Historia de la rueda de bicicleta.

Felipe Palou Larrañaga.


crisChris Boardman;recorman de la hora.

La rueda es una invención capital en la historia técnica de la humanidad. El conocimiento y uso de la rueda suele constituir un criterio de clasificación cultural. Sin embargo, han existido culturas que alcanzaron elevados niveles artísticos y técnicos desconociendo el uso de la rueda como, por ejemplo ,las culturas precolombinas americanas.

La rueda de bicicleta es muy diferente a la de un coche o una moto. Las fuerzas que debe soportar son menores por el poco peso de ciclista y bicicleta y por la limitada capacidad de potencia humana. Esa escasa potencia hace imprescindible que la rueda sea ligera para escalar y acelerar lo más fácilmente posible y bien diseñada aerodinámicamente para minimizar la resistencia al viento. La alta velocidad de uso, la resistencia aerodinámica, el bajo peso o la comodidad no fueron parámetros de diseño en las primeras ruedas de bicicleta.

La evolución de las ruedas de bicicleta y de la bicicleta en general, desde el momento de su invención ha sido muy lenta y casi inapreciable. Las ruedas de bicicleta desde sus comienzos han estado formadas por un aro exterior o llanta, un núcleo o buje que acoge al eje de giro y los radios que unen ambas partes.

Las primeras llantas de bicicleta fueron de madera por la imposibilidad tecnológica de fabricar perfiles de acero y mucho menos de aluminio. Los radios y el buje fueron casi desde el principio metálicos. Por ser el aro exterior de madera la cantidad de radios que lo sujetaban era exagerada. Se conseguían ruedas medianamente rígidas que jamás llegaban a estar centradas o equilibradas. El que la llanta fuera de madera implicaba que los neumáticos a utilizar debían ser obligatoriamente tubulares y no del tipo cámara + cubierta y por otra parte condicionaba la calidad de frenada de la bicicleta.

La aparición de perfil de acero y su aplicación a las llantas de bicicleta es el paso más importante en la evolución del ciclismo. El empleo del acero permitió el uso de menos radios (36 radios ) obteniéndose ,no obstante , más rigidez, mayor tolerancia a los golpes y un mejor equilibrado. La utilización de perfiles permitió la introducción del uso combinado cámara + cubierta aunque en competición se siguieron utilizando las llantas de tubular. Además de una reducción de peso, este cambio supuso una gran mejora en la calidad de frenada haciéndola mucho más progresiva.

Desde entonces la investigación posterior se ha centrado en la mejora de materiales para rebajar peso y aumentar la rigidez. En cualquier diseño la reducción de peso estará limitada siempre por la rigidez final de la rueda. En los años 70 se incorporó el aluminio como metal de construcción del aro exterior así como del conjunto de piezas que componen el buje. Se llegó así a los años 80 en los que los pesos y rigideces conseguidos son muy parecidos a los actuales. La llanta quedó reducida a la mínima expresión consiguiéndose pesos cercanos a los 350 gr. (Sólo el aro exterior ) y bajando el número de radios hasta 32 radios y en casos excepcionales hasta 28. El titanio empezó a aparecer tímidamente en ejes y tornillería . Asimismo , en los 80 se inventa la rueda lenticular metálica.

La reducción de peso eliminando radios ( sin aumentar el tamaño de éstos o del aro exterior o su tensión de montaje ) se ha demostrado con el paso del tiempo poco recomendable ya que la rotura de radios y el descentrado se producen de manera demasiado frecuente. Actualmente se monta con un mínimo de 32 radios, siendo lo más corriente el uso de 36 radios dependiendo siempre del radiado que se le vaya a dar a la rueda. El radiado es la forma de colocar y entrecruzar unos radios con otros según se quiera buscar más o menos rigidez y comodidad .

A principios de los 90 se produjo una pequeña revolución que se podría comparar a la sustitución de la madera por el acero en el aro exterior. Provenientes de otros campos como el militar o el aeroespacial se empezaron a utilizar los materiales compuestos. En principio se construyeron cuadros en composite para enseguida construir las primeras ruedas de bicicleta en material compuesto. En el año 1989 se vieron las primeras lenticulares en fibra de carbono y en año 1990 aparecieron las primeras ruedas de palos o bastones íntegramente fabricadas en fibra de carbono. Se establecieron nuevos récords de peso y precio ; Se llega a pesos cercanos para rueda delantera (sin tubular ) de 750 gr a 195000 ptas./unidad ( 2000 gr y 390000 ptas. la pareja ). En el campo profesional su uso se generalizó y prácticamente todos las empezaron a usar para las etapas contra el reloj. Esta primera hornada de ruedas en composite son muy ligeras, de 3 a 5 palos y no tienen aro exterior ancho aerodinámico. Corima monopolizó el mercado . Indurain ganó su primer Tour con ellas. Aquellas ruedas están aún en fabricación pero la mayoría de los equipos profesionales las desecharon ya que tenían como talón de Aquiles el pegado de la fibra de carbono con el buje siendo muy frecuente su desprendimiento.

La introducción del acople de triatlón que reduce espectacularmente el coeficiente aerodinámico del ciclista y la aparición de las manetas integradas de cambio y freno son dos avances muy importantes que acompañaron al uso creciente de la fibra de carbono en las ruedas y en la bicicleta en general.

En 1991 cambió la fisionomía de las ruedas de fibra de carbono; se redujeron (en algunos casos ) el número de palos y se aumentó el tamaño del aro exterior en favor de la aerodinámica. Estos cambios hicieron aumentar el peso de las ruedas llegando a ser incluso más pesadas que las de diario. Las ruedas CORIMA dejaron de usarse y MAVIC equipó a la mayoría de equipos profesionales consiguiendo Rominger e Indurain con ellas sus mejores éxitos.

Llegados a este punto las ruedas de fibra de carbono sólo se usaban en etapas contrarreloj llanas y con buen piso. El peso impedía su uso en etapas de montaña y la gran rigidez las hacía incomodísimas y peligrosas sobre suelo irregular . Nacieron en este momento (final de 1992 ) , recogiendo las ventajas y eliminando los inconvenientes de las de fibra de carbono , las ruedas tipo SHAMAL inventadas por Campagnolo. Las rueda de concepto SHAMAL son lo más usado actualmente en el ciclismo profesional y está introduciéndose poco a poco en el aficionado. Las SHAMAL son enteramente construidas en aluminio. La novedad está en el empleo del aro ancho aerodinámico en metal y no en material compuesto y en la reducción espectacular del número de radios de 36 a 16 radios que además son planos. Esto es posible gracias a la tensión extra que se proporciona a los radios en su proceso de montaje. El resultado es una rueda muy ligera y aerodinámica que es utilizable a diario y cuyo precio sin ser barato no es desorbitado . De este tipo de ruedas existen gran cantidad de variantes, con más radios e incluso con el aro exterior en fibra de carbono .

Podría parecer a finales de 1993 que un material tradicional como el aluminio le había ganado la partida a los materiales compuestos, pero en ese momento aparece un nuevo concepto de rueda enteramente fabricada en materiales compuestos: la rueda de láminas en fibra de carbono. Estas ruedas mantienen en aro exterior ancho y aerodinámico de las primitivas ruedas de palos pero en la unión entre buje y llanta no se utilizan ni radios ni palos sino láminas en fibra de carbono. Las láminas se agrupan por parejas de forma simétricas. El resultado es una rueda ligera y rígida pero que por su arquitectura no es incómoda ni peligrosa aunque el piso no esté en buenas condiciones.

El objetivo de este proyecto es intentar mejorar y explotar al máximo el concepto de rueda con láminas en fibra de carbono intentando reducir al máximo el peso y manteniendo la rigidez y las aptitudes de la rueda para el uso diario.

Volver a la página principal


Puedes escribirme a:
fp17488@zurron.upna.es


Copyright 1997 Felipe Palou Larrañaga


Todos los derechos reservados.Bajo las sanciones establecidas en las leyes, queda rigurosamente prohibida, sin autorización del titular del COPYRIGHT, la reproducción total o parcial del contenido gráfico y científico o su transferencia o interpretación en cualquier tipo de soporte o comunicación a través de cualquier medio.