.

Y su gran talento lo consigue. El mundo se presenta de tal forma que sólo cabe reaccionar ante él. Nada de teorías. Desde el arranque comienza la película a golpear para derribar todas las posibles barreras que el espectador pueda crear. Nada de momentos de tregua, de guiños fáciles, de caminos trillados. Lauzon quita todas las señales e impide cualquier forma de orientación. Todos está creado para que no veas a Leolo, sino para que seas parte de él.

Y cuando por fin se produce esa unión, se es capaz de entender la necesidad que tiene Leolo de escribir. Se comprende esa pasión por Italia, se corre con él por esos campos verdes, se respira el mismo aire que Leolo respira cuando gracias a su esfuerzo es capaz de verse en el teatro de Taormina, se comparte su amor por Bianca.

"Italia es demasiado bonita como para dejársela a los italianos"

Entendemos el amor por su madre, la necesidad de encontrar esa luz tras la puerta del armario, la relación con su hermano, el miedo a la locura que rodea a su familia...

La película avanza hasta presentar uno de los finales más demoledores del cine. ¿Iba Lauzon a permitir que su historia terminara de una forma plana? Como todos los buenos finales, este es definitivo para la historia pero abierto para la interpretación. ¿Qué significa ese Leolo en la bañera, cubierto de cubos de hielo? Ahí es donde el espectador tiene que empezar a trabajar su propia interpretación.

Hace diez años de Leolo, hace cinco de la muerte de Lauzon. Haber visto Leolo supone conocer hasta dónde puede llegar una película en intensidad. Después es difícil aceptar como fresco mucho del pescado muerto que no deja de presentarse en el cine. Meros ejercicios de principiantes o trabajos correctos pero fríos. Anécdotas ocurrentes o historias trilladas. Parece que se ha bajado el nivel y que el espectador medio lo acepta pensando que tampoco se puede ir mucho más lejos.

Cuando esa sensación esté a punto de imponerse, cuando vayamos a aceptar una película no porque sea buena, sino porque sus fallos no son demasiado evidentes, hay que regresar a películas como Leolo. Una película que no existe en DVD y de la que tampoco se ha editado su gran banda sonora, como si se quisiera que su influencia no fuera muy grande.

Poco importa. Esta película que se merece un diez. Sin duda. Una referencia a la que acudir una y otra vez. Una película que siempre dejará corto cualquier análisis. Una película que hay que ver.

 

Otras críticas :