Diálogo entre Colbert y Mazarino

Cardenal Mazarino



Colbert: Para conseguir dinero, hay un momento en que ya no es posible seguir engañando al contribuyente. Me gustaría, Señor Superintendente, que me explicara entonces cómo es posible continuar gastando cuando ya se está endeudado hasta al cuello…

Mazarino: Cuando un simple ciudadano está cubierto de deudas, va a parar a la prisión. Pero el Estado… Cuando se habla del Estado, eso ya es distinto. No se puede mandar a prisión al Estado. Por tanto, el Estado puede continuar endeudándose. ¡Todos los Estados lo hacen!

C: ¿Cree usted eso? Con todo, necesitamos dinero. ¿Y cómo vamos a obtenerlo si ya hemos creado todos los impuestos imaginables?

M: Se crean otros nuevos…

C: Pero ya no podemos lanzar más impuestos sobre los pobres.

M: Es cierto, eso ya no es posible.

C: Entonces, ¿sobre los ricos?

M: Sobre los ricos tampoco. Dejarían de gastar, y un rico que no gasta condena a muerte a centenares de pobres, al contrario que el rico que gasta.

C: Entonces ¿qué podemos hacer?

M: ¡Colbert, piensas como un queso de gruyere o como el orinal de un enfermo! Entre los ricos y los pobres hay una gran cantidad de gente, tipos que trabajan soñando con llegar algún día a enriquecerse y temiendo llegar a pobres. Es a esos a los que debemos gravar con más impuestos, cada vez más, siempre más, porque cuanto más les robemos más trabajarán para compensar lo que les quitamos. ¡Una reserva inagotable!


[back]Atrás