¿QUÉ ES LA ONICOFAGIA?

La Onicofágia es un hábito nervioso. Esto es, un comportamiento repetitivo que no puede justificarse y que no podemos controlar fácilmente.

Diferentes formas de manifestarse:
· Comerse las uñas: Es la menos frecuente.

· Morderse las uñas: La más usual y la más llamativa.

· Raerse las uñas: Es igualmente de frecuente, pero menos llamativa. Consiste en limar constantemente el dedo índice o corazón con el pulgar, o frotarse de continuo las cutículas y las pielcillas de los dedos.

El fenómeno subyacente en el hábito de morderse las uñas es la ansiedad, también denominado, aunque con connotaciones distintas, agitación, nerviosismo, angustia, inquietud, etc, y consiste en un estado inespecífico de excitación que las personas interpretamos sobre la base de señales de fuera. La ansiedad alude a tres componentes, el aspecto fisiológico, cognitivo y conductual.

La Onicofágia no distingue sexo. Se manifiesta en la misma proporción en hombres y mujeres. Sin embargo, los procesos de tolerancia social, aprendizaje, normas de conducta grupales y laborales presionarán a los individuos a ejercer comportamientos de autocontrol sobre el hábito o, lo que es igualmente frecuente, a reaccionar a la coerción mediante comportamientos encadenados de ocultamiento. Esto último explica por qué de una tasa de casi 40% de sujetos de la población son onicófagos antes de los 18 años, se desciende hasta el 25 por ciento en la edad universitaria o del primer empleo y se llega a un 10 por ciento únicamente en la edad adulta.


DESCRIPCIÓN DEL PROCESO DE TRATAMIENTO

1. Identificar todas las situaciones en las que es probable morderse las uñas.

2. Periodo de concienciación, prestar atención al hábito para identificar los hábitos secundarios.

3. Identificación de los comportamientos de ocultación.

4. Periodo de aprendizaje (reacción de competencia correctora y preventiva).

5. Periodo de refuerzo.

6. Mantenimiento de los comportamientos de corrección y de prevención.